Necesitamos un regreso a la Palabra

Día 218

Tito 2

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Este día, leí un artículo que alguien subió a las redes sociales con el título, ¡Ya estoy cansado! escrito por el pastor Chuy.   Este pastor, fue uno de los promotores del movimiento de alabanza y adoración de los años 90 junto con Marcos Witt y otros, pero más tarde se aparto de este movimiento por la tendencia que fue tomando, al apartarse de la lealtad del evangelio y la Palabra.   Así que, desde hace varios años, el pastor Chuy se ha convertido en uno de los predicadores apologético que más está señalando todo este vasto movimiento del postmodernismo, que cada día se aleja más de la Palabra, del verdadero Evangelio.  Y por eso ha  escrito este articulo con el título, ¡Estoy cansado! no de Dios, no del evangelio, no del ministerio, no de Jesús, no de ser cristiano, sino de todos esos falsos, engañadores, que se aprovechan de las personas presentando palabra falsa.

Una de las características del apóstol Pablo, además de ser misionero, evangelista, teólogo, maestro, y pastor, es que fue un apologista nato.  En todas sus cartas, siempre se encuentra porciones apologéticos, porque él siempre está defendiendo el evangelio enseñado y revelado por Jesús, defiende la pureza de la doctrina, la fidelidad a la Palabra, y la coherencia en todo.    Si escribe a las iglesias, les exhorta a guardar la doctrina y vivir la Palabra.  Cuando escribe a Timoteo, Tito y Filemón, les exhorta a corregir lo deficiente, a cuidar la doctrina, a ser fieles a la Palabra, a obrar regidos a la Palabra recibida.

Comienza con el v.2 “habla lo que está de acuerdo a la doctrina”, v. 8 “palabra sana e irreprensible”, v 15 “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad”.   Y al leer el cap. 1 en los primeros versículos encontramos que el principal propósito por el cual Pablo dejo a Tito en Creta era “corregir lo deficiente” y “establecer ancianos” como ya lo explique en el devocional anterior.  Estoy seguro que en pleno siglo xxi, lo que necesita la iglesia es corregir lo deficiente, principalmente con la doctrina, y enseñar el estilo de liderazgo que Dios siempre quiso tener en su Iglesia.

En otras palabras, debido al descuido en cuidar la Palabra, la doctrina, el liderazgo sano y bíblico, en este tiempo hay muchos falsos e iglesias falsas que por hacer una mala y errónea interpretación de la Biblia están esprimiendo a muchos inocentes hermanos y engañando a muchos otros más.    Es necesario un regreso  a la Palabra de Verdad,  un regreso radical a Dios, un retorno al evangelio único que nos dejo Jesús.    Porque por culpa de esos farsantes de la teología de prosperidad, el movimiento de santidad, todos los que pertenecen al movimiento liberal y posmoderno; el resto de los genuinos pastores, y evangélicos están siendo criticados como un todo.    Muchos ya no creen en el evangelio, en la Palabra, en las iglesias evangélicas, porque dicen que todos son iguales.

El llamado hoy es a regresar a la Palabra, al evangelio, a Dios, guardar con celo la Palabra, la doctrina, pero hacer el balance con la práctica de esta, viviendo de acuerdo a la palabra, y la doctrina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s