¿Cómo fortalecer la fe?

Dr. Luis Gómez Chávez

07-12-15

La fe debe ser entendida en sus diversos usos y significados.  Esta la fe salvadora (Ef. 2:8-9; Ga. 2:16,3:8,24).  Es un regalo de Dios que es desarrollada en la persona por medio del Espíritu Santo únicamente para el momento de su regeneración (Jn. 3:3).  La fe como un sistema de creencias o verdades (Hch. 6:7) “abrazaron la fe” (Hch. 16:5) “Las iglesias se afirmaban en la fe y aumentaba el número cada día” (Ef. 4:13) “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe”.  La fe como don espiritual.  Getz cree que este don no está necesariamente relacionado con madurez espiritual ya que Dios lo da a hombres maduros ((Hch. 6:5) pero también a bebés espirituales (1 Co. 1:4-6; 3:1-3).   La fe diaria o viva del cristiano (1 Co. 13.12-13). La fe es el producto de observar la Palabra de Dios y creer en sus promesas y debe estar integrada con el diario accionar (He.11:1).

La fe es una de las más poderosas palabras en la vida cristiana con solo dos letras.   El NT utiliza la palabra fe  más de 250 veces.   Por ejemplo, “sin fe es imposible agradar a Dios” (He. 11:6)  “Si tuvieses fe como el tamaño de un grano de mostaza podrías trasladar esta montaña” (Mt.17:20). Sin embargo, los discípulos dijeron, “Maestro, auméntanos la fe” (Lc.17:5) que en otras palabras querían decir, refuerza la fe ya que la fe total es dada como parte del  fruto del Espíritu en el momento de creer.  Vivimos la vida cristiana sin tomar en cuenta que tenemos este recurso que no puede ser ejercitado a menos que tengamos una vida de santidad y buena relación con Jesús.

La fe es reforzada en la medida que nos deleitemos en el estudio de la Palabra, en la práctica de la oración y en el servicio cristiano (Sa.37:4-7ª; 27:4; 19:7-10).  a. La Biblia dice que “la fe viene por el oír la Palabra” (Ro. 10:17) que unido a 1 Jn. 5:13-15, fe es la acción de creer en algo o alguien del cual ya se tiene conocimiento.   El creer más el saber es lo que forma la fe que no es más que convicción o confianza en Dios.  De manera que lo que necesitamos hacer es volvernos a la Palabra, leerla, estudiarla, creerla, memorizarla, disfrutarla, obedecerla y enseñarla.  Un cristiano que se disciplina en el estudio diario de la Palabra de Dios fortalece  su fe en Dios.

El mismo pasaje de 1 Juan 5:13-15 enfatiza la necesidad de orar como demostración de la fe en Dios.  Necesitamos creerle a Dios, estar seguro que lo que Dios ha dicho en su palabra es verdad, que las más de 6000 promesas  son verdaderas (He. 11:6), que quien dice esa palabra es real y verdadero.  c. Los cristianos que se involucran en el servicio a Dios tienen más oportunidad de que su fe sea reforzada.  La Biblia nos hacen responsables de vivir para servir  y confirman que en la medida que servimos a Dios nuestra fe es reforzada.   Ro. 12:1-2 se nos exhorta a ofrecer servicio diario a Dios, 1 Co. 4:1-2 dice que todos somos siervos de Cristo y debemos ser fieles (faithful), 1 Co. 15:58 dice que debemos estar firmes y creciendo en la obra sabiendo que vuestro trabajo (servicio) no es en vano.

Teológicamente, Cristo nos compró con su sangre, nos redimió de la esclavitud del pecado. Así que, le pertenecemos (Sal. 24:1) por creación y redención.  Lo interesante es que cuanto más sirvamos más oportunidad tenemos que nuestra fe y dependencia de Dios crezca y se fortaleza.   El servicio nos hace exponer la fe en el terreno de la práctica donde es probada como el oro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s