¿Quién dijo que tú no puedes?

Dr. Luis Gómez Chávez

Hay personas que se vuelven inútiles por decisión propia llevando su estima al nivel más bajo a tal grado que sienten que nada pueden hacer, que no sirven para nada, que no tienen ninguna virtud o habilidad.  He escuchado a muchas personas decir cosas tales como: “Yo nada puedo hacer” “Yo no sirvo para nada”  “A mi nada me ha dado Dios”  “Cuando se repartieron las virtudes, los dones y habilidades, yo llegué tarde”. Sin embargo, todos tenemos algo que Dios nos ha dado. Un ejemplo:

Tras siete días de recibir atención en el Hospital Metropolitano, el futbolista Luis Bolaños, de Liga de Quito, quien el pasado 25 de febrero fue agredido con impactos de bala en el hombro y brazo derecho, recibió ayer el alta médica y agradeció a Dios por haberlo protegido en momentos difíciles. “Dios me dio una nueva vida y tengo que saber aprovecharla. Él está conmigo, siempre ha estado protegiéndome a mí y a mi familia; ahora solo debo pensar en mi recuperación”, sostuvo el Chucho, a quien se le dio tratamiento por tres heridas en el hombro derecho y una cerca del codo del mismo brazo.

            Dios nos ha dado todo, no solo la salvación sino que nos ha capacitado para cumplir su voluntad. El nos ha dado dones espirituales: oportunidad para servir y agradar a Dios.    La Biblia dice: “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para toda buena obra” (Ef. 2:10), usa la palabra “poema” para decir que somos una obra de arte, no un producto de ensamblaje, sino alguien hecho por la mano de Dios.  Un diseño hecho a la medida, y deseo de Dios, él te hizo basado en el propósito divino, crearte para que le sirvieras (Sal. 139:13-14).  De manera que todo lo que nos pasa día a día, Dios lo utiliza para formarnos y  cumplir el propósito por el cual Dios nos creó, para servirle (Salmo 139:16).

El conformismo de muchos cristianos hoy es asombroso, uno por no valorar lo que Cristo ha hecho en su vida, dos por falta de amor, agradecimiento y obediencia a Dios, y tres por falta de reconocimiento que todo lo que Dios le ha dado es para que le sea útil.   A cada uno, si cada cristiano, ha recibido por lo menos UN don “carisma” “favor” “habilidad” sobrenatural con la cual puede servir a Dios y edificar a la iglesia.  Dios da los dones para provecho o beneficio de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo (Ef. 4:11-13, Ro. 12:4-5). Cada cristiano tiene la manifestación de la energía, dínamos, y poder de Dios para hacer crecer y desarrollar su obra.   Es por ello que, los dones espirituales no son para sentirse superiores que los demás, orgullosos y envanecidos, sino privilegiado y responsable por la edificación y perfección de los santos y bienestar de la iglesia.

Los dones, las habilidades y las virtudes que Dios le ha dado a cada miembro de la iglesia, jamás deben ser motivo de discusión, celos, y envidia, sino que se deben aprovechar, respetar y usar de buena forma para cumplir el deseo original de Dios, su gloria y la edificación de la iglesia.  Después de saber lo que Dios nos ha dado, el Espíritu Santo, dones espirituales y la manera como Él quiere que los usemos, Pablo afirma que lo que Dios espera de nosotros, es una vida de servicio acompañado de amor (1 Co. 13:1-3).  Tú tienes lo necesario para poder servir no solo a Dios y tu iglesia sino a tu familia y tu comunidad, solo que se debe saber hacer.  Tú puedes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s