Haz el bien, no mires a quien

Día 191

Efesios 6

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El ser humano ha perdido de vista el orden lógico de prioridad.  La Biblia dice que Dios se encarga de cuidar las aves, los lirios, y por lógica  todos los animales que existen en la tierra.  Él mismo ha dejado reglas de sobrevivencia, pues hay animales que existen para alimentar a otros, y otros para vestir a otros.  Hay animales que su trabajo es servir de mascotas, de guardianes, pero hay animales o aves de rapiña que su trabajo es limpiar la suciedad de la ciudad.   Dios declaro que hay animales que sirven de alimento de los humanos, pero otros le son prohibidos comer. Hay animales que Dios hizo para estar en el bosque, montañas, desierto, ríos, mares, etc.  Pero hay animales que aunque no es su hábitat pueden vivir en los hogares como mascotas, pero nunca fueron hechos para vivir así.

En la actualidad, hay millones de millones de niños alrededor del mundo, pueblos completos, miles de familias, centenares de hombres y mujeres in techo, sin comida, que viven en las calles.  Nosotros los vemos todos los días, escuchamos de sus necesidades a cada momento, frente a nosotros caminan, pero hemos perdido de vista el orden de prioridad establecida por Dios.   En la Biblia encontramos con mucha frecuencia el llamado a amarnos los unos a los otros, a ayudar al prójimo, a servir a los demás,  a extender la mano al necesitado , al pobre, al menesteroso, al mendigo, al extranjero, y a los menos afortunados.

No es que sea malo, pero  no es el orden de prioridad establecido por Dios. Cada cosa tiene su lugar, su espacio, y su dedicación. En la actualidad, hay millones de personas que gastan centenares de dólares, miles de dólares en animales a los cuales Dios ha hecho con capacidad de sobrevivencia y que él mismo se encarga de ellos.  Lo triste y lamentable es que son millones de ser humanos que al mismo tiempo mueren de hambre.  Aquí está el desbalance, muchos no les cuesta gastar dinero, tiempo, y dedicación en sus mascotas pero son tacaños con los humanos, les cuesta dar algo, y cuando dan, dan lo que no les cuesta mucho.

Se dice que en Estados Unidos hay más de 300 millones de mascotas, pero al mismo tiempo hay un 13% de personas en condiciones de pobreza.   Bueno, que no fuera así, pero bien cerca, Haití, es el país más pobre de todo Latino América, y ¿Qué hacemos por ellos?  Bueno, los grandes millonarios gastan fortunas completas en el cuidado de sus mascotas, porque ahora les dan toda la atención veterinaria, alimenticia, higiene, etc.

He dicho todo esto, para hacer un llamado a ser congruentes, ¿Quién es más importante? ¿Quién vale más delante de Dios entre un ser humano o un animal?   No quiero decir con esto, descuidar, abusar, o maltratar a los animales.  Merece el cuidado que los animales necesitan, pero no cuidarlos más que a un ser humano.  Dios envió a Jesús a morir no por los animales, sino por los seres humanos.  Y aunque un homeless o mendigo  vive así por su propia decisión o descuidado, Jesús murió por este, y vale más que el mejor animal del mundo.

Es tiempo que pongamos las cosas en su lugar, hagamos el bien a los humanos, no importa quienes son, solo extiéndale la mano para ayudarlos.   La Biblia dice que por prioridad a los de la familia de la fe, pero en general, debemos ayudar al que necesita sea pobre o rico.  No encuentro en la Biblia que Jesús dedicara el tiempo para cuidar, ayudar a los animales  más que a los humanos.  Encuentro en Mateo 6  que Dios  se encarga de los animales, de los lirios del campo, de toda la naturaleza, y aun de nosotros los humanos.

Efesios 6:8-9  nos invita a hacer el bien, y yo digo no mires a quien, y hacer el bien acá se refiere a personas, pero Dios cuida de los animales.  Está bien, parte de nuestra mayordomía incluye cuidar todo lo que Dios nos ha dado, pero entre ayudar a los humanos y ayudar a los animales, por lógica entendemos que Dios nos pide ayudarnos a los humanos, y eso lo respalda toda la Biblia.     Cuide a sus animales, pero en su debido orden de prioridad. Piense, ¿cuántos niños mueren cada día porque no tienen nada que comer, agua que beber, cama donde dormir, ropa que vestir, zapatos que usar; mientras que millones de mascotas  o animales tienen todo eso y hasta de más?    ¿De quién se agrada más Dios del que cuida un animal o del que ayuda a un necesitado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s