Mi nuevo andar

Día 189

Efesios 4

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Todas las personas tienen un estilo propio de caminar o andar, pero los  a los cristianos Dios les ha establecido un solo andar que este apegado a la Palabra de Dios, sometido a la guía del Espíritu, saturado del amor de Dios y comprometido plenamente con la misión de Jesús.   En este capítulo, San Pablo enseña sobre cómo debe ser el caminar de todos los hijos de Dios.  Hay unos versículos claves, aunque todo este capítulo y el cinco desarrollan el mismo argumento, este andar es el que ayuda a que la iglesia practique y viva en la unidad del Cuerpo de Cristo.

Todos antes de creer en Jesús teníamos nuestro propio andar, caminar, comportar, conducirse o vivir.  Un andar en la carne, un andar según el mundo, un candar conforme a la naturaleza pecaminosa.  En otras palabras, vivíamos conforme al sistema de este mundo, siguiendo las órdenes del príncipe de este siglo, el diablo.   Las cosas que hacíamos nos parecían normales, pero delante de Dios muy anormales, desagradable, por ser pecaminosas.  Un andar viciado a las cosas de este mundo, a los deseos de la carne, a los deseos de los ojos, pero no agradable a Dios.

2 Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno esta en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí, todas son hechas nuevas”.  A partir de nuestro nuevo nacimiento, el momento en que creímos en Jesús como nuestro Salvador, una nueva naturaleza empezó en nosotros, la naturaleza divina, la espiritual, la que Dios da.   De manera que, bajo esa nueva naturaleza, un nuevo andar se da en cada uno, y las nuevas son todas las cosas: costumbres, palabras, actividades, amistades, hábitos, vestido, horarios, pensamientos, deseos, etc.

A esto se refiere Pablo en el 4:1 “Os ruego que andéis conforme a la vocación con que fuisteis llamados”, 4:17 “Esto, pues, digo y requiero en el Señor, que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente” y el 5:1, 8,15 insiste en ese nuevo andar.  Este es el nuevo andar que Dios ha estipulado para cada cristiano, es el mismo andar, todos debemos andar iguales, sometidos  este nuevo patrón.    Un andar que con seguridad agradará a Dios, ayudará a la iglesia, e impactará al mundo.    La vocación de Dios es que vivamos como un pueblo santo que adore a Dios, que dé a conocer su nombre al mundo, y que como Cuerpo seamos edificados en amor.

Nuestro estilo de vida, nuestra forma de conducirnos o comportarnos debe ser muy diferente al del mundo, que en este caso es representado por los gentiles, pero en Ro. 12:1 “sistema de cosas” refiriéndose al mundo, pero Efesios dice que los que andan conforme al mundo, a la carne, al diablo son enemigos de Dios porque no piensan, sienten, dicen y hacen lo que agrada a Dios.

Mi pregunta en este día es, ¿Cómo está tu andar?  ¿A quién se parece más tu andar, al del mundo o al que Dios nos ha dejado?   Cada vez que piensas, sientes, miras, dices y haces algo que no está permitido en la Palabra, no es coherente con tu nueva identidad en Cristo, entonces te pareces mas al mundo y no a Dios.   Vamos, solo trata de vivir conforme a la Biblia, obedece al Espíritu, haz todo en amor, y no dejes de dar a conocer el amor de Cristo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s