La satisfacción de hacer buenas obras

Día 219

Tito 3

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Si usted lee muy despacito este corto capitulo de Tito se dará cuenta que el apóstol está dando mucho énfasis a las obras, las que hacíamos antes de haber recibido a Cristo, y las que debemos hacer ahora que ya somos hijos de Dios.   Por ejemplo, en los vv.2-3 hay una lista grande de lo que hacíamos antes de haber creído en Jesús, pero en el v. 4-7 hay un cambio. En estos versículos  se declara que nosotros llegamos a ser salvos, hijos de Dios, no por nuestras obras o esfuerzo humano, sino la misericordia de Dios, por la regeneración del Espíritu, por la obra de Jesucristo para justificarnos por su gracia.

Sobre las buenas obras hay que definir su valor, orden ya que desde el v.8 hasta el 11, el significado de las buenas obras cambia.   Las buenas obras hechas en el orden como Dios lo ha estipulado tienen un valor temporal y eterno pero después que hemos creído en Jesús.   Es por ello que saber el significado, valor y orden donde deben ser colocadas es muy necesario.   Digo esto porque muchos le han dado un significado incorrecto lo cual no tiene valor alguno delante de Dios por el orden que le dan.    Decir que el hombre puede ser salvo por sus propias obras es incorrecto porque están diciendo que la obra de Jesús no es suficiente.   Decir que la salvación depende de nuestra perseverancia es contradecir la Palabra que dice que él nos da vida eterna desde el momento en que creímos.   Efesios 2:8-10 confirma el pensamiento de Tito donde dice que por pura gracia, no por nuestras obras somos salvos.

Entonces, ¿Qué significado y qué valor tiene lo que hacemos?  La buena noticia, basados en Ef. 2:10 es que desde antes de la fundación del mundo, Dios ya estipulo en qué tipo de obras debemos andar y hacer.  Todas las cosas que hagamos, si estas agradan a Dios, esas son las buenas obras en las cuales debemos andar todos los días.  Tome bien en cuenta lo que le diré, las obras, aunque sean buenas, si no están acompañadas de amor, no tienen valor alguno (1 Co. 13:1-3).   Las obras por muy buenas que parezcan si no van acompañadas de fe, estas no tienen valor alguno (He. 11:6), toda buenas obra debe estar acompañadas de una vida de santidad para que estas agraden a Dios, porque sin santidad nadie vera a Dios, nadie se puede presentar delante de Dios.

En fin, Pablo le recomienda a Tito en ocuparse en las buenas obras, que en este caso, en ocuparse  en dar a conocer el mensaje de salvación en Cristo, en no perder el tiempo en discusiones, debates, cuestiones necias.   Mis amados, Dios nos anima en este día a que nos ocupemos en todas las cosas que a él le agradan, las que se apegan a la Biblia, las que son coherentes con nuestra nueva identidad, hijos del Dios santo, las que están saturadas del amor de Dios, que están sometidas al control del Espíritu, y las que tienen que ver con dar a conocer el evangelio, siempre con mucha fe, amor y santidad.

Quiere decir que no todo lo que hacemos para el Señor por el hecho de que son para él, son obras que automáticamente son aceptada, aprobadas por Dios.  No, es necesario que quien las haga, viva en amor, lo haga con fe, y tenga una vida recta delante de Dios. ¿Cómo está usted? Respóndame con toda honestidad, porque Dios no puede ser burlado, a él no lo podemos engañas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s