Lo que hace el buen ejemplo

Día 202

1 Tes. 3

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Hay una palabra en idioma castellano u español que muy poco usamos y cuando la hacemos no le damos el significado que en la Biblia se le da.   Me refiero a la palabra “Irreprensible”.   Las traducciones que algunas versiones de la Biblia dan a esta palabra del griego, anakletos, son diferentes pero mantienen el mismo sentido, y se refiere a una persona que no puede ser señalada, alguien sin culpa, una persona que no tiene censura, alguien sin pecado.   ¿Podrá existir un ser humano que no tenga reproche alguno, que no tenga nada por lo cual ser señalado, censurado, criticado, culpado o reprochado?   A simple vista, es imposible.   Sin embargo, debemos apercibirnos de que quien es irreprensible provoca comentarios, porque es una persona de buena reputación.

San Pablo usa esta palabra en 1 Timoteo 3 y Tito 1 como el requisito sumatorio de las 23 cualidades que debe tener un líder que Dios quiere usar en su obra, sea este anciano, diácono, diaconisa, maestros, músicos, directores, cantantes, todos los que sirven en la Iglesia.   Es más, como siempre yo he creído y he enseñado, la cualidad de irreprensible no se limita a los lideres, ya que es un requisito que todo hijo de Dios debe tener para ser ejemplo de los demás.   Eso es lo que San Pablo enseña en 1 Tesalonicenses 1-4, donde usa dos veces la palabra irreprensible y no solo se está refiriendo a los líderes, sino a todos los cristianos en general (2:10,3:13).  De manera que todos somos retados a comportarnos irreprensiblemente.

Ahora bien, ¿está tratando de decir Pablo que todos los creyentes debemos ser irreprensibles, que no debemos tener nada por lo cual ser señalados?  La palabra irreprensible, es la meta del cristiano, llegar a ser perfectos como es Jesucristo, lo cual se logra en el momento que la Iglesia es arrebatada por Cristo.   Es por ello que Pablo asocia dicha  palabra con una vida santa al encontrarnos con Cristo (3:13).   Sin embargo, la palabra irreprensible también establece el parámetro de comportamiento que debe tener el líder principalmente porque está al frente,  pero también todo hijo de Dios pues es blanco de todo el mundo y ante Dios todos tenemos una función que desempeñar, somos sus siervos.  En fin, la palabra irreprensible, al referirse al momento que nos encontramos con Cristo significa perfección, sin pecados, y así seremos, pero al referirse al presente de la iglesia, mientras se esté en la tierra, se refiere al buen testimonio, al buen ejemplo, a una vida santa y apartada del pecado.

Es gratificante leer estos cuatro capítulos de 1 Tesalonicenses por el ejemplo de los cristianos de esa iglesia.   Es sorprendente lo que puede hacer el ejemplo de una sola persona en medio de una comunidad incrédula, ya no se diga la manera como puede ser influenciada toda una comunidad cuando una iglesia es ejemplo.  Me encanta y disfruto la manera como Pablo se expresa de esta iglesia, y tal como creo y enseño, la reputación, el buen ejemplo y el buen testimonio de una persona o de una iglesia provoca comentarios, y que rico cuando la gente habla de las personas o de una iglesia por su buena reputación.

Solo repase unos versículos que confirman lo anterior (1:7-9,3:6).   Mis queridos amigos y hermanos, ser ejemplo es una buena inversión, pues en el presente provoca  comentarios de aprobación por parte de la gente, y en el futuro de Dios nos recompensará por haber vivido en santidad.   Por otro lado, cuando somos ejemplos  en amor, santidad, sinceridad, honestidad, transparencia, justicia, servicio, perdón, comunión, bondad, generosidad, comportamiento, y conducta, no solo se está dejando un legado a la próxima generación y se está modelando a la generación presente sino que Dios es glorificado y uno mismo es recompensado.

Es por ello que, el desafío para este día es a tener un buen testimonio, un buen comportamiento, a ser buen ejemplo donde usted este, sea la iglesia,  el trabajo, la escuela, la casa, la calle, con amigos, con los vecinos, y a la hora que sea.   Como hijos de Dios que somos, y más aún si tenemos un cargo en la iglesia, debemos comportarnos como lo manda la Biblia (Ef. 4:1-2, 17, 5:1, 8,15) como hijos de Dios, hijos de luz, de acuerdo a nuestra nueva identidad en Cristo; controlados por el Espíritu Santo en todo lo que pensamos, sentimos y hacemos; asegurándonos que cada cosa que damos, hacemos y tenemos esté acompañado, saturado, y aprobado por el amor de Dios; y finalmente que esté en íntima coherencia con el cumplimiento de la misión de Jesús, dar a conocer a Dios, el evangelio y la fe cristiana.

Responsables somos delante de Dios y delante del mundo de tener un buen testimonio en toda nuestra manera de vivir.   Fil. 4:8-9….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s