En Jesús hay descanso

Día 227
Hebreos 4
Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

En este capítulo, Jesús es superior no solo porque es apóstol y sumo sacerdote, sino porque ofrece un reposo (descanso) superior a todo el que cree en él.   La Biblia dice que Dios después de los seis días de trabajo reposó (Ge. 2.2).   En tiempos de Moisés se legalizó un día a la semana como día de descanso, Sabbat (Ex. 20:8).   Al llegar al Nuevo Testamento, el día de reposo es el primer día de la semana que es domingo. El sábado es día de reposo bajo la ley y el domingo es día de reposo bajo el nuevo pacto, dispensación de la gracia.  A parir de la resurrección de Jesús que fue un día domingo, la Iglesia Primitiva comenzó a reunirse el primer día de la semana hasta hoy.

Lo que el escritor de Hebreos desea remarcar es que el descanso o reposo que Jesús da es superior al descanso que permitía la ley en el AT.  Sin embargo, hay otro aspecto que hace que este reposo de Jesús  sea superior al del Antiguo Testamento.  Este reposo trasciende el tiempo: presente y  futuro.  Solo que hay ciertos requisitos  y  debe considerarse dos dimensiones diferentes.

La palabra reposo en el AT hace referencia al “Sabbat” día sábado que todo judío guardaba en obediencia a los diez mandamientos (Ex. 20:8-10).   El origen de este día de descanso esta en Ge.2:2, literalmente significa “descanso, reposo, bienestar, cesar”, día para no trabajar y dedicado a contemplar la grandeza de Dios.

Clase de reposo en la Biblia:

  1. Reposo físico “guardar el día sábado” “no hacer trabajo físico” (Éxodo 20:8, He.3:19, 4:4). Descanso para Israel al entrar a Canaán, es el reposo físico, 4:8-9)
  1. Reposo espiritual “venid a mí los cansados y cargados que yo os hare descansar” (Mt.11:28).“Estado de liberación, seguridad, contentamiento).
  1. Reposo-espiritual-presente (He.4:2, “buenas nuevas de salvación en Cristo”, v.3 “quienes crean en Cristo entrarán en el reposo, Ro. 5:1”, v.6 “algunos no entrarán por causa de su desobediencia, incredulidad”. Quien ha entrado en su reposo (4.10).
  1. Reposo-espiritual-futuro (He. 4:3b, 5,8-10). Se refiere al descanso final y eterno que tendremos en Jesús cuando seamos arrebatados como Iglesia para vivir junto a él por toda la eternidad. Es la clase de vida que tendremos en la eternidad.     Esto solo es posible por medio de creer en Jesús en el presente.

Este reposo que Jesús ofrece es superior porque es espiritual y eterno, sinónimo de salvación, y vida eterna con Jesús.  El reposo del AT era un tipo “muestra mínima anticipada” (que no solo era descansar el sábado, sino vivir en la tierra prometida como reposo después de vivir 40 años en el desierto) del reposo eterno con Jesús, el otro (4:8,9). Hay un paralelismo entre el reposo, el desierto, Canaán como tierra prometida, con el reposo eterno con Cristo, reposo después de vivir en este mundo, estar en la ciudad celestial prometida a Abraham.

Lo hermoso de todo es que la invitación para entrar en ese reposo presente y futuro está abierta (4:6ª) y por tanto debemos anunciarlo al mundo entero que en Cristo hay descanso eterno, (4:7).   El reposo que Jesús ofrece es las buenas nuevas de salvación, que no solo le hace descansar en el presente porque es declarado libre de condenación, sino que le asegura el descanso eterno con Cristo (4:8-10).   Los vv. 12-13 es una invitación oficial, tierna y a tiempo para entrar a este reposo con Jesús.  Estas son las dos dimensiones del reposo, es presente y futuro, es físico y espiritual.

Requisitos del reposo de Cristo. 

  1. Se debe temer a Dios para entrar en ese reposo (v.1, Prov. 1.7, Job 28.12, 20, 28, Salmo 127,128). Nadie puede entrar en este reposo de Cristo a no ser que reconozca a Dios como su Único Dios, reconocerlo, creerlo, adorarlo y obedecerlo.2.
  2. Se debe tener fe en Cristo para entrar en el reposo eterno (v.2). Este capítulo confirma que las buenas nuevas de salvación fueron anunciadas y los que creyeron en Jesús entraron en el reposo presente (son hijos de Dios, y libres de culpa, Jn. 1:12, Ro. 8:1, vida de paz, amistad, gozo presente Ro. 5.1), pero los que no creyeron no entrarán (al presente) ni entrarán en el reposo futuro (Ef. 2:8-9), es necesario nacer de nuevo (Jn. 3:3) para entrar en el reino eterno, sinónimo de reposo eterno, el otro reposo (4:8-9).

3. Se debe obedecer a Dios, a la Palabra para entrar en el reposo (v.6). El asunto es que la fe de los judíos y de la iglesia se demuestra por medio de la obediencia. En otras palabras, la obediencia es una obra de la fe en Cristo (Ef. 2.10), “muéstrame la fe sin obras” (Stg. 2.17-18).  Abraham por fe obedeció.  La mejor demostración de la fe es la obediencia.

Jesús ofrece  un descanso integral: presente-futuro, físico-espiritual.   En este reposo solo entran los que creen en Jesús como su salvador.   Los que ya estamos en su reposo espiritual, debemos valorarlo, cuidarlo, darlo a conocer a otros y vivir en plena obediencia y santidad.  Asegúrate de ya tener este descanso en Jesús, comienza con recibirle en el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s