Día 268

2 Pedro 1:1-15

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Este ha sido toda una búsqueda de todos los tiempos, el encontrar algo para rejuvenecer o alargar la vida.   No hay nada que pueda cambiar este dictamen divino, que el promedio de vida son 70 años y los más robustos 80, con todo, tales años pueden estar acompañados de molestias.   Claro está que hay personas que llegan a los 90, a los 100 y hasta un poquito más, pero no son todos.  Por otro lado, hay muertes muy prematuras, jóvenes que se suicidan, accidentes por irresponsabilidad, y hasta muertes repentinas. Sin embargo, en promedios mayores, las personas no quieren morir, pero si les gustaría alargar la vida.

La Biblia nos muestra un camino para alargar la vida.  Ya Efesios les ha dicho a los hijos que la obediencia es el camino hacia una vida larga y bendecida por Dios.   Y el apóstol Pedro nos da una receta más amplia para vivir más, además de la obediencia.    San Pedro dice que por el conocimiento de Dios, las promesas divinas se han hecho una realidad en todo el que cree en Jesús, pues tiene vida eterna.   Tener la vida eterna por creer en Jesús no evita que muramos físicamente, y a esta muerte es que muchos sienten temor, y buscan negociar para evitarla, o vivir mucho más antes que esta llegue, la cual llegará a todos.

Pero para que la muerte física no llegue rápido, y nuestra vida pueda ser alargada hasta lo máximo permitido, debemos con diligencia añadir a la fe que tenemos en Cristo virtud, a la virtud conocimiento, al conocimiento dominio propio, al dominio propio paciencia, y a la paciencia piedad y a la piedad afecto fraternal, y al afecto fraternal amor. Si estas cosas abundan en una persona, lo más seguro es que vivirá mucho más que las personas comunes, porque no  caminará por lugares peligrosos, no comerá cosas que dañan el cuerpo, no andará con personas de mal vivir, tratara de estar en actividades sanas, cuidará de su salud, y todos los días se esforzara por hacer las cosas que agradan a Dios.

Todo lo contrario, quienes no tienen estas cosas que puede resumirse en el temor de Dios, no tienen proyecciones sobre la vida, viven solo por vivir, están ciegos porque a lo bueno llaman malo y a lo malo bueno.   Desperdician el tiempo, el dinero, y la vida.  Resultado de su ceguera espiritual es que andan y hacen cosas de riesgo, peligro.  Se hacen acompañar de personas peligrosas o de malos hábitos quienes los conducen a caminos de muerte, valles de sombras.   Más el que teme a Dios espera en Dios, obedece a Dios, teme a Dios, y hace las cosas que agradan a Dios.

Por consiguiente, si tú desea vivir más de los 80s o 90s, aprende a vivir desde tus 20s, 30s, 40s, 50s.   Es un buen mayordomo de tu vida, de tu cuerpo, de tus talentos, del dinero, de tus amistades, de tu fe, de tu relación con Dios, de tu propia alimentación.    Camina recto, camina en seguridad, camina bajo el temor de Dios, déjate acompañar por personas sanas, cada dia conoce más a Dios en la Biblia, obedécelo en todo, desarrolla tu fe, la paciencia, y el amor.  Si haces todas estas cosas, tu vida no solo será larga, sino colmada de mucha bendición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s