Aprende a ganar

Dr. Luis Gómez Chávez

He sido invitado por el Seminario Teológico de Dallas para ser segundo lector de la tesis de un candidato al título de Doctor en Ministerio.  El primer lector es el Dr. Ronaldo Blue y su servidor servirá como segundo lector. El tema de disertación es acerca de la manera de ayudar a los soldados de este país a evitar el suicidio.   El autor de esta disertación doctoral es un Capellán del Ejercito de Los Estados Unidos.  Es alarmante saber que actualmente, en este país, son 22 suicidios que se dan cada día y propone 7 hipótesis que pretende comprobar por medio de una investigación de campo. El propósito es encontrar maneras de cómo ayudar para que no se dé tanto el suicidio

Entre una de las causas que propone el Capellán Edgar Morales es la mala enseñanza que se da desde la niñez, la de inculcar a los niños que siempre deben ser ganadores y nunca perdedores, énfasis que continua  estando en las filas militares.  A un soldado le enseñan a siempre ganar y nunca perder y por esa razón, cuando pierden, se va anidando en sus mentes un sentido de tristeza, decepción, fracaso, hasta llegar a la depresión y tener pensamientos e ideas suicidas.

Revisando las primeras 20 páginas de los primeros dos capítulos del Sr. Morales, me doy cuenta que este pensamiento de ser siempre un ganador tiene dos maneras de verlo.     Por un lado, tiene razón, no se debe enseñar a los niños a siempre ganar y que se debe ganar a como dé lugar.  La enseñanza equilibrada es lo mejor, se debe enseñar a los niños a saber ganar y saber perder, pero que aun cuando se pierda, hay mucho que aprender.    Esto mismo es lo que debemos insistir en los jóvenes, en los matrimonios, y en las familias, a buscar siempre ser ganadores.   Los humanos somos así, siempre queremos ser los ganadores, y cuando perdemos, nos sentimos mal, tristes y desilusionados.

Sin embargo, en la Biblia encontramos otro enfoque, que en Cristo todos somos ganadores, somos vencedores, todos podemos ganar (Ro. 8:28-36).    Y en este sentido, la filosofía o el espíritu de buscar siempre la victoria  es muy diferente al enfoque presentado por el Sr. Morales, como algo negativo.  El enfoque de Pablo es sano y positivo porque somos ganadores en la medida que seguimos las indicaciones, las normas, las ordenes, las reglas, y las instrucciones de Dios.  Todo cristiano puede ganar si tan solo se somete a Dios, es que en la dimensión de la obediencia, no hay muro que no podamos derribar.  Quiere decir entonces, que los soldados en el ejercito con síntomas suicidas, la mejor manera de ayudarles es llevándolos a tener un encuentro personal con Cristo y enseñarles a vivir confiando en su poder.

En fin, lo que he pretendido decir es que tu puedes ganar cualquier batalla, cualquier dificultad, y puedes derribar cualquier clase de muro, sea el muro del materialismo, de la ambición, del egoísmo, de la indiferencia, de las superficialidad, la incredulidad, la religiosidad, celos, envidias, avaricia, falta de contentamiento,  y depresión, etc.  Podemos ganar porque contamos con los recursos necesarios, y  además, porque la victoria es para honrar a Dios.  Así que, bajo este enfoque bíblico, basados en el temor de Dios y en una buena relación con Dios, y si lo que deseas honra a Dios, tu puedes ganar.  Hay que saber ganar, y muchas veces las pérdidas son realmente victorias.  En Cristo no hay perdidas, pues siempre ganamos (Gal. 2:20).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s