La figura de la Casa grande

Día 214

2 Ti. 2

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Después de Jesús es el apóstol Pablo quien hace uso de la riqueza de las figuras de lenguaje en su forma de hablar y escribir.  Digo después de Jesús, ya que nuestro Maestro durante los 3 años y medio que estuvo haciendo ministerio público, uso mucha creatividad en la enseñanza, especialmente al hacer uso de las figuras de lenguaje.   También el apóstol en este capítulo 2 de 2 Timoteo tiene algunas figuras de lenguaje.   Solo me quiero referir al v. 20 donde hace una comparación, al decir que en una casa grande hay utensilios de diferente clase y para usos diversos; y el v. 21 tiene la enseñanza que realmente desea darnos.

La figura de la casa grande declara una  verdad real, en ella hay diferentes utensilios, unos de madera que generalmente no están al frente del publico sino solo los de oro por su precio, su atractivo, y por su uso.   Paralelamente esta la enseñanza espiritual que Pablo desea dar no solo a los oyentes de su tiempo sino a todos los hijos de Dios de todos los tiempos, a que anhelemos ser instrumentos de honra, útil al Señor y dispuesto a toda buena obra.

Todos los hijos de Dios somos animados a ser instrumentos de honra, a ser útiles en la obra de Dios según la actividad propia (Ef. 4:14-16), manteniendo plena disposición para hacer todo lo que Dios nos mande hacer.    Cuando entendemos que cada uno es miembro del Cuerpo de Cristo, que en sentido espiritual es la Iglesia Universal de Cristo.   Así como el cuerpo físico se compone  de muchos miembros, pero que éste funciona a la perfección en la medida que cada miembro cumple la función que le corresponde, así es la Iglesia de Cristo.

La Iglesia de Cristo, como el Cuerpo de Cristo, viene a ser como la Casa Grande, donde cada miembro tiene una función que cumplir, algunos tienen una función más visible que otra, pero todos son importantes para el buen funcionamiento.  El mismo apóstol en 1 Corintios 12:12-13 dice que el cuerpo hay miembros decorosos, indignos, que a esos los cubrimos mas, los protegemos mas, pero igual, tienen una función indispensable para que el cuerpo funcione a la perfección.

El v. 21 dice, si alguno se limpia de lo malo, se aparta de lo que no ayuda al crecimiento integral de cada cristiano y de la iglesia; entonces, será instrumento de honra, útil en las manos del Señor y apto para toda buena obra.  Se da cuenta que no importa si es de madera, de bronce, de plata o de oro.   No es importante el puesto o la función que usted tiene en el cuerpo, o en la iglesia, eso no lo hace honroso, útil, ni apto, sino la calidad de vida, el nivel de santidad.     De manera que el reto de este día es esforzarnos por apartarnos de lo malo, del pecado, de lo que no agrada a Dios. Comience hoy a limpiarse de las cosas malas, y entonces será instrumento de honra, útil, y apto para toda buena obra. Comience con las cosas pequeñas, paso a paso, pero no se detenga en ese proceso de limpieza.  La Guerra se obtiene, ganando pequeñas batallas cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s