La instrucción bíblica y la interpretacion del texto sagrado

Dr. Luis Gomez Chavez

En la instrucción de la Biblia que se da a la iglesia debe darsele importancia a la interpretacion correcta del texto. Para recibir el mensaje original de Dios, el cual es aplicable a los cristianos en todos los tiempos es necesario interpretarla adecuadamente. Es tarea del pastor y los maestros hacer justicia al texto al interpretar adecuadamente la Biblia y actuar como simples voceros de Dios al enseñarla con humildad y obediencia tal como ordenó Dios que fuera enseñada. La Biblia tiene una sola interpretación y toda iglesia que anhela ser formada a la imagen y estatura de Cristo sigue y obedece dicha interpretación (2 Pe. 1:19-21; Esd.7:10, Neh. 8:8, 9, 12,13). Esta es la tarea del pastor y maestro, enseñar claramente la Palabra para ser entendida y cuando esto pasa, las personas son transformadas. Solo que observe el esfuerzo individual de cada uno, ponían mucha atención.

Cuando se interpreta la Biblia dejando fuera al Espíritu Santo, el contexto del pasaje, la armonía total de la Biblia y las figuras de lenguaje que en ella hay, resulta en una diversidad de enseñanza que no se ajustan al consejo e intención original de Dios. Es por ello que han surgido gran cantidad no solo de movimientos protestantes que no se apegan a la Biblia sino movimientos falsos promovidos por maestros escrupulosos que lo único que hacen es despedazar la unidad de la Biblia y enseñarla erróneamente.

Estos últimos no tienen la intención que las personas entiendan el mensaje original de Dios para que sus vidas sean transformadas y formadas, sino solo buscan atraer a la gente para lograr sus propios intereses, manchando así la imagen, reputación y el testimonio del evangelio, de la iglesia y de la palabra misma. Es lamentable reconocer que personas que han sido formadas o entrenadas en instituciones serias y apegadas a la Palabra, por diferentes razones, o motivaciones terminan denigrando el significado original del texto, y despedazando la unidad escritural, y lo peor de todo, enseñando lo que la Biblia no enseña.

El reto que tenemos los pastores, maestros y todo cristiano es no solo regresar al texto sagrado, y nuevamente aprender a observarlo con sumo cuidado, luego interpretarlo con justicia y lealtad para finalmente aplicarlo tomando en cuenta la demanda de Dios y la necesidad de los oyentes. Es apremiante el hecho de que necesitamos escucharla con atencion, leerla con disciplina, estudiarla con humildad, meditarla de corazón, memorizarla con buena intencion y aplicarla para darla a conocer a otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s