Matrimonio al estilo de Dios

Día 190

Efesios 5

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Ellos tienen más de 26 años de casados, los conozco desde hace 25 años, algunos creen que después de 26 años la galantería se termina, pero no es cierto,  por lo menos en este matrimonio donde él dice lo siguiente: Esta es  la mujer que en primavera, verano, otoño o invierno, me tiene loco! En calor, en frío, en la playa, o en la ciudad; en España, Alemania, Cancún, Dallas, Guatemala o El Salvador vivo por ella, su sonrisa me da vida, me alegra el alma, después de mi salvación es el mejor regalo que Dios me ha hecho!

Hace unos días, vi por televisión un debate  sobre el matrimonio versus lo innecesario  del matrimonio.  Quien defendía el matrimonio como la relación más bella, tierna y completa que Dios ha dejado  es un artista mexicano que antes de creer en Cristo estuvo a punto de separarse de su esposa, pero una vez Cristo fue integrado en la vida de ellos, el matrimonio ha vuelto a ser una alianza, una sociedad y una relación al estilo de Dios.   Por el otro lado estaba el que abogaba porque no hay necesidad del matrimonio, que es mejor la unión libre, y que él había vivido casado, pero que ahora que está separado, el ve que no hay necesidad de casarse pues al vivir ligados por un documento comienzan los pleitos.  La audiencia dio su opinión la cual favoreció al matrimonio. Escuche lo que al final dijo quien decía que no era necesario el matrimonio, “saben, quiero decirles algo, que los diez años que viví casado, son los diez años más felices y hermosos que he vivido en toda mi vida”.

Dios no se equivocó, él es perfecto, y cuando instituyó el matrimonio, sabía que era la mejor alternativa para esta sociedad humana.  El Dios santo desde que pensó en la humanidad planeó bien las cosas, y primero hizo el matrimonio como la institución más sagrada que daría a la familia y a la sociedad identidad, estilo, forma, orden, contentamiento, sentido, y propósito. Unido al matrimonio, Dios especificó las instrucciones para su desenvolvimiento, su desarrollo y su comportamiento.   La clave de todo está en la obediencia del matrimonio a Dios al obedecer o seguir fielmente las instrucciones originales de su Creador.  También, sabedores que el matrimonio se forma de dos personas, de un hombre y una mujer, cada uno debe seguir las instrucciones de comportamiento el uno hacia el otro, y el poder que los une es el amor, la obediencia y el temor a Dios.

Cualquier otro invento del hombre que quiera sustituir al matrimonio al estilo de Dios, o algo que intente reemplazar , igualar,  ignorar, cambiar, modificar, o desfigurar al matrimonio, si no es una relación entre un hombre y una mujer bajo el marco del santo matrimonio instituido por Dios, y oficiado por un agente legalmente reconocido, es solo una expresión de rebeldía. Cualquier otro invento humano es solo un proyecto de la carne que no tiene que ver con derechos legítimos como seres humanos, sino rebeldía impuesta contra las instrucciones originales del Creador, quien es perfecto, que jamás pudo equivocarse al dejar el matrimonio como la manera más perfecta para que el hombre y la mujer sean plenamente felices y realizados.

Ahora bien, no podemos negar la realidad del caos en que se encuentra la sociedad en pleno Siglo XXI.    Las estadísticas dicen que de cada 5 matrimonios, solo uno llega a vivir como Dios lo planeó, porque dos se divorcian en los primeros años de casados, y los otros dos deciden vivir separados y con problemas.   A tal punto, que alguien, en calidad de broma o serio, dijo: “para que ya no hayan divorcios, es mejor no casarse”.  Sin embargo, vivir en unión libre es pecado ante Dios, va en contra de las leyes humanas, no es el ideal de Dios, es puro invento del hombre, es alternativa de la carne, es siempre una acción de rebeldía contra el plan de Dios, contra el matrimonio que el Dios perfecto estableció.

La anarquía humana queriendo hacer valer sus derechos como personas, sin importar los derechos de muchos otros más, pensando egoístamente, sin importar las instrucciones originales de Dios para el matrimonio, ha inventado otras manera de matrimonios para resolver la problemática de la sociedad, sin tomar en cuenta que con ello, están llevando la moral, los valores, las reglas, y la identidad de esta sociedad y de la familia al caos total.  Lo más grave de todo, lo más triste y decepcionante de todo es que aun las autoridades establecidas por Dios han sucumbido ante esta influencia, aceptando sea por interés, concesión, política o algo más, que se realicen esos cambios civiles sin pensar en el mal que le están haciendo a las próximas generaciones, no digamos a las  actuales, y todo por quedar bien con ciertos sectores, en vez de quedar bien que el Dios Santo que los ha puesto en esos lugares.

Termino mi reflexión diciendo dos cosas que en el parecer de San Pablo establece en Efesios 5:21-6:9.   Lo primero es, Dios sigue manteniendo su postura de que el matrimonio en su estilo divino es la mejor alternativa para que un hombre y una mujer alcancen el verdadero significado y sentido de la vida sobre la tierra. El matrimonio que sigue las normas establecidas para cada uno de las dos partes, un hombre y una mujer, es el que vive feliz, satisfecho, realizado y alcanza la plenitud y el significado de lo que es vivir en matrimonio.   El orden, la identidad, la integridad, la moral, la educación, el sentido y el significado de una sociedad se alcanzan cuando está formada de familias que tienen como base matrimonios al estilo de Dios y no al estilo del hombre.

La segunda cosa que deseo resaltar acerca del matrimonio para que se desenvuelva y se desarrolle como Dios lo planeó y que da significado, sentido y satisfacción a quienes lo conforman es el vivir bajo el temor de Dios (Ef. 5:21).    Cuando se ama a Dios por sobre todas las cosas, el esposo amará a su esposa como se ama sí mismo, y es más, la amará más que a su propia vida.   Una esposa que se siente amada, apreciada, tratada, estimada, y valorada como lo que es dentro del matrimonio, le es fácil seguir las instrucciones de Dios dentro del matrimonio y por su gran amor hacia Dios,  ama a su esposo y obedece la dirección que el esposo sabio y temeroso de Dios da a su esposa y a sus hijos.    Un matrimonio donde los dos, hombre y mujer han entendido la razón de su existencia, el propósito de su vida, la función de cada uno dentro del matrimonio, y ambos se esfuerzan en vivir bajo estos parámetros, el matrimonio es seguro, estable, feliz, satisfecho, pleno y realizado.  El matrimonio viene a ser garantía de una sociedad estable, segura, con futuro, y con valores.

Es muy importante, por tanto, que volvamos a creer y defender la institución del matrimonio al estilo de Dios, al descrito en la Biblia, al que nuestros antepasados practicaron, defendieron y enseñaron. Nosotros los cristianos somos los responsables de creer, vivir, defender y enseñar las bases del matrimonio al estilo de Dios.    Si tú tienes duda en que el matrimonio funcione, solo deja que Dios te guie, sométete a las instrucciones de Dios en la Biblia sobre la buena funcionalidad del  matrimonio y comprobaras, que el matrimonio al estilo de Dios, ha sido, es y seguirá siendo  lo mejor, lo perfecto  para la humanidad. Ningún invento  del hombre, producto de la rebeldía humana, del anarquismo mental influenciado por la carne, la falta de fe en Dios, y el dominio del príncipe de este mundo, el diablo; por muy razonable que parezca, podrá reemplazar al matrimonio al estilo de Dios, entre un hombre y una mujer.

Gracias Dios por el matrimonio que tú creaste, entre un hombre y una mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s