El fin de la prueba

268

1 Pe. 1:3-9

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El versículo clave de esta reflexión es el  7 donde se nos dice que la prueba que viene a nuestra vida tiene como fin probar la calidad de fe que tenemos.   El significado de la fe en este caso no es la fe salvadora que Dios nos da, sino la fe como fruto del Espíritu que se nos da en el momento de aceptar a Cristo.    Alguien diría que es la confianza, la convicción, y la relación adulta que tenemos en Dios cada día la cual nos permite ser fieles a Dios, fieles a lo que hemos creído, fieles en nuestra conducta, fieles en nuestra fe, fieles en nuestra forma de ser como hijos de Dios que somos.

Si usted recuerda Santiago el capitulo uno, o 2 Corintios  uno, ambos libros tienen el mismo argumento o la misma tesis, de que en la medida que somos probados, nuestra fe es fortalecida o por lo menos demostrada.    Y como la prueba viene de Dios, quiere decir que él no nos dará una prueba que no podamos soportar, y cuando esta es fuerte y el diablo intenta convertirla en tentación, el Señor nos abre una puerta de salida para evitar que caigamos en la tentación.     Así que, siempre hemos de estar alerta para encontrar la salida cuando estemos en pruebas o en tentación.

La enseñanza central es que Dios cada vez que nos somete a una prueba de la fe, está buscando hacernos más fuertes, y nunca que fracasemos. Esta la tesis de Juan 15, que muchas veces Dios como el dueño de la viña poda a  los pámpanos aun cuando ya estén dando fruto, porque busca que demos mejor fruto.    Dios se reserva el derecho soberano de someternos a pruebas, que aunque en el presente duelen, nos hace sufrir, pero en su omnisciencia y presciencia, él sabe que al final se tendrá mejores resultados.

Esto explica el texto que dice, bienaventurados sois cuando por causa de Cristo somos sometidos a sufrimiento, prueba o dolor.    Dios nos consuela, él nos hace fuertes, él nos lleva a otro nivel de relación, y cada vez que triunfamos estamos más preparados para nuevas pruebas.    Así que, el fin de la prueba es honrar, glorificar,  y alabar a Dios. ¿Está siendo probada su fe, su relación con Dios, su vida cristiana, sus convicciones  por medio de una enfermedad, una situación difícil, un problema familiar, o un reto profesional?  Por favor, no olvide dos cosas, Dios controla la prueba, y el final de la prueba es que seamos mejores para glorificar a Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s