Tenemos una linda esperanza

Día 269

2 Pe. 2:16-21

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

De entre los doce discípulos que Jesús había escogido para estar cerca de él, tres de ellos formaban el círculo de mayor confianza e intimidad: Pedro, Jacobo y Juan.  Estos tres tuvieron la hermosa bendición de haber presenciado el momento de la trasfiguración.   Bueno, ya antes habían escuchado las palabras del Padre que identificó a Jesús como Su Hijo Amado en el momento que Juan el Bautista lo bautizaba.    Finalmente, después de su resurrección, frente a todos los discípulos ascendió al cielo haciendo una promesa que se ha convertido en una linda esperanza no solo para ellos sino para todos los hijos de Dios.   La promesa es que así como le vieron ir en su gloria, así mismo le veremos venir.

Eso de que Jesús volverá, no solo lo prueba las palabras que Jesús mismo les dijo, las cuales son suficientes para asegurar su venida.    También los profetas hablaron de la segunda venida, la Biblia afirma que esa promesa es veraz, que Jesús un día regresará para tomar a los suyos y llevarlos a su gloria eterna.   De manera que esta promesa se ha convertido en nuestra linda esperanza, Tito le llama la bienaventurada esperanza. Dichosos los que ya están preparados para entrar en su gloria eterna, la cual solo requiere tener a Jesús en el corazón como Salvador y Señor.

Si la Biblia lo dice, esa es una palabra segura y se cumplirá tal como lo afirma.  Solo que Pedro lo dice como un llamado de atención para no dudar, para no estar confiados, para no vivir como que si esto nunca sucederá, para estar preparados y que Jesús nos encuentre siendo fieles.   Debemos estar alumbrando, cumpliendo nuestra tarea hasta que Cristo venga.   Pedro usa figuras para hablarnos  del tiempo y de nuestra tarea actual. Nosotros somos como una antorcha encendida que alumbra en lugares oscuros (personas sin Cristo) y hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana nazca en los corazones (puede referirse al momento en que una persona recibe a Cristo) pero también puede referirse según el argumento al momento cuando Cristo cumpla su promesa de venir en su gloria para llevarse a los suyos.

Bueno, en este pasaje lo que sobresale es la promesa que es nuestra esperanza y la veracidad de las Escrituras.    Es más, podríamos decir que la seguridad de que se cumpla esta promesa se basa en la Palabra dicha por Dios usando dos medios: la palabra dicha por Jesús quien prometió regresar, y la Palabra inspirada por el Espíritu Santo que profetiza que Jesús vendrá por segunda vez.   En fin, nosotros tenemos una esperanza que no falla, que se cumplirá al pie de la letra, Dios no miente, la Biblia es verdad; él vendrá por los suyos.

¿Ya tienes esa esperanza en tu corazón?   ¿Vives pendiente del cumplimiento de esa promesa?      ¿Vives alumbrando al pecador como antorcha encendida en medio de la oscuridad?  Si conoces a alguien que esta en oscuridad, corre y alumbrale.

Anuncios

Un pensamiento en “Tenemos una linda esperanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s