Gracias por no dejarme solo

Día 216

2 Ti. 4

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El capítulo 4 de este libro se le ha titulado, “la despedida de Pablo”.   La evidencia externa en la literatura extra bíblica se afirma que seis meses después que el apóstol escribiera este libro,  él fue decapitado por el imperio romano en la ciudad de Roma.   Es por esta razón que este es el último mensaje que Pablo da a su hijo Timoteo.   Es un capitulo lleno de nostalgia, pareciera tener reclamos porque todos lo abandonaron, lo dice dos veces (v.9, 16).

¿Por qué sería que todos lo abandonaron, excepto Lucas? (v.11).   Tome en cuenta que en los últimos años estuvo en prisión en Roma, desde donde él mismo designo ministerios a varios de sus compañeros de milicia (v.10, 12), pero también hace mención de algunos que regresaron al mundo.  La carta esta enviada a Timoteo a quien le ruega traer algunas de sus cosas: el abrigo, los libros y el pergamino pero también le pide que traiga a Juan Marcos porque le es útil en el ministerio, el joven que antes deserto, pero que nuevamente lo acoge en amor.

Todo el capitulo está impregnado por un mismo discurso, el hecho de sentirse solo cuando más ha necesitado de sus amigos y compañeros de milicia.  Ha tenido que compadecer ante los tribunales romanos para defender su causa, pero lo triste es que le ha tocado defenderse solo, todo los abandonaron (v.16).   El abandono, pareciera que fue una acción no sabía, no ética, pues él ruega a Dios que no les tome en cuenta eso, como que si esto fuera pecado.  ¿Abandonar a un amigo cuando éste experimenta dificultades es pecado?   Es deslealtad, es faltar al segundo gran mandamiento, es la paradoja de Prov. 17:17, es falta de ética.

Sin embargo, el hijo de Dios, nunca se queda solo, aunque se sienta solo, aunque piense que está solo, aunque no vea a ninguno a su alrededor; Dios siempre lo acompaña, siempre está a su lado.   Y el mismo apóstol ha escrito; “Si Dios es con nosotros, quien contra nosotros”. De manera que aunque todos hayan abandonado a Pablo, el principal nunca lo abandonó, él siempre lo acompaño, Dios siempre estuvo a su lado para fortalecerlo hasta el día que se cumplió su plan de vida sobre la tierra, el día que Dios había determinado llevárselo a vivir con él por toda la eternidad, pues su misión ya habría terminado (v.6-8).

Esta es una gran verdad que anima nuestro ser, el hecho de saber que aunque todos en esta tierra nos abandones o nos dejen solos, justa o injustamente, con derecho o sin derecho; Dios ha prometido estar con nosotros todos los días de nuestra vida.    Gracias Dios por no dejarnos solos nunca.    Si tú te has sentido triste, solo (a), abandonado (a), o es más, si en este momento te sientes solo (a), abandonado (a) porque todos, si, todos te han dado la espalda; recuerda que si eres hijo de Dios, no estás solo (a), el más grande de todos, el más poderoso de todos, el amoroso, el misericordioso, el justo, el Gran Yo Soy, nuestro Dios, él está contigo, nunca te ha dejado.   Acércate más a él, deja que te abrace y simplemente escúchalo y deja que te lleve a los lugares verdes, frescos y de reposo, solo obedécelo y serán renovadas tus fuerzas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s