Gracias Dios por la Salvación

Día 269

1 Pedro 1:10-12

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Desde el versículo 3 de este mismo capítulo, el apóstol Pedro está hablando de la salvación tan grande que Dios ha conferido por pura gracia a quienes han creído en Jesús como su Salvador.  La primera verdad que se nos dice es que dicha salvación es eterna, no se pierde porque quien la da es perfecto y no puede dar algo que no sea eterna como el dador.   Es una salvación que no depende de quién cree, porque aun la acción de creer, levantar la mano, ponerse de pie, llorar de arrepentimiento, pasar al frente es obra del Espíritu (Jn. 16:8; Ro. 9:16; Ef. 2:8-9).

Es por ello que todo aquel que por la misericordia de Dios ya ha creído, y por ende, Dios le ha dado una salvación eterna, debe vivir para agradecer, para obedecer, para honrar y glorificar a Dios y servirle con todo lo que es y tiene.    Esta clase de vida no debe ser para pagarle, porque la salvación que nos ha dado no tiene precio, pues Jesús dio su vida por la nuestra, él murió por nuestros pecados, para que tú y yo no fuéramos condenados al castigo eterno, él lo hizo por amor, vivamos entonces por amor.

Es tan grande el regalo de la salvación que los profetas del AT hablaron, predicaron y profetizaron sobre estas cosas y los ángeles anhelaban tener esta gracia también.  Más solo Dios, en su omnisciencia, en su presciencia, en la dimensión de su soberanía sabía a quienes les daría ese regalo, pues ningún profeta sabía ni el tiempo, ni la circunstancia, y ni a qué persona Dios se la daría.    Claro, si usted ve el pasaje, esta salvación tuvo un costo, y es el sufrimiento de Jesucristo quien fue hasta la cruz para morir por cada uno, para traer gloria a todo el que cree en Jesús.

Es increíble, los profetas y los ángeles fueron administradores de estas cosas tan grandes, las conforman el evangelio de salvación.   Cosas dedicadas para este tiempo, para que nosotros hoy las anunciemos, que Jesús dio su vida para salvar al pecador, y como ni nosotros sabemos a quién ha escogido Dios para darle salvación, es tarea nuestra darle a conocer ese evangelio de salvación a toda criatura.

Si ya creíste por fe en Cristo como tu salvador personal, no solo vive para agradecerle y honrarle, sino vive para servirle y darlo a conocer a todo aquel que aun no le ha conocido y creído en su corazón.   Si tú no le has creído como tu salvador personal, ahora mismo abre tu corazón y recíbelo por fe como tu salvador, si dilo en oración.  Hazlo hoy, mañana puede ser muy tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s