La escuela de la paciencia

Día 266

Santiago 5:7-20

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Una cosa es estar tranquilos sin desesperarnos o enojarnos cuando todo va bien, todo lo tenemos, y gozamos de buena salud.  Otra cosa es quedarse tranquilo, en silencio, sin desesperarse y hasta sin enojarse o quejarse cuando todo parece estar saliendo mal, cuando se vive duras pruebas, cuando le falta todo, a pesar de hacer todo esfuerzo por tenerlo.  Creo que es muy importante aprender sobre el verdadero significado de paciencia.  Digo porque algunos dicen que se refiere solo a la acción de esperar aun cuando se este que se eche fuego de enojado por el tanto tiempo de espera.

El Salmo 37 ofrece algunas cualidades que describen a la persona que tiene paciencia.  Primero, mientras espera se deleita en Dios.   Segundo, guarda silencio mientras espera la respuesta de Dios.  Por último, espera con mucha fe cualquiera que sea la respuesta que Dios le dará.   ¿Entiende lo que significa “deleitarse en Dios” mientras pasan las horas, los días, y las semanas, y a veces los años esperando la respuesta de él?   Es no perder la fe, es no desesperarse, es mantenerse con el mismo entusiasmo, con la misma alegría, con la misma actitud, sin dudar y sin enojarse.     Es una espera donde se disfruta, se aguarda, se goza, debido a que se posee seguridad de que Dios está trabajando en su vida, y que la respuesta vendrá en la hora justa de Dios.

Cuando se aprende a esperar en Dios en silencio, con fe, y en deleite nos detenemos en admirar la grandeza, el poder, la soberanía, y el amor de Dios.   Se piensa en Dios, se concede libertad a Dios, no se duda en su actuar, hay profunda confianza en que él hace bien todas las cosas.   ¿Es fácil esperar en Dios en medio de la dificultad, la prueba y el dolor? ¿Significa esperar sin decir nada?   La palabra original para paciencia del griego macrotumia, o longaminidad, y sencillamente puede definirse como alguien que se mantiene bajo, o lejos de enojarse o desesperarse. Sencillamente significa mantenerse lejos de pecar o de caer en la tentación.  Perder la fe, enojarse, desesperarse porque Dios no responde es pecado.

Venga conmigo al pasaje. ¿Cuántas veces se menciona la palabra paciencia? V.7, v.8, 10. ¿En qué contexto sugiere Santiago que debemos ser pacientes?   Para revelarnos el contexto nos cita el ejemplo de Job, quien es considerado un hombre de fe, lealtad y paciente aun cuando vivió una experiencia inigualable.  Paciencia es mantenerse fiel a Dios aun cuando se esté en medio de una constante tentación del diablo.   Es un contexto donde se está bajo prueba sea esta de enfermedad, de problemas familiares, problemas económicos, situaciones de infidelidad, perdida de bienes, estado de ánimo como depresión, y estando bajo cualquiera de estas cosas, la fe en Dios, el deleite, la confianza, la seguridad, la paz, y la alegría y el contentamiento en Dios no se pierde.

¿Es fácil ser paciente?   Esa es la razón por la cual, la paciencia es una escuela de todos los días.  Lo lindo es que cuando dependemos de Dios, y permanecemos ligados a él en buena relación, tenemos las fuerzas para saber esperar sin fallarle a Dios.  ¡Vamos, tú puedes! No sé en que circunstancia, prueba o tentación tú estés ahora mismo, solo pon tu fe en Dios, y saldrás victorioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s