Corre con perseverancia

Día 244

He. 12:1-3

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

La línea de pensamiento de Hebreos 12 se localiza en 5 secciones (1) versos 1-3; (2) versos 4-11; (3) versos 12-17; (4) versos 18-24; (5) versos 25-29.  La primera sección, versos 1-3, en realidad forma la conclusión del capítulo 11. “La gran nube de testigos (12:1) son los héroes  y heroínas mencionadas en el capítulo previo.  Ellos son testigos no en el sentido de espectadores quienes marcaron otras formas de correr la vida de la fe, sino en sentido de que sus vidas sirven de testimonio y valor para aquellos que quisieran seguir su ejemplo.  La enseñanza central es que corramos la vida cristiana con perseverancia en la fe.

La imagen de la exhortación en el verso 2 está basada en los juegos griegos. Tal como un atleta deja todas las cosas que puedan estorbarlo para realizar una carrera en la competencia, poniendo sus ojos fijos a la meta, así los cristianos deben despojarse de embarazos de pecado y correr la carrera de la vida con los ojos puestos en Jesús, el autor y consumador de la fe.  Jesús es el más grande ejemplo cristiano de paciencia porque él vio adelante el sufrimiento y el oprobio de la cruz  y lo tomó, como un “gozo puesto delante de él” (v. 2). Sin embargo, el autor exhorta a sus lectores a considerar el ejemplo de Jesús cuando se enfrenten con oposición a su propia fe (v. 3).  Nota: En el verso 2, el autor hace nueva referencia al hecho de que Jesús “se ha sentado a la diestra del trono de Dios” (1:3).

No hay duda alguna que correr cuando se está en buenas condiciones, cuando no hay ningún obstáculo es fácil.   Sin embargo, la vida cristiana es una carrera con obstáculos, el camino, es angosto, el enemigo es fuerte y la lucha es constante.    Con todo, el ejemplo de esa gran nube de testigos que experimentaron una carrera no similar a la de nosotros, sino mucho más difícil, pero con todo y eso, ellos se coronaron como vencedores porque corrieron con perseverancia, con la mirada puesta en Jesús.

La máxima motivación en la carrera de la vida cristiana esta en poner la mirada en la meta, en la persona que nos dio no solo el máximo ejemplo, quien dio su vida para salvarnos y colocarnos en esta carrera, la de la vida eterna.   Jesús es nuestro mayor ejemplo de cómo correr la vida con perseverancia, porque él vivió para hacer la voluntad del Padre.  Lo mismo hemos de hacer nosotros como cristianos, correr con perseverancia siendo fieles, leales, y obedientes a la voluntad de nuestro Señor Jesús.

Así que, no importa lo que estés viviendo, lo que te este pasando, lo que estés sufriendo, solo pon tu mirada en Jesús, sin olvidar que tu ya eres un vencedor, porque Cristo ya venció, tu ya eres un vencedor.   Vive la vida cristiana con perseverancia, con mucha fe, con lealtad, con alegría, y siempre sirviendo a Jesús quien te dio la vida.  Jamás des un paso hacia atrás en la vida cristiana, es más, nunca te detengas ni para dudar, solo marcha hacia delante, pues la meta esta adelante, ensancha tu fe y persevera hasta el fin, pues ya eres un ganador. Y cuando sientas que ya no puedes con lo que vives, dobla rodillas y clama a Dios, y él te dará todas las fuerzas y lo que necesites para seguir siendo un héroe de la fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s