Vive conforme a la fe

Día 197

Colosenses 2

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

En mi vida de cristiano he visto muchos casos de personas que reciben a Cristo y en la fuerza de su primer amor se entregan al servicio de manera total, pero de pronto, su fe se enfría, caen en un estado de desanimo a tal grado que dejan de asistir con los hermanos de la congregación.  Es más, estas mismas personas llegan a comportarse no solo igual que los incrédulos sino peor, sin importarles que un día Dios los compro con su sangre, perdonó sus pecados, y lo puso en un lugar de servicio para le honrara.   Pierden la sensibilidad, la vergüenza y el cinismo  al andar no conforme  a la fe, sino conforme a la carne, al mundo y al pecado.

Cuando descuidamos la fe, cuando dejamos de fortalecerla, cuando no practicamos las cosas que identifican nuestra fe, venimos a ser presa fácil para el diablo, el mundo, y el pecado. Cuando no vivimos conforme a la fe y a la nueva identidad que Dios nos dio (hijos de Dios), en el momento que recibimos a Cristo, fácilmente somos alucinados, embrujados, engañados por el mal, por lo malo y por el malo.   Esta es la razón por la cual Pablo en este capítulo insiste en decir a los hermanos que tengan cuidado para no ser engañados (v.8) y juzgados (v.16).    Hay tantos falos con tantas enseñanzas camoflageadas que si el cristiano no está bien cimentado en la fe, en la palabra, en la vida cristiana, en una relación profunda con Dios, con facilidad es engañado.

Con tanta razón, en Efesios, Pablo insiste 5 veces que debemos andar en la fe (4:2, 17,5:1, 5,15).  Luego mantiene la misma idea en Col. 2:6, que vivamos o andemos en él, siguiendo el ejemplo de Jesús, viviendo conforme a la nueva naturaleza, a la nueva amistad, a la nueva relación, a la nueva identidad desde el momento en que creímos en Jesús.    Realmente, es muy lamentable ver que personas que en un momento determinado han servido a Dios en la iglesia, por flaqueza, por influencia de la carne, por falta de madurez espiritual, tiempos más tarde desertan de la fe para irse tras los deseos de la carne, para estar bajo las ordenes del pecado, del mundo y del diablo.   Lo más seguro es que si estas personas, realmente creyeron en Jesús, Dios se encargará de juzgarlas según sus obras.

Pero por el otro lado, da gusto ver a personas y familias completas que desde que rinden sus vidas a Cristo, se esfuerzan por conducirse de acuerdo a la fe que recibieron.   Engalanan el evangelio, fortalecen la proclama, ejemplifican lo que dice el 2:6.    Gracias Dios por las vidas transformadas, pero ruego a ti que los mantengas en ese mismo fervor, y a quienes han perdido el deseo de vivir apegados a la fe y tu Palabra, ruego que los levantes y los renueves, para que vuelvan a vivir conforme a la fe.

 

Vive según lo que eres, si ya eres hijo de Dios, vive como tal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s