Descubre la razón de tu existencia

Día 192

Fil.1

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Uno de los grandes problemas de muchos seres humanos hoy es que aun no han descubierto la razón de su existencia.    Es por ello que están en todo pero están en nada, hacen muchas cosas pero siempre siguen estando sin nada.   Como diría una frase popular, ¿A dónde va Vicente? A donde va toda la gente. Cuando no se sabe el propósito de la existencia, simplemente se vive solo  por vivir.   Poderosos magnates, gigantes empresarios, acaudalados en finanzas, dedicados intelectuales, exuberantes científicos, poderosos en conocimiento e insuperables inventores han terminado en el túnel de la depresión por sentirse confundidos al no saber cuál es la razón de su existencia.

Es muy triste saber que adolescentes, jóvenes, adultos y aun mayores de edad experimentan el espantoso túnel de la depresión, desesperación, de la ofuscación por no encontrar el sentido de la vida, la razón de su existencia, el motivo para vivir, y el lugar donde se sienten valorados.   Es muy increíble pero cierto que jóvenes estudiantes con toda su vida por delante pero de pronto pierden toda motivación para vivir, y aun cuando están rodeados por su familia, amigos, vecinos y compañeros.    Recuerdo a un hermano en Cristo, anciano en una iglesia, abogado de profesión, aparentemente realizado como profesional y con reconocimiento aceptable en su iglesia, pero de pronto perdió el deseo de vivir, perdió el valor y la razón de vivir.    Solo quería estar en su habitación con las ventanas cerradas, todo oscuro y arrecostado en su cama, sin deseo de ver la luz, ni a las personas, y una baja autoestima increíble. Todo esfuerzo por animarlo para cambiar su perspectiva sobre la vida y su existencia, era en vano.

Otra manera de no encontrar la razón de nuestra existencia es cuando se está equivocado al creer que lo que hace es exactamente la verdadera razón de la existencia.  Creo que en esta posición hay muchas personas, quienes están súper seguros de que están en el lugar correcto, haciendo aquello para lo cual han nacido, y  aparentemente realizado bajo la perspectiva de este cosmos.   Esta es la manera como Satinas tiene atrapado a multitudes, al concederles todo lo que humanamente se pueda anhelar en  esta vida.   Sin embargo, no todos los que dicen haber alcanzado el éxito o haber alcanzado el Crossover de su vida, al final de sus vidas siguen sintiendo un profundo e insuperable vacío.

San Pablo experimento ambos sentidos.   Fue un hombre aparentemente realizado por haber alcanzado todo lo que humanamente se puede desear.    Tenía todos los títulos que personas alguna podría tener.   Luego, Pablo estaba seguro que lo que hacía era lo que justificaba su existencia, perseguir a los cristianos, arrastrarlos y de ser posible terminar con sus vidas.  Saulo, en su profesión y su misión estaba seguro de estar donde Dios quería que estuviera, y hacia lo que según él era lo más correcto.   Todos podríamos decir, que Saulo ya había descubierto la razón de su existencia.   Sin embargo, al leer Fil. 1-3 comprobamos que este pobre estaba perdido, confundido, sin saber exactamente la verdadera razón de su existencia.

¿Cómo se le ocurre a Saulo perseguir el Camino de Jesús, tratar de exterminar la Iglesia recién establecida por Jesús, y tratar de pelear contra Dios mismo?  Definitivamente, Saulo no tenía ni la más mínima idea de la razón de su existencia según el plan supremo de Dios.   No fue sino a partir del encuentro con Jesús camino a Damasco que los ojos de Saulo comenzaron a abrirse, todo por el plan de Dios para Saulo, quien le sería instrumentó para llevar el evangelio a los gentiles.  Esto es lo que Pablo descubrió después que fue transformado, encontró la verdadera razón de su existencia, conocer a Jesús y vivir solo para servirle (1:21).  Dejó de estar en tantos lugares equivocados, y de hacer muchas cosas mal enfocadas, y comenzó a vivir solo para obedecer a Dios (3:1-21).

No saber para que existimos es vivir solo por vivir y hacer muchas cosas pero no lo que Dios espera que hagamos.  La Biblia dice que el preparó las cosas que debemos hacer (Ef. 2:10), nos escogió para que anduviésemos en ellas, y nos capacito para que pudiésemos hacer esas cosas (Ef. 4:15-16) según la función propia del cuerpo que es la Iglesia hasta lograr la meta, la edificación, llegar a la perfección en Cristo (Ef. 4:13).   Así que, la misma filosofía de Pablo en cuanto a la vida es nuestra filosofía (Fil. 1:21; Ga. 2:21).   Si aun no has descubierto la razón por la cual Dios te creó, y te redimió, simplemente, esfuérzate por conocer, amar y servir a Dios y habrás encontrado la razón de tu existencia.  No desperdicies tu tiempo, tus talentos, tu energía, tu vida, tu familia, tus habilidades y tus fuerzas en aquello que no es lo que Dios ha establecido como la razón de tu existencia.  Vive para honrar a Dios, edificar la iglesia y dar a conocer a Dios.

No hay mejor cosa que descubrir la razón de nuestra existencia.   San Pablo concluyó en Fil. 3:12-16 que después de haber recibido a Cristo, renunció a todo, con tal de conocer a Jesús, y en la medida que lo conoce, más lo ama y en la medida que lo ama, solo vive para  servirle.  Así que, la razón de nuestra existencia es  vivir solo para servir a Jesús por amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s