Día 258

Actúa en/con amor

Santiago 2:1-13

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Todos hemos escuchado sobre lo que es amor y es posible que todos decimos amar.  Sin embargo, a veces actuamos  sin amor  al hacer cosas que no tienen que ver con el amor pero que las hacemos pensando en que si estamos actuando en las dimensiones del amor.  Por ejemplo, cuando hacemos acepción de personas, según este pasaje es una violación de la ley, es una negación del amor. La acepción de personas puede ser catalogada como una discriminación, cosa que algunas veces llegamos a hacerlo consciente o inconscientemente.

El pasaje que nos atañe ilustra la acción de los hermanos de la iglesia frente a dos personas creadas por Dios.  Una aparentemente no ha aprovechado las oportunidades, virtudes, y habilidades que Dios le dio al grado en que lleva una vida desfavorable, lo cual no le hace merecedora de un trato diferente, al llevar vestidos andrajosos.   La otra persona,  quien por diferentes razones ha llegado a tener riquezas o por lo menos, tener la posibilidad de vestir bien,  hace halagos de una alta posición, lo cual delante de Dios no le hace diferente que el que viste pobremente.

Santiago señala un error que están cometiendo los hermanos al atender mejor al que viste mejor, relegando al que viste andrajosamente, y a esto él llama “acepción de persona” pero que bíblicamente se le llama “falta de amor”  y legalmente, “pecado” (v.9) porque se está desobedeciendo la ley, la cual según Jesús y Pablo se resume en amor (v.8).   Así que, quien hace acepción de personas por diferentes causas y razones o motivos, es falta de amor, esta pecando.

Piense por un momento, ¿ha hecho distinción de personas o acepción de personas por alguna razón?   Es bien complicado y delicado pensar en esta forma de actuar, porque a veces lo hacemos sin darnos cuenta, pero en otras veces, lo hacemos deliberadamente; en ambos casos hacemos lo mismo, porque ya hay una ley, que nos prohíbe actuar así.   Se dan casos cuando decidimos no sentarnos en algún lugar porque hay pobre o una pobre mujer con vestido andrajoso o con vestido con poca moral.    Cuando salimos a evangelizar, escogemos a quien hablarle del amor de Cristo.  Cuando nos piden hacer un favor lo hacemos a los de nuestra familia o amigos y descartamos a los no conocidos.

Ya pensando en el ámbito religioso, en las relaciones de los hermanos de la iglesia, pues ese es el contexto al que se refiere Santiago; también se repite este pecado, el hacer acepción de personas.   Cuando se favorece a alguien teniendo todos los mismos derechos, eso es hacer acepción de personas.  Cuando se decide saludar a alguien pero a otra no, es hacer acepción de personas. No crea, este problema lo estamos viviendo hoy, y lo triste es que ya no nos preocupa, ya no nos inquieta, actuamos sin amor.    El problema grande esta cuando actuamos o hacemos algo motivados por otra fuerza o sentimiento que no es el amor; entonces, todo lo que hacemos, aun cuando aparentemente sea bueno, 1 Co. 13:1-3, dice que no tiene valor. Es el amor lo que valoriza nuestro accionar, es por eso que debemos amar a Dios y al prójimo, como Cristo nos amó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s