La regla que no falla

Día 185

Gálatas 6

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Hay reglas de la naturaleza que se cumplen sin reparo alguno.  Por ejemplo, todo lo que sube baja.    Y en este capítulo encontramos otra regla,  según sea la siembra así es el fruto que se cosecha.   Esta puede entenderse en dos formas.  Primero, según sea la semilla que siembras de esa misma clase será el fruto.  Por ejemplo, si siembras una semilla de sandilla, la planta que nacerá será de sandilla y dará como fruto sandillas.    No parece difícil entender esta regla.  El texto dice, “todo lo que el hombre sembrare eso cosechara”.  Por el otro lado, está otra perspectiva  donde según  la cantidad que siembres así será la cantidad que cosecharas.   “Si siembras generosamente, generosamente cosecharas”.

Estas son reglas que no fallan, y Pablo busca que los hermanos de Galacia aprendan este principio de la siembre y de la cosecha. Mejor dicho, Pablo anhela que todos nosotros aprendamos este principio, uno que sembremos buenas cosas para cosechar buenas cosas, dos, que sembremos  buenas cosas en gran cantidad para cosechar buenas cosas en gran cantidad.  La decisión es de cada uno, pero lo ideal es que todos atendiéramos este llamado.  El mundo sería diferente, la sociedad sería diferente, el vecindario sería diferente, la iglesia sería diferente, la familia sería diferente, tú serias diferente.

En muy interesante y remunerable el aplicar este principio.   Es interesante porque todos los podemos hacer, desde el más pequeño hasta el más grande.  Es remunerable porque todos pueden reciben según lo que hayan hecho,  además, es fácil hacerlo porque en todo lugar, a toda hora, y con toda persona usted puede hacer estas buenas obras.  Es una regla, es principio y es una inversión que no falla.

¿Qué cosas podemos sembrar y en qué cantidades podemos hacerlo?   En el contexto de Gálatas, es una ofrenda para los hermanos de Jerusalén.  Pablo les invita a ser generosos pues al fin de cuenta, es una inversión en el cielo, pero pone una política, la ayuda debemos darlo siguiendo un orden de prioridad, primero a la familia de la fe, y luego a todos los demás.   Lo que podemos hacer en nuestra siembra para recibir el mismo fruto es honestidad, amistad, alegría, gozo, sinceridad, amor, respeto, lealtad, etc.   Dios quiere que de lo anterior demos en grandes cantidades.  Disposición para servir, ayudar, orar, cuidar, etc.   Podemos orar los unos por los otros, ofrecer ayuda, llamadas telefónicas, visitas, oraciones, regalar algunas cosas…etc.

Regale en este día una sonrisa, un abrazo,  una palabra de ánimo, un saludo cariñoso, una mirada de paz, un buen deseo.   Ayude a cruzar la calle a un anciano (a), ceda el asiento al que está de pie, levante la basura del piso, regrese la cartera que encontró.  Piense en que otras cosas buenas usted puede sembrar para luego ser remunerado con creces.    Esta regla no falla, por favor hágala suya para toda la vida.  Todo lo que siembras, y segun sea la siembra, asi sera la cosecha…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s