Cristo quita el pecado para siempre

Día 238

Heb. 10:1-18

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Por favor, lea con mucho cuidado estos versículos y subraye las frases que atrapan su curiosidad o duda.   La ley de Moisés era solo una muestra (sombra) de las cosas buenas (mejores) que Dios dará a su pueblo (los que crean en Jesús).   Pues si la ley tuviera poder para quitar el pecado y hacer perfecto (quitar la culpa del pecado) al que se acerca a Dios para adorarlo por medio de las ofrendas, 1) el oferente no se sentiría más culpable (conciencia de pecado), 2) no tendría necesidad de estar haciendo esto todos los años (v.2) (sacrificios), y 3) tendría acceso directo a la presencia de Dios (v.3-4). El asunto acá, “hacer perfectos” no se refiere a la absoluta  perfección sin pecados sino al acceso libre sin culpa por el pecado del adorador cuando se acerca a Dios.  ¿Podemos aplicar este principio hoy?

             Es por ello que Dios envió a Jesucristo como el Sacrificio Único, y así quitar lo primero (lo que servía de sombra, pacto viejo) para establecer lo último (el sacrificio de Cristo, pacto nuevo) (v.5-12).   Solo Cristo puede ofrecer perfección (no solo acceso, vida eterna, sino santidad) a quienes creen en él como Salvador, la sangre de los animales no tenían poder para perdonar pecados como no los tiene ningún objeto, persona, rito, o ceremonia hoy. 

¿Qué aprendemos de la declaración de que Dios no quiere sacrificios, ofrendas de animales quemados a cambio de perdón aunque la ley manda hacerlo?     Los adoradores ya se habían acostumbrado de manera ritual, rutinaria, ceremonial, o por costumbre ofrecer animales cada vez que pecaban, pero su mayor interés no era agradar, adorar y estar en buena relación con Dios sino simplemente cumplir con una ley.    Nuestro mayor interés debe ser el honrar, agradar y satisfacer a Dios  no cada vez, sino todo el tiempo con nuestro estilo de vida.

Jesús dice, (v.8-12) he aquí que vengo oh Dios para hacer tu voluntad, para ofrecerme en carne y cuerpo para establecer el nuevo pacto y el que cree en él es santificado (v.14).  Esto es súper hermoso, que Jesús voluntariamente se ofreció para morir en nuestro lugar, por nuestros pecados, para librarnos de la muerte eterna (9:23-28).

Jesucristo, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados (v.13-18).  Quienes creen en Jesús, su obra en la cruz, los justifica, declarándolos como perfectos, santificados, condición de tener libertad para entrar al lugar santísimo para adorar a Dios.

 

¿Debemos o podemos ofrecer ofrendas o sacrificio por el perdón de nuestros pecados?  ¿Qué es lo que Dios espera de nosotros según Ro. 12:1-2?  ¿De qué está cansado Dios, porque está cansado Dios?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s