Dia 267

El costo de la lealtad

1 Pedro 5

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

La palabra que usa el AT para lealtad es “hesed” misma que puede traducirse como misericordia, fidelidad y amor. En este caso, tomaremos la traducción de lealtad para ser estudiada en relación a la conducta y el comportamiento del cristiano o de cualquier persona en particular, pero también está estrechamente relacionado con fidelidad y amor. Después de leer los cinco capítulos de 1 Pedro, puedo darme cuenta que este Apóstol está enfocado en hacernos el llamado a tener un comportamiento digno de la vocación y la nueva posición en Cristo. Somos hijos de Dios, y como tal, nuestro comportamiento debe ser santo, justo, correcto, coherente a la posición. Lo único que para ser leales a la vocación y a la posición que tenemos en Cristo requiere estar dispuestos a pagar un costo que es muy elevado y superior al de los que  simplemente quiere vivir solo por vivir.

La lealtad del cristiano, hijo de Dios, en primer lugar debe ser hacia Dios. Los capítulos uno y dos detallan en qué consiste el comportamiento que todo cristiano por ser hijo de Dios debe mantener todos los días, un comportamiento santo, apartado del pecado, consagrado o entregado y comprometido en pensar, sentir y hacer solo las cosas que agradan a Dios. El 1:13-16 ofrece la base para este tipo de comportamiento, y la obediencia es la máxima expresión de la lealtad. Como hijos de Dios que somos, debemos ser leales a todo lo que está escrito en la Palabra de Dios. Esto significa según el 2:1-10 tres acciones: desechar lo malo, desear lo bueno, y acercarse al Único bueno, a Jesús, viviendo en intima relación y comunión con él como dice Juan 15. ¿Cuántas cosas malas debemos dejar como muestra de nuestra lealtad a nuestra profesión y posición en Cristo? ¿Qué cosas debemos desear como hijos de Dios que somos? Creo que primero, el estar bien con Dios, el hacer las cosas que agradan a Dios, conocerlo en su Palabra y obedecer todo lo que él dice en su Palabra. Eso es acercarnos a él todo los días, en oración, en la lectura de la Palabra, en obedecerle, y en hacer todo lo que él nos manda hacer, vivir como Jesús vivió, ser como él.

La lealtad del cristiano, como hijo de Dios, en segundo lugar debe ser demostrado en las relaciones familiares, hacia la familia. El capítulo 3 está dedicado a la familia, y el deseo del apóstol es que desde el esposo y la esposa como los hijos vivamos en profunda lealtad. El esposo como fruto de que es fiel, honesto, sincero y transparente en su relación con Dios y en su comportamiento cristiano, mantiene un comportamiento y relaciones saludables, ejemplares y santas con su esposa. ¿Qué tan bien se tratan como esposos? ¿Cuánta paciencia se tienen? ¿Cuánto respeto hay entre ambos? ¿Continúan admirándose como cuando se unieron en matrimonio? ¿Disfruta su matrimonio como lo fue desde el primer día? Esposa, ¿es feliz y se siente totalmente realizada y valorada por su esposo o hay algo que le gustaría decir o reclamar siendo que su esposo tiene ministerios en la iglesia por lo cual no es honesto? Esposo, ¿su esposa lo hace sentir como el hombre más valioso de esta tierra, lo respeta, le da su lugar, y todo el tiempo lo hace sentir importante ante todos, o sencillamente lo ha descuidado? Cuando el matrimonio es leal a Dios, cumplirá con lealtad su función dentro del hogar, y sus hijos no tendrán que buscar amor, aprecio, comunicación, amistades, etc., en otros lados.

Por último, la lealtad del cristiano, como hijo de Dios, debe mostrarla con su comportamiento y conducta en el ministerio que realiza, lealtad hacia la iglesia. Los capítulos 4 y 5 los dedica el apóstol a los que estamos en ministerios, no importa cuál sea, todo ministerio es un ministerio para Dios y por lo cual merece el mismo nivel de lealtad, santidad hacia Dios, y buena relación familiar. Todos hemos sido bendecidos por lo menos con un don espiritual que Dios nos lo ha dado como recurso para cumplir el ministerio o la función dentro de la Iglesia o el Cuerpo de Cristo. Este debe desenvolverlo con lealtad, fidelidad, eficiencia y sinceridad. Sin embargo, al llegar al capítulo 5, este es dedicado exclusivamente para los encargados de dirigir una iglesia, en este caso, son los ancianos y pastores. Ningún anciano o pastor es apto y está aprobado por Dios para cumplir este ministerio o esta función si su comportamiento y su conducta no es santa, recta, leal, ejemplar, y si su matrimonio y familia no es ejemplo. En la iglesia los que estamos dirigiéndola somos el blanco, todos nos ven, todos pueden fallar menos nosotros, nosotros debemos orar más que ellos, debemos leer la Biblia más que ellos, debemos ser ejemplo en todo, debemos ser irreprensibles o de buen testimonio.

¿Es fácil ser leal a Dios, a la familia y al ministerio? Es por ello que Pedro dice, como Dios es santo, sed santos vosotros en toda vuestra manera de vivir. También nos dice, dejen todo lo pecaminoso que hay en vuestra vida, deseen y hagan todo lo que agrada a Dios y está de acuerdo a la vocación y la nueva posición en Cristo, hijos de Dios y vivan todos los días en intima dependencia de Cristo. Por último, si aceptas el llamado a un ministerio, recuerda, debes ser ejemplo de tu relación con Dios, de tu relación con la familia y de tu relación con la iglesia. Si en una de estas relaciones no estás bien, debes hacer algo para ser apto y estar aprobado por Dios. Es menester, ser leal en las tres relaciones, porque ese es el costo a pagar para agradar a Dios, ser ejemplo a la familia y poder ejercer un ministerio eficaz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s