Dios ordena y tú obedeces

Día 285

Apo. 1:9-11

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

En la misma visión y antes que Juan quedara sorprendido y describa al Hijo de Dios, Jesús mismo le da una comisión para cumplir.  Son dos tareas que debe hacer el apóstol Juan:

Escribir un libro de todo lo que vea.

No olvide la condición en que se encuentra Juan, es un estado de éxtasis, lo que significa que aunque está en la isla, el Espíritu con su poder hace que Juan vea todo lo que Dios está revelando. En este instante, Juan pude ver al Hijo de Dios quien se presenta como el principio y el fin de todo. ¿Tendrá algún significado el presentarse con estos calificativos, “principio y fin de todo”? ¿Hay alguna relación con el concepto del tiempo, la historia y la humanidad?

Jesús mismo le ordena que anote cuidadosamente todo lo que vea.   Todo lo que es revelado es de carácter celestial, pero Juan lo escribe en su propio lenguaje, según como él lo entendía.  ¿Se complementa o se contradice esto con 2 Pe. 1:21?  Dios revela palabra por palabra sin inherencia, y Juan escribe según él entiende, pero es guiado por el Espíritu a escribir lo que tiene que escribir.

Enviar lo escrito a las iglesias de Asia Menor.

¿Cómo lo envió? Ver la Biblia Scofield en la nota al pie de página sobre Apoc.1:20, página 1287. Según algunos manuscritos (MSS) antiguos y principales, “Asia Menor” no aparece en el original cuando hoy si lo tenemos en nuestra versión Reina Valera. No obstante, en el original si se encuentra la lista de las siete iglesias y también están en nuestra versión.   Según la ubicación geográfica de las siete iglesias, está bien confirmado que se refiere al territorio de Asia Menor.  Algunos sugieren que en el tiempo que Dios reveló a Juan estos mensajes, no existían las iglesias, pero si las regiones donde se fundarían.

Sin embargo, debe recordarse que el tiempo en que Juan escribe es el año 95 d.C. donde el tiempo es avanzado, los apóstoles ya no se mencionan y el evangelio se ha extendido por todos lados.  Significa que estas iglesias ya existían, pero que representa una época una en la historia.  Solo por propósitos de memorización, se menciona el significado de cada una de las siete iglesias.

  1. Éfeso “deseada”  “amada” “dejar” “relajamiento”
  2. Esmirna “mirra” “amargo”
  3. Pérgamo “matrimonio” “alianza” “enlace”
  4. Tiartira “no cansada de sacrificio”  “sacrificio continuo”
  5. Sárdis “Los que esperan” “remanente fiel” “reforma”
  6. Filadelfia “amor fraternal”
  7. Laodicea  “opinión del pueblo”  “costumbre, refrán del pueblo” “derecho de la gente”

 

¿Se da cuenta cuán importante es la obediencia?  La voluntad de Dios no se cuestiona sino que solo se obedece.  Es más, en algunos casos ni es necesario que entendamos lo que Dios nos está mandando hacer, pues lo que a Dios le impórtame es nuestra obediencia.   Dios ve con mayor agrado no lo que haces sino lo que eres,  pero si eres obediente,  con seguridad lo que harás, también agradará a Dios.    Por consiguiente, la lección de este día es, obedezcamos a Dios  y hagamos lo que él nos ha ordenado hacer aun cuando no entendamos o no nos guste lo que debemos hacer.

Anuncios

El titulo que tú debes anhelar

Día 284

Apo. 1: 4-7

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

En esto primeros tres versículos hay algunos elementos a destacar.  Primero es la fuente de la revelación: es Dios mismo (v.1).  Lo anterior garantiza la autoridad de la revelación y del contenido revelado.  Segundo, es el propósito de la revelación, que los siervos de Dios conozcan lo futuro a suceder y de esta manera Dios pueda ser glorificado.  Por último está el proceso de revelación con diferentes receptores: Dios-Jesucristo-Ángel-Juan-Iglesias-Nosotros-Otros.

Jesucristo es testigo ocular de Dios, el ángel es testigo ocular de Jesucristo, Juan es testigo de Jesús, las siete iglesias son testigos de Juan y nosotros somos testigos reales de Jesucristo (1:8).  Nuestra tarea hoy es dar a conocer esta palabra a todos aquellos que no lo conocen. Hay un proceso de revelación pero también hay no solo delegación de autoridad sino también de autoridad.   Este principio de administración comienza en el plan de Dios, que nos da a conocer su voluntad, nos delega autoridad para hacerlo, pero también nos exige fidelidad porque esa es nuestra responsabilidad.

Un elemento extraordinario en Juan es el título que se le asigna, siervo de Jesucristo.   Este es un título que obliga a vivir como tal.  Por lo tanto, todo hijo de Dios y la iglesia en general debe aspirar llegar a ser siervos de Jesucristo. En este tiempo hacen falta cristianos con espíritu de siervo.  Juan fue “escogido” para declarar la palabra de Dios y debía hacerlo con responsabilidad y fidelidad.  De igual manera, nosotros hemos sido escogidos por Dios para anunciar las buenas nuevas de salvación.  La actitud y espíritu con que Juan y todo cristiano deberán cumplir la tarea encomendada por Dios es con la de un verdadero siervo de Dios. Requiere humildad, sometimiento, entrega, carácter y mucho amor hacia Dios.

Hay en este pasaje una mención importante a las bienaventuranzas que son para todos.  Son siete bienaventuranzas solo en Apocalipsis: (1:3, 14:13, 16:15, 19:9, 20:6, 22:7, 22:14).  ¿Cuál es la palabra que más se repite en las bienaventuranzas?  ¿Entiende usted lo que significa?  De las siguientes palabras, ¿cual le hace falta más a la iglesia que la practique?  Oír la palabra, leer la palabra, memorizar la palabra y obedecer o guardar la palabra.   Necesitamos volvernos a Dios y su Palabra para ser un pueblo con vida, empuje, influencia y poder.   Si tan solo escucháramos la voz de Dios por medio de la lectura disciplinada, esperada, intencionada y anhelada, pero también la memorizáramos y la obedeciéramos, otra cosa Dios haría en nosotros y con nosotros por la guía del Espíritu Santo.

Juan ha entendido que como siervo de Jesucristo, todo lo que Dios le ha dado a conocer debe predicarlo, darlo a conocer en primera instancia a siete iglesias de Asia Menor.  A pesar de la circunstancia de destierro, la prisión y gran soledad en la isla de Patmos, 105 kilómetros de la iglesia de Éfeso vía marítima, debía predicar ese mensaje escatológico a estas iglesias que representan panorámicamente la historia de la Iglesia sobre la tierra, que hasta la fecha lleva casi 2000 años.  El tema mayor que debía enseñar a estas iglesias era el que movimientos falsos ya estaban negando, y era la deidad de Jesucristo.

Tome en cuenta que en el tiempo de Juan había un movimiento falso que negaba la deidad de Jesucristo, este es el de los gnósticos.  Por tal razón, Juan en todos sus escritos presenta a Jesús como el mismo Dios.  En estos versículos hace una primera descripción de él: (1) Testigo fiel, (2) primero en resucitar (primicias) 1 Co. 15, (3) Señor sobre todos, con autoridad (Fil. 2:9-11), (4) Amoroso y capaz de librar al hombre con sus sangre, (5) Rey soberano y nosotros reinaremos con él  (v.6)(1 Pe. 2:9), (6) quien viene pronto y   todo ojo lo verá.  ¿A qué parte se refiere cuando dice que todo ojo lo verá, al rapto o la segunda venida?(v.7), (7) El Alfa y la Omega, principio y fin (eterno), el que era, es y ha de venir, y (8) El todopoderoso (Shaddai).

Esto es más que suficiente para declarar abiertamente que Jesús de Nazaret es Dios mismo. Aunque algunos lo niegan y lo cuestionan, la Palabra de Dios dice que Jesucristo es Dios de acuerdo a la descripción que Juan hizo de Jesús.  Nosotros sus siervos como Juan debemos darlo a conocer con fidelidad, autoridad, y mucha responsabilidad.  ¿Ya creyó en Jesús? ¿Se siente seguro en Jesús como Salvador?  ¿Vives como siervo de Jesucristo?  Vamos actúa como lo que realmente eres, un siervo de Jesús, para que todos lo sepan.

La esperanza que da vida

Día 283

Apo. 1:1-8

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

Es muy triste saber y ver a millares y millares de personas en el mundo que viven sin Dios y sin esperanza por la cual vivir.  Viven solo por vivir, no hay ni un objetivo, razón, o motivo por el cual vivir.   No hay nada que les impulse a vivir con dignificad, con valor, con deleite, con esfuerzo y con propósito.  Estas personas vienen siendo como los homeless o personas sin hogar, que viven  donde les agarro la noche,  sea en la calle, debajo de un puente, debajo de un carro, a la orilla de algo, cerca de una casa, nada da valor a su vida.

Lo sorprendente de muchos homeless es que vienen de familias apoderas o por lo menos con posibilidades para vivir mejor.    Muchos de ellos han llegado a esa condición por algún vicio, otros por una decepción, y como ya lo dije, algunos otros por decisión propia.   En cierta forma, su vida es sin preocupación, no hay nada que pagar, no están preocupados por el tiempo, la comida, o lo que sea, viven solo por vivir.   Esto es lo que está pasando con los millares y millares de personas que no tienen a Cristo en sus corazones, viven solo por vivir, sin Dios y sin esperanza.

Gracias a Dios que todos los  que ya hemos creído en Cristo conscientes o no, tenemos una razón para vivir, Dios nos ha dado una esperanza de vida que revitaliza nuestro presente, porque nos asegura el futuro.   Juan en Apocalipsis 1:1-8 lo declara, que Jesús, quien antes de morir en la cruz, y luego ser resucitado y llevado por Dios al cielo, nos prometió vida eterna.   La esencia de la vida eterna es Cristo a quien le entregamos nuestro corazón para que él lo llene y lo controle, es quien prometió regresar para llevarnos con él.    Quiere decir entonces que la garantía de la vida eterna es Jesucristo, y la esperanza que vitaliza nuestra fe, que fortalece nuestra espera es la venida de Jesucristo tal como lo dice (Hech. 1:11; 1 Tes. 4:13-17; Apoc. 1:7).

¿Quién es Jesús el que regresara por Su Iglesia?  Desde el v. 5 hasta el 8 Juan describe a Jesucristo, claro, es un intento de describirlo porque es difícil hacerlo completamente.   Él es fiel y primero en resucitar, soberano, quien nos amo al morir en la cruz y con su sangre perdonar nuestros pecados, nos ha dado un posición además de ser sus hijos por creer en él, merecedor de toda gloria, el primero y el último, el eterno; y v. 7, él es quien esperamos con fe, con anhelo, con expectación, con alabanza, con fidelidad, con temor, con mucho amor, porque él ha prometido venir, regresar, y en este versículo habla de la segunda venida.

Que alegre, que hermoso, que dicha más grande el ser parte de los que hemos de ver con nuestros ojos a Jesús viniendo con las nubes, esto es el rapto de la Iglesia,  es la primera parte de la Segunda Venida de Cristo, dedicada solo para su Iglesia, 7 años antes de la segunda parte que es el establecimiento del reino mesiánico donde todo ojo le verá.    Es necesario estar preparados para cuando venga por su Iglesia, para no pasar por el juicio de 7 años de tribulación.  Para estar preparados se necesita aceptar a Jesús como Salvador personal, reconociendo primero que se es pecador, luego pidiendo perdón y confesar con su boca que cree que solo Jesús puede salvarle.   Solamente así tendrá esperanza y razón para vivir hoy. Si usted aun no lo ha hecho, ore a Dios hoy mismo, pida perdón y acéptelo. Si usted aun es un hijo de Dios y tiene esta esperanza, pase este mensaje hoy mismo a otra persona que aun no la tiene.  La esperanza que da vida es Jesus.

En Jesús soy libre

Dr. Luis Gómez Chávez

 

En este tiempo hay iglesias que interpretan la Biblia incorrectamente.   Hace unos días escuche decir que hay iglesias que dicen que se debe obedecer la ley para poder ser salvo.  También escuche que los judíos por ser judíos tienen la salvación segura y no necesitan creer en Jesús como nosotros. Por el otro lado, movimientos religiosos enseñan que nunca el hombre o la mujer están seguros de su salvación porque deben hacer obras para retenerla pues de lo contrario la perderán.   Estas son enseñanzas incorrectas si se hace una adecuada interpretación de todo el consejo de Dios, el cual enseña primero que la salvación es obra perfecta de Dios y no por el esfuerzo del hombre.  Por el otro lado, todo ser humano, judío o no judío necesita creer en Jesús como el único que salva al hombre  de la muerte eterna.   Y por ende, la ley solo identifica y declara que somos pecadores.

El énfasis mayor de muchas iglesias en este tiempo es que se debe obedecer la ley como condición para ser salvos.  En otras palabras, la ley ejerce dominio aun sobre los cristianos, y estos jamás dejan de ser esclavos de la ley, nunca se puede ser libre del dominio de la ley.   Pablo dice: ¿Acaso ignoráis, hermanos, que la ley se enseñoreará del hombre entre tanto que éste vive? Para ilustrar que quien cree en Cristo, la ley deja de tener dominio (v.1-3), lo ilustra con el matrimonio. Él enseña, mientras el marido vive, la ley del matrimonio ejerce poder sobre la esposa (Mt.19:6), pero una vez muerto éste, la ley no tiene vigencia sobre la mujer. Ahora procede el apóstol a aplicar lo anterior a la vida de un cristiano (v.4-6).  Somos libres en Jesús  porque morimos a la ley (v.4).

Pablo dice, yo no sabría de la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Sin embargo, cuando sé que la ley me prohíbe codiciar, mi carne se rebela y es excitado a codiciar. El orden lógico es que la ley al declarar lo que es pecado, hace que el ser humano en su estado pecaminoso busque hacer lo que la ley prohíbe hacer, sin darse cuenta que el final es la muerte. Pablo dice, la ley que fue dada para evitar la muerte, hace que el hombre se apresure a morir. Es por ello que Pablo dice en el v. 12, la ley es santa (porque Dios la ha dado), y el mandamiento es santo, justo y bueno, pero es incapaz de salvar al hombre,  de santificar y dar libertad.

Así que, aunque la ley fue dada para fortalecer la ética de Israel, esta sólo descubrió la vida pecaminosa la cual trajo  muerte. ¿Cuál es la función de la ley entonces? No es salvar ni santificar.   Pues aunque seamos hijos de Dios, hacemos lo que aborrecemos (v.14-17).  Lo que hacemos es por el pecado que mora en nosotros (v.17). Porque no hemos permitido que el bien more abundantemente en nosotros (v.18-25). Solo está el querer y no el hacer…. El intento pero no el hecho… (v.19). Solo hay teoría o conocimiento bíblico pero no práctica de la fe cristiana. No hace el bien que quiere, sino el mal que no quiere hacer (v.20-21).

Por consiguiente, quien ha creído en Jesús, ya es libre en Jesús, y haba de vivir demostrándolo.  Somos libres para Cristo, libres en Cristo, libres del dominio de la ley, del pecado y de la muerte.

Defiende tu fe

Día 282

Judas

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Judas, como autor canónico escribe para alertar a sus lectores respecto a la seriedad de la amenaza por la actividad de los falsos maestros.  Al leer el v.3, ¿de qué doctrina cree que Judas deseaba escribir originalmente y que fue cambiado abruptamente para hablar de la amenaza que estaba causando la enseñanza de los falsos?  Sin duda alguna, este versículo expresa el propósito de la carta: “contener ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos”.  El v.4 dice que “ciertos hombre se han infiltrado entre los lectores o creyentes”.  ¿Cuál es el carácter de estos falsos? (v.4, 12,19) y ¿Cuál es el final seguro de ellos? (v.4, 13).  Se jactan de la inmoralidad que hacen y proveen indulgencias a los deseos de la carne para dañar las buenas intenciones de los temerosos de Dios.

¿Por qué es amenaza para la fe de los creyentes la presencia e influencia de estos falsos infiltrados entre los cristianos?  Observe con cuidado, aparte de los vv. 1-2 y 24-25, el resto de la epístola trata de la amenaza que causa la presencia e influencia dañina de estos falos que no solo tienen que ser desenmascarados y confrontados sino echados de la misma congregación si no reconoce su pecado y la necesidad de creer en Jesucristo.  Judas con esto, busca el bienestar de la Iglesia de Cristo que corre peligro de ser engañada.

El desarrollo que sigue en Judas es primero es dar a conocer el error de los falsos (v.3-4), luego pone tres ejemplos del Antiguo Testamento  de lo severo que es como Dios castiga a estos falsos (v.5-7), en seguida describe a los descarriados (v.8-16), inserción de la profecía de Enoc  (v.14-15), regresa a hablar del surgimiento de los falsos (v.16-19). La parte final, v.20-23 da dos formas de actuar ante estos falsos y termina con los vv.24-25.

           De fondo los falsos enseñaban un antinominianismo: convertían la libertad espiritual en libertinaje y repudiaban el señorío de Jesucristo (v.4).  Los tres ejemplos  de juicio que hace del AT tiene el propósito de revelar a Dios que no perdona a quienes no se arrepienten que Pedro los ilustró y Judas los definió (v.8, 10, 12, 14, 16,19). Dice Tenney que la naturaleza de su error se describe por la semejanza con tres grandes rebeldes del Pentateuco: el sacrificio sin sangre de Caín, el error al creer que Dios administra las conveniencias humanas de Balaán, y la arrogancia de una fe a la medida de uno mismo de Core.

Al final cambia de un adjetivo “estos” para referirse a los falsos a un pronombre plural segunda persona “vosotros” para mostrar la manera de enfrentarlos. Recordar las Palabras de Cristo, manténganse en el amor de Dios por la oración y la acción constructiva (v.20-21) y ayuden a otros a salir de esa amenaza (v.22-23).

¿Ya se dio cuenta cómo defender la fe y confrontar a los que enseñan cosas falsas? Mantenerse orando, amándose unos a otros y ayudando a otros a salir de esa amenaza.  Los falsos están por todos lados, definidos a engañar a cuantos puedan, quien los envía, es Satanás. Mantenerse firme en lo que creemos, defender con convicción lo que somos en Cristo, honra a Dios y hace fuerte a la iglesia.  Por nada ni por nadie en el mundo des un paso atrás en tu fe, se valiente y fiel hasta la muerte.

Seguid los Buenos ejemplos

Dia 281

2 Juan

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

En todo lugar, sea la iglesia, el trabajo, familia, o amigos hay buenos y malos ejemplos.  Lo sorprendente de todo es que con frecuencia, los malos ejemplos por las malas cosas que hacen ejercen mayor influencia que las personas que son buenos ejemplos por las buenas cosas que hacen.  Lo delicado de esto es que quienes son malos ejemplos y que ejercen no solo mayor sino fuerte influencia están seguros que lo que hacen no es nada malo.    Eso es lo que el profeta Isaías dice que en este tiempo, muchas personas llaman bueno a las cosas que son malas y a las cosas que realmente son buenas y beneficiosas para las personas y la sociedad le llaman malas.

Desde la niñez, el ser humano por naturaleza le es fácil hacer lo malo.  Sin embargo en la vida cristiana se enseña que desde el primer día de su nuevo nacimiento debe comenzar a hacer las cosas que son buenas.  Hay todo un esfuerzo de parte de la iglesia para ayudar al recién nacido a que conozca las nuevas cosas que debe practicar que están escritas en la Biblia, que van de acuerdo a su nueva identidad, y que tienen como máximo ejemplo a seguir, a Jesucristo el Maestro.  Con todo, aunque a todos los miembros de la iglesia se les enseña a hacer las cosas buenas, a ser buenos ejemplos, y a seguir los buenos ejemplos; siempre hay dentro de las iglesias personas que no dan buenos ejemplos, por ende, a ellos no se debe imitar.

Juan hace exactamente esto, felicitar los buenos ejemplos y señalar o advertir de aquellas personas que aun dentro de la iglesia están dando malos testimonio y por consiguiente no deben ser imitados.  Tal es el caso del Hno. Gayo, quien es un excelente ejemplo porque prospera en su alma, que es lo mejor, y desea que también prospere en lo demás.   Sin embargo, el mayor reconocimiento y elogio esta en  los vv.5-8 donde le dice: “fielmente te conduces” porque es servicial, amoroso, generoso y con un corazón hospedador.  El v. 8 dice: nosotros debemos acoger a estas personas como el hermano Gayo.  En otras palabras, hagamos lo mismo que hace este hermano.

Ay de aquel que sea así, siendo un hijo de Dios, porque no solo ofende a Dios, sino que no es digno de ser imitado, me refiero a Diotrefes, v. 9-10.  Son tres características negativas que tiene este hermano en Cristo por la misericordia de Dios, pero que no debe ser imitado.  Le gusta tener el primer lugar, no recibe a los hermanos que necesitan ayuda y expulsa a quienes quieren recibir a los extranjeros o misioneros itinerantes, y le gusta hablar de las personas (porlotear) con palabras hirientes.  Se considera el dueño de la iglesia, el mejor de todos, y es un prepotente orgulloso, soberbio.    Hay de los hermanos que en las iglesias se consideran dueños, prepotentes, orgullosos, y hacen distinción de personas para relacionarse.  A estas personas Dios les juzgará (v.11b), y nadie debe imitar sus malos ejemplos.

Mis amados, todos podemos ser malos o buenos ejemplos.  Todos podemos ser buena o mala influencia.   Pregúntese, ¿Qué dice la gente sobre mí?  ¿Pueden las personas seguir mi ejemplo de cómo soy, de cómo me conduzco, de cómo actúo, de cómo hablo?   ¿Soy orgulloso, hago distinción de personas, me gusta servir, mi conducta es igual con todos y  en todo tiempo?  Dios desea que seamos buenos ejemplos por hacer las cosas buenas porque somos hijos de Dios. No se preocupe, nunca es tarde para comenzar y para mejorar. Si hay algo que cambiar, comience hoy…

El valor de la doctrina en la iglesia

Día 280

2 Juan

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

La Iglesia de Cristo ha pasado diferentes periodos de debate doctrinal en toda su historia de casi 2000 años.    Desde su propio nacimiento, me refiero a los primeros 30 años de fundación y extensión por todo el imperio, ya existían movimientos falsos que tergiversaban la Biblia, cambiando la enseñanza original de Dios a enseñanzas según el razonamiento humano.  Es que Dios siempre ha tenido un enemigo que su interés y empeño es hacer o enseñar todo lo opuesto a lo que Dios enseña en su palabra.    Es por eso que en la actualidad hay movimientos y personas empeñadas a enseñar doctrinas totalmente falsas, diferentes, cambiadas, tergiversadas, camoflagiadas y todo para engañar, desviar la mirada, y detener el evangelio.

¿Por qué es importante conocer, mantener y enseñar las doctrinas de la Biblia en la Iglesia?  Una doctrina es una enseñanza fundamental que sostiene e identifica a una persona, iglesia u organización cristiana.  Las doctrinas se convierten en parte en el credo que no solo representa  a una iglesia, sino que define su comportamiento, sus hábitos, su forma de ser, y actuar.  Las doctrinas no salvan, solo Jesucristo, pero estas dan sustento, alimento, guía, orientación, limitación, ubicación, y como ya lo dije, sobre todo identidad.   Lo más importante es saber que las doctrinas  son la misma Palabra de Dios y no pertenecen a persona alguna ni podemos decir que soy seguidor de x teólogo o sistematizador de alguna doctrina, pues toda doctrina surge de la enseñanza de la Biblia.

Pablo enfatizo mucho el valor de conocer, practicar, guardar, enseñar y defender la sana doctrina. Se lo recomendó a Timoteo y a Tito en varias ocasiones.  Esas mismas recomendaciones nos las da a todos los cristianos hoy a que no enseñemos doctrinas humanas, inventadas por fanáticos, falsos, farsantes, y comerciantes, sino que cuidemos celosamente las doctrinas de la Biblia, que las valoremos, las enseñemos y las defendamos con carácter, y fidelidad a Dios.  Esto significa que toda iglesia, todo cristiano debe hacer lo mismo, conocer, practicar, guardar, enseñar y defender la sana doctrina de Dios en su Palabra.

La sana doctrina está claramente presentada por Dios en la Biblia.   Y para que esta no sea tergiversada, cambiada, aumentada o restada; debe ser bien interpretada, significa que ha dejarse que ella misma de el significado original, el único, y nosotros simplemente descubrirlo, luego enseñarlo y aplicarlo a las diferentes circunstancias.  En la interpretación de la Biblia es donde se cometen los mayores abusos y errores doctrinales, por no seguir un proceso natural, literal, gramático en el estudio de la Biblia, comenzando con una profunda observación, para luego hacer una justa interpretación para que finalmente hagamos una adecuada y pertinente aplicación.

Esto es lo que Juan pretende dejar claro en los vv. 4-11 al decirles que permanezcan en la doctrina de Cristo.  Los falsos que menciona en el v.7 son los gnósticos, y es probable que también los nicolaitas estén incluidos aquí, a quienes menciona en Apocalipsis.   Estos estaban enseñando cosas diferentes, como está pasando en este tiempo.   Pero nosotros debemos permanecer firmes en lo que hemos creído, y nada debe movernos de ahí, pero para permanecer firmes, necesitamos mantener en toda su fuerza nuestro amor, fe, obediencia y comunión con Dios.   Es por eso que yo les exhorto a todos a que permanezcan fieles en la sana doctrina sin claudicar o dudar para nada.    Conozca la doctrina leyendo la Biblia, practicándola como un estilo de vida cristiana,  valorándola y cuidándola como un tesoro encomendado por Dios, y finalmente enseñándola y defendiéndola ente todo aquel que intente corromperla.

La doctrina no salva pero identifica, y debemos cuidarla y defenderla porque Dios nos lo ordena hacerlo.