El arte de las buenas relaciones

Día 211

1 Ti. 5

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Con frecuencia he escuchado que una de las cosas más difíciles es tratar con personas.  Las razones que dan para tal aseveración es la diversidad de caracteres, temperamentos, costumbres, cultura, gustos, y formas de ser.  Dios ha hecho a todos muy diferentes los unos de los otros, y si a eso le sumamos la diferencia de edad, color, raza, idioma, posición social, preparación académica y nacionalidades. La manera de pensar, sentí y creer muchas veces hace la diferencia, el estado de ánimo, el nivel de madurez espiritual, los planes para su vida, y el estado civil.   Muchas otras cosas hacen diferentes a las personas como la forma de hablar, la estatura, la edad y el grado de disposición que posee.   A veces son cambiantes, inestables, inseguros y exigentes.

¿Tendrá razón las personas que dicen que tratar o trabajar con personas es lo más difícil que hay? Yo siempre he creído que todas son personas, seres humanos, sean pequeños o grandes, no importa el color, el estatus, origen o raza, todos, absolutamente todos son seres humanos con los mismos derechos de ser respetados y tratados como lo que son y lo he practicado.   Recuerdo la primera iglesia donde Dios nos lleva a pastorear, le dije a mi esposa, tú te encargas de trabajar con las mujeres y los niños y yo me encargare de trabajar con los hombres y los jóvenes.  Con todo, yo propuse una filosofía de trato con las personas, un trato de respeto, educación porque lo que yo buscaba era lo mismo hacia mí.   Así que, desde entonces, hasta la fecha, durante más de 26 años, trato a todos con respeto, y educación sin importar quién es la otra persona.

Un maestro que recuerdo con mucho respeto me enseño que de la manera cómo quieres que te traten y te respeten es como tú debes respetar y tratarlos tú.  Él me dijo, trata de usted a todos y eso marcara un límite de respeto.   Sin embargo, es quien me da el máximo ejemplo de cómo aprender a tratar las personas es el apóstol Pablo en 1 Timoteo. Los vv. 1-2 es un comentario que Pablo pone a la cabeza porque es un resumen de lo que hablará en este pasaje. Menciona cuatro clases de personas, con diferentes edades, de ambos sexos y con diferentes niveles de autoridad. Ancianos, jóvenes, ancianas y jovencitas y les recuerda la manera en que habrá de tratarse; como a “padres, madres, hermanos y hermanas”. Estas personas representan a la congregación que Timoteo, el joven pastor debía ministrar. Siendo un pastor joven; debe ser respetuoso, amable, firme y celoso de la Palabra de Dios.

Tratando a las viudas con “‘mucho respeto y honra” (5:3-16) ¿Quién es en verdad una viuda?

Según este pasaje, hay por lo menos 4 clases de viudas, pero solo una es la verdadera; y es la que cumple los requisitos que la Palabra de Dios establece. l) Hay viudas que se denominan viudas pero aun tienen hijos nietos (v.4) 2) Hay viudas que se han quedado solas y esperan solo en Dios (v.5) 3) Hay viudas que se consideran viudas pero viven entregándose a placeres de este mundo (v. 6) 4) Las viudas que aun son muy jóvenes (v.1l-14).  La Biblia da los requisitos para una verdadera viuda: 1) Mayor de 60 años de edad (v.9) 2) Que haya sido esposa de un solo marido (v.9) 3) Que tenga buen testimonio, si ha criado hijos, si ha practicado hospitalidad y ha servido a los demás(v.l0).  4) Ha quedado sola, espera solo en Dios, vive orando y entregada a Dios (v.5), Asique, no todas las que se denominan “viudas” son verdaderas viudas.

¿Cómo deben ser tratadas las verdaderas viudas?  Los parientes que tienen una viuda; sean estos hijos o nietos, y la viuda es su  madre o su abuelita; es responsabilidad de los parientes hacerse cargo de ella, como una recompensa a ella y porque esto es bueno y agradable a Dios (v.4). Pues si los parientes, siendo cristianos; no cuidan de su madre o abuela que se ha quedado sin su esposo; niegan la fe, se comportan peor que un no cristiano (v.8). Además, los creyentes son responsables de mantenerla y hacerla una carga a la iglesia (v. 16). Cuando los parientes son responsables con su propia familia y provee para ella con amor y gratitud; la Iglesia podrá atender perfectamente a las viudas que en verdad lo son.

El consejo de Dios para las mujeres que muy jovencitas se quedan viudas, es que se vuelve a casar. Según los vv.12-13, cuando no se casan, se vuelven ociosas, haraganas, chismosas, andan de casa en casa y hacen pecar a muchas personas más. Asique, la mujer que se queda sola por la muerte de su esposo, tiene la libertad de volverse a casar; mayormente si esta es joven. Y en vez de tener un comportamiento de falsa piedad, se casa, cría hijos, co administra su hogar y no se presta como instrumento del diablo; ni mancha el Evangelio con su mal comportamiento.

Y las viudas que en verdad lo son, deben ser tratadas con mucha honra, respeto y amor. Como jóvenes, y como cristianos es nuestra responsabilidad velar por ellas. Hablémosles como a personas que Dios nos ha dejado para servirles. La iglesia debe atenderlas con responsabilidad, con amor y fidelidad. Debe tener en su presupuesto algo para servir a las viudas. Esto es lo que ensena el Nuevo Testamento.

Tratando a los Ancianos “Elder” ” Episkopos” (5:1-2, 17-20) ” Presbuteros”.

No debemos olvidamos que Timoteo es un joven pastor. Su papel ministerial posiblemente será cuestionado por su juventud. Pablo ya le ha aconsejado ‘”Ninguno tenga de menos tu juventud” y tú no seas la causa para que subestimen tu juventud. Por lo tanto, debes ser ejemplo en todos los aspectos de tu vida. La edad no es la base para ejercer un ministerio pastoral y de tener autoridad para reprender, sino la buena conducta y el comportamiento ejemplar. 1 Ti. 4:1-16 enseña sobre la buena conducta que Timoteo debe practicar. Tal comportamiento le prepara para saber tratar a toda clase de personas, de toda edad, posición y sexo que estén en la congregación. Debe tratarlos con respeto.

A los ancianos y las ancianas de edad “Presbuteros” “Presbuteros” (v.l-2) La referencia que Pablo hace aquí es a personas de edad   No importa si son o no son parientes, conocidos 0 desconocidos, nuestra responsabilidad es tratarlas con mucho respeto. Y Timoteo en la congregación debía “no reprender 0 reganar” sino “exhortarlos o animarlos 0 ayudarlos”. Se debe hacer con el mismo respeto, honra y amor como a nuestros propios padres. A las ancianas como a madres. No con gritos, insultos, con superioridad o prepotencia; sino con humildad y admiración. Leamos Lev. 19:32 y notara’ el respeto que se les ha de tener.

A los ancianos “Elder ”’` Presbuteros” Episkopos” en función de siervos de Dios (v.17-20) No son solo ancianos por edad, sino que son personas sazonadas por el tiempo y la experiencia, por la edad y su madurez espiritual. Además, son personas escogidas por Dios para apacentar la Grey de Dios. Personas, que unidas al pastor se encargan de alimentar, cuidar, edificar y guiar la congregación encomendada por Dios. El trato hacia ellos debe ser con mucho respeto, admiración, y amor. No subestimarlos, no denigrarlos, ni sentirse superiores a él 10s.

A los que gobiernan bien, enseñan y predican la Palabra de Dios; son merecedores de doble honor y respeto. Son hombres santos que Dios ha llamado para servirle y los ha dotado con habilidades  sobrenaturales  para enseñar y predicar y/o presidir. Una de las virtudes que los ancianos deben llenar es que sean aptos para ensenar.  1) Enseñar por medio de su vida ejemplar y espiritual, 2) Enseñar por medio de la habilidad sobrenatural del don de enseñar. Así que, debe haber reconocimiento, gratitud, respeto y admiración por lo que Dios les ha permitido hacer y ser. Estimularles, animarles y respetarles.

Contra un anciano no permitas acusación precipitada (v.19) Muchos acusan a los ancianos de anticuados, pasados de moda, orgullosos, conservadores, y antisociales. A veces es verdad. Otros inventan falsos testimonios para dañarlos. Pablo, no obstante, aconseja a Timoteo poner atención a todo; pero no precipitarse para tomar decisiones, ni  dejarse llevar por cualquier información. Si algo que se dice de un anciano tiene peso, confírmalo con 2 o 3 testigos y siguiendo el proceso de Mt.18:15-22. Si la acusación termina siendo verdad, tal anciano debe ser suspendido de su ministerio por no ser irreprensible; si la falta lo amerita. Con todo, aunque sea cierto, la actitud nuestra según Gálatas  6:1-2 debe ser con “humildad, mansedumbre, considerándote a ti mismo no sea que tu también seas tentado”. Según el v.20, si el anciano, o un cristiano en particular de la iglesia, insiste en seguir pecando; repréndelo públicamente, después del proceso de Mt.18:15-22.

Las buenas relaciones se construyen con  respeto, amor, educación y con carácter.

Anuncios

Hay paz que no es paz

Dr. Luis Gómez Chávez

En 1993 se firmaron los acuerdos de paz en El Salvador entre la Guerrilla y el ejercito; sin embargo, nunca ha habido paz, solo guerra psicológica, verbal, emocional, intencional, abierta.   La paz que el mundo dice que es paz es una utopía, no es verdad, siempre, aunque se firmen acuerdos, convenios, tratos y alianzas, no hay una genuina y honesta relación.   Hoy vemos con claridad lo que sucede en el país que en el 93 se firmaron los acuerdos de paz, que yo sepa, desde ese día, no se ha vivido un día de completa paz, que si es verdad que terminaron los enfrentamientos entre la guerrilla y el ejército, pero una nueva  guerra se propicio, y esta guerra es más cruel y sin valores que la anterior.

El gran error siempre ha sido el mismo, y estoy seguro que seguirá siendo el mismo, el no tomar en cuenta a Dios. Es que la verdadera paz comienza en el alma, en el corazón, comienza en Dios.    El hombre con todo lo que tenga y con lo que sea, y con todo lo que haga por conseguir la paz, si en caso lograra sosegar su alama por un tiempo, lograra que cese la guerra literal, pero en lo profundo del ser de cada uno siempre habrá una lucha que no le dejara tranquilo, y es porque está en enemistad con su propio Creador.  Es por consiguiente que, la paz humana, la paz de este mundo, es muy diferente a la paz que solo Dios puede dar.

Jesús dijo, la paz que yo os doy no es como la paz que el mundo os da.    Sabe, en el tiempo que escribió Pablo, era muy conocida la pax romana, y se refería a que buscaban que el Cesar fuese reconocido como el único rey… Fue un período de relativa calma, durante el cual no hubo que hacer frente ni a guerras civiles del calibre de las del siglo I a. C., ni a grandes conflictos con potencias extranjeras, como en las Guerras Púnicas (siglos III y II a. C.).  Se refiere a un estado de calma donde no hay guerra física, más la guerra interna, la del corazón, la espiritual, siempre estuvo ahí presente.

La paz que el mundo logra llegar a obtener no es la paz que Dios da, la que Jesús promete.  La paz que Dios ofrece se recibe solo por medio de Jesucristo.    El ser humano sin Cristo está en una repeine y declarada enemistad con Dios, la cual no puede ser abolida a menos que se tenga fe en Cristo, y se reciba a él como Salvador y Señor.     Solo por medio de Cristo es que somos reconciliados con Dios por medio de la justificación en Cristo, lo cual nos permite vivir en paz y amistad con Dios.   Lo hermoso de todo esto es que Cristo sigue reconciliando al hombre con Dios, todos los días,  no importa el nivel de enemistad que tenga con Dios.

La verdadera paz es en Dios, está en tener a Cristo en el corazón, esta vivir en obediencia a la Biblia, en hacer lo que Dios desea que haga.   No importa como vivas, lo que estés pasando, lo que estés sintiendo, sea doloroso o triste; deja que la paz de Dios repose en tu vida.

Que cambie todo pero menos tú

Día 210

1 Ti. 4

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

Estamos rodeados por  un gran desorden de sectas falsas, por doctrinas erróneas, actividades demoníacas, fanatismo religioso y una fuerte y atrayente innovación postmodernista.   Lo desafiante es que a nosotros la iglesia se nos demanda ser luz y sal de esta tierra y permanecer firmes como verdaderos siervos de Cristo y como buenos apologistas.  Hoy más nos toca defender la fe cristiana que profesamos. El mundo en que vivimos es cambiante, la sociedad en que nos movemos es materialista y la iglesia a la que pertenecemos está constantemente borbandeada por el mal.  El posmodernismo, sincretismo, la nueva tolerancia, y los pseudos cristianos con una propuesta tolerante de hoy obliga a  que cada cristiano se esfuerce por ser fiel y ejemplo.  Vivir la vida cristiana apegada a la Biblia es la solución.

           Se  debe estar firme y no cambiar aunque se esté  en medio de la oposición (v.1-4)  (gnosticismo).  Timoteo debía ser fiel a la enseñanza que habían recibido de su maestro en medio de la gran tormenta de falsas enseñanzas. Una de las falsas enseñanzas  en ese tiempo era: prohibir casarse y  comer  alimentos creados por Dios. Es un ascetismo extremado porque creían en que todo lo material  era malo  para lo espiritual.  Por esa razón sacrificaban el cuerpo por considerarlo materia y que a Dios le interesaba solo  el corazón.

El prohibir comer alimentos es una práctica farisaica que pretendían ser fieles a la ley de Jehová, pero violaban el aspecto práctico de la vida cristiana.  Dios mismo ya había dicho que los alimentos santificados y en oración y acción de gracias podían comer sin que se cometiera pecado. Se debe estar firme renovando la meta (v.6).  Esto es un asunto de importancia para la vida cristiana.  El versículo dice que haciendo tales cosas  se estará poniendo en guardia y se está funcionando como verdaderos siervos de Jesucristo, ministro de ministrare, minister, minus que es menos que nada.

Firme para rechazar las fábulas (v.7).  Podría referirse a los mitos judíos, leyendas romanas y mitos de viejas (1:4,9; Tito 1:14).  Son profanas porque alejan a las personas de la piedad.   Firmes para ejercitar la piedad (v.7-8).  Este es un ejercicio que se hacía antes de los juegos públicos.  Para los griegos, estos ejercicios de gimnasia tenían muy poco valor porque eran para una temporada corta, el aplauso que recibían duraba poco y todo quedaba sin con un reconocimiento material.   Es por ello que Pablo dice, “el ejercicio, la gimnasia” para poco tiene provecho, en cambio la “piedad” no solo es provechoso para poco, sino que sirve para todo.

¿Qué es piedad según este pasaje?   Es todo lo concerniente a lo que promete la religión cristiana.    Alguien que teme, ama y sirve a Dios; es piadoso, y tiene todas las bendiciones de Dios para la vida acá en la tierra.  Además, tiene asegurada la vida eterna en gloria, “para todo, tiene toda promesa” por la misericordia y gracia de Dios.  ¿Qué relación hay con Prov. 1:7, Ecl. 12:13; Sal. 128; Pro. 31:30?

Firme al mantener una vida ejemplar (v.10-13).  (V.15-16)   La vida ejemplar cubre varias áreas: ejemplo para los mismos creyentes, ejemplo en palabra, “doctrina”, al enseñar solo la verdad.  Aquí palabra se refiere a enseñanza aunque podemos aplicarlo a la manera en que hablamos.  Ejemplo en conducta, comportamiento, vida doméstica y las relaciones públicas.   Ejemplo en el amor hacia Dios, hacia el prójimo y el ministerio.  Ejemplo en espíritu, manera, disposición y motivación con que se hacen las cosas o el ministerio.

Timoteo debe ser ejemplo en fe o fidelidad  (epistei) (faith- faithful).  Significa ser fiel a la doctrina, a las creencias, a las convicciones, al llamado, a la vocación, al ministerio, a Dios, a la iglesia, a la familia, a los vecinos, a los patrones, al trabajo, a los estudios, etc.   Es guardar, preservar y entregar algo con honestidad.  Dios ha encomendado a Timoteo un gran legado por parte de Pablo, y no debe perder nada, más bien, debe mejorarlo.  La fidelidad es lo que Dios pide en todo lo que se hace (1 Co. 4:1-2).

Medios para combatir la apostasía (v.6) enseñar y nutrir  la iglesia con la Palabra de Dios. ¿Cómo mantenernos firmes ante la apostasía? Rechazar las fábulas (v.7), ejercitarse en la piedad (v.7b-11) y no sentirse inferior (v.12).   El v. 6 dice “si esto enseñas a los hermanos serás un buen ministro de Jesucristo”.  ¿Qué debe enseñar?  Todo el consejo de Dios v.4-5 y v. 7-11.  Primero la enseñanza correcta que Dios creó es buena y puede comerse con acción de gracia. Segundo, la necesidad de estar nutridos de la palabra y de la buena doctrina.  En otras palabras, la firmeza de un cristiano se ve en el nutrimento espiritual “alimentación” que tenga en la Palabra y en la práctica de la buena enseñanza y en la suficiente dosis de oración.  Solo quien está cimentado en la sana palabra puede estar firme ante todo.

            Finalmente, el ejemplo debe mostrarlo en pureza y en la lectura lo cual implica primero castidad de cuerpo y mente.  Esto es un requerimiento no solo  para el joven sino para todo creyente, sr puro en todo.  Segundo, demanda leer no solo la Palabra, sino buenos libros, libros que edifiquen, conforten, ayuden.  Otro aspecto es leer y defender; enseñar y explicar con autoridad la Palabra.

Todo puede cambiar en este mundo, pero si Dios no cambia, ni su Palabra, nosotros los hijos de Dios debemos permanecer firmes en la fe, sin dar un paso hacia atrás, hacia el mundo.  El único cambio permitido es el ser transformado cada día para gloria de Dios.

El ser irreprensible es para todos

Día 209

1 Tim. 3

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

Lo normal y típico  en tiempos de la selección de nuevos líderes para el ministerio de las iglesias es el recurrir a los requisitos que presenta Pablo no solo en este libro sino también en Tito.  Y creo que son los dos pasajes más adecuados con referencia a los ancianos y diáconos. No obstante, estoy convencido que el requisito sumatorio “irreprensible” se aplica a todo cristiano este en algún cargo ministerial o no.   Porque si no es visto de esta manera, todo el resto de los miembros de la iglesia podrían asumir que tienen libertad para hacer todo lo que acá se dice que no deben hacer.

Ahora porque es importante que todos los cristianos seamos irreprensibles, entendiéndose irreprensibles como alguien de buen testimonio, y que no da motivos a ser señalado.   Irreprensible no en el sentido de alguien sin pecados, pero si como la meta de que algún día seremos sin pecados.   Es por ello que todo cristiano, tenga cargos o no en su congregación, debe comportarse como hijo de Dios, apegado a la Biblia, sometido al Espíritu, saturados del amor de Dios, y comprometidos con la misión de Jesús.

¿Por qué es importante que todo aquel que tiene un ministerio y aun el que no lo tiene sea irreprensible?  Porque es una virtud necesaria en la vida de un líder: a) 1 Tim.3:2 ´pero es necesario´ b) Tito 1:7 ´porque es necesario´.  c) Es una obligación moral ya que ´es preciso´.   Por que ofrece la meta de todo cristiano: la perfección.   Según  Juan 1:8; Ro. 3:23; Ecle. 7:20  todos somos pecadores, y cuando se nos exige ser irreprensibles no se nos está demandando ´ser perfectos´, pero si ir tras la gran meta de la perfección.  Ser irreprensible quiere decir ´ser una persona sin mancha de pecado delante de Dios y los ojos del mundo´.

a) Es necesario ser irreprensible por el carácter del ministerio al cual hemos sido llamados. Es un ministerio santo, el cual demanda santidad de cada líder.  b) Es necesario ser irreprensible porque el servicio o ministerio que hacemos es para Dios.  Dios demanda de cada uno de los siervos una conducta recta, intachable, santa, que dignifique, exalte y agrade a Dios (1 Ped.1:15-16).   c)  Es necesario ser irreprensible porque Dios es el Dueño de la obra que hacemos. Así que, nuestro ministerio debe ser de altura y de excelencia como Dios se lo merece.  d)  Es necesario ser irreprensible porque somos el blanco de todos los que nos rodean. Esto nos obliga a ser modelo de vida para las generaciones presentes y las venideras.

Lo interesante es que cuando somos irreprensibles: 1) La gente habla de nosotros, la buena reputación origina comentarios y reacciones positivas. 2) La mejor prueba de conducta es el saber cuántos lo comentan.  3) Una vida así influencia en todos los niveles sociales y en todo lugar. 4) Una vida de buen testimonio debe ser la meta primordial de todo cristiano.  Así que, invito a todos a que nos esforcemos porque cada día avancemos hacia la perfección en Cristo, viviendo cada día apartado del mal, no dando motivos a ser señalados.  Cuidemos la mente (pensamiento), el corazón (sentimiento), y la lengua (lo que decimos),  Y si fallamos, no dejemos que pase el día en reconocerlo y confesarlo en el trono de Dios para obtener el perdón.

Sirve a Dios desde el lugar que Él te dio

Día 208

1 Ti. 2

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Este capítulo vierte algunos temas que han dado ocasión a mucho debate.   Descubrir y entender el significado que Dios le dio en su momento, es de suma importancia.   Sin embargo, más importante es someterse a dicho significado en este tiempo postmoderno.   Para descubrir y entender el significado, es muy necesario aplicar los principios hermenéuticos de los cuales, uno de los principales es el principio del contexto.   En seguida dar los pasos del estudio inductivo de la Biblia que son: observación del texto, interpretación del texto, y luego la aplicación.  Esto permitirá que el estudiante haga un adecuado puente de contextualización para saber aplicar el texto a la audiencia actual siendo fiel, justo y leal al significado original que Dios le dio al texto.

Solo mencionare dos de los temas que incitan a iniciar un debate teológico y/o hasta doctrinal.  Primero, en los vv. 8 al 12 sobre si la mujer le es permitida enseñar a los hombres, o predicar. En la actualidad, muchas iglesias han ordenado a mujeres como pastoras, conferencistas, maestras, predicadoras, ancianas, etc.   Antes de llegar a estas ordenaciones, han pasado por grandes discusiones y debates teológicos.   La pregunta es, ¿es pecado que la mujer predique o enseñe a hombres?    Para llegar a descubrir lo que Dios quiso enseñar en este pasaje, es necesario comenzar con saber el contexto posterior y anterior del texto, luego tomar en cuenta el contexto sociológico y cultural de la audiencia.

Una primera conclusión a priori sobre este pasaje es, tomar en cuenta, que todos podemos enseñar y predicar, pero cada uno en el lugar que Dios le ha dejado basados en el orden de autoridad que la Biblia ha establecido.  En ausencia, escasez o incapacidad de la autoridad superior, la mujer puede tomar su lugar con toda libertad.  Si no hay hombres capaces moral, espiritual en una iglesia, pero si hay mujeres, si lo podrán hacer.   Pero teniendo la iglesia hombres capaces espiritual, moral y emocionalmente; no es lo bíblico que la mujer tome su lugar.   Eso sí, cada uno tiene su lugar donde enseñar, predicar y dirigir, y eso es lo más importante que se debe aplicar.

El segundo tema lo encontramos en los vv. 13-15 en cuando la forma en que la mujer se salva.   Si uno lee de corridito los versículos, con facilidad se puede concluir que la mujer se salva teniendo hijos.   Esto arroja una errada doctrina, que la salvación es por obras. Por el otro lado, dejaría a Dios como injusto, porque todas las mujeres que no pueden tener hijos, jamás podrían ser salvas.   Por último, no dice que debe hacer el hombre por ser salvo.    La clave está en leer despacio el pasaje, y dice, que la mujer a pesar de haber sido creada en segundo lugar, pero haber sido la primera en pecar,  tendrá muchos hijos, de entre los cuales nacerá Jesús quien salvara al hombre de la muerte por causa del pecado de Adán y Eva, pero será necesario tener fe en Jesús.    La mujer será salva solo, y únicamente si cree en Jesús independientemente si tiene o no tiene hijos.

Así que, si ya creíste en Jesús como tu Salvador, simplemente, sírvele desde el lugar donde Dios te ha puesto, pues el mejor servicio no es el de enseñar, predicar, o pastorear.  El mejor servicio lo haces desde donde estas si lo haces para Dios y con un corazón limpio.  No te apures, no te afanes, no te molestes, no sufras porque nunca te dan el cargo que deseas, ni te desvivas por llegar a tal puesto para servir a Dios, solo mírate donde estas, y dedícate a servirle fielmente  a Dios, pues ese es el mejor servicio que harás.

El poder de la misericordia de Dios

Día 207

1 Timoteo 1

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

No hay duda alguna que Dios es Grande y Maravilloso, lástima que el mundo no quiere comprobar esta gran verdad.  San Pablo nos cuenta de estas virtudes o atributos de Dios: perdonador y misericordioso.  Lea con mucho cuidado este capítulo, específicamente los vv. 12-20 y  lo descubrirá.  ¿Quién era Pablo, que hacia Pablo y que merecía Pablo? Era perseguidor, blasfemo e injuriador.   Miembro del Sanedrín, fariseo, enemigos declarados de los cristianos, dispuesto a encarcelar a todos, de ser posible arrastrados.

Según el pensamiento de Pablo, lo que él hacía, el perseguir a los cristianos, el hablar mal de los cristianos y del evangelio, y el injuriar en contra de los seguidores de Jesús era cumplimiento de la ley, era algo aceptable, y Dios lo aprobaba.  No obstante, era todo lo opuesto, porque estaba luchando contra Dios mismo, se había vuelto enemigo de Dios, y del plan de Dios.   Realmente, lo que Pablo merecía era que Dios lo castigara de tal manera como él se lo merecía.

Me encanta apreciar la misericordia de Dios en el v.13 después de leer el v.13 donde dice lo que Pablo era, es algo delicado: blasfemo, perseguidor e injuriador, pero luego dice el v. 14 “pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante” en el sentido que lo perdonó.    Eso es misericordia, que mereciendo uno castigo, por amor, Dios decide perdonarnos.  Qué lindo es esto, saber esto es confortante.  Y no solo lo perdonó, sino que lo escogió como instrumento de su gracia, (v.16) “pero para esto fui recibido a misericordia”, para mostrar el amor, la clemencia de Jesús.

Dios no ha cambiado.   Dios sigue mostrando su misericordia, su gracia, su clemencia, su amor y su perdón.    Ningún pecado, ningún pecados le es imposible a Dios perdonarlo, mostrar misericordia y clemencia.  Dios puede perdonar hasta el más vil pecador, todo está en que el pecador reconozca su pecado y la necesidad de creer en  Jesús como su Salvador personal.  Cuando una persona, por muy pecadora que sea, hace eso, la misericordia, el amor, y la gracia de Dios se desborda a torrentes, no hay nada que Dios no pueda perdonar.

Así como Pablo reconoce y agradece  a Dios por el perdón, por la misericordia, y por su amor, y como experimentó la gracia transformadora de Dios; toda persona, no importa su pasado y presente, no importa su condición moral, si cree en Jesús; la experimentará también.  El poder de la misericordia de Dios es más grande que todo.    Pase este mensaje por favor, a quienes aun no lo han experimentado.

Ahora Jesús viene como Juez

Día 205

2 Tes. 1

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

Desde el Antiguo Testamento se comienza a hablar sobre la venida de Jesús primero como un siervo, pero luego como un juez, primero a salvar pero luego a reinar.    El Nuevo Testamento nos habla del nacimiento de Jesús, pero también de su ministerio sobre la tierra antes de ser crucificado y resucitado.    Su ministerio fue caracterizado por humildad, servicio y una búsqueda constante de las personas para ofrecerles salvación y vida eterna.  Jesús mientras caminaba, navegaba y descansaba su vida de siervo era lo más sobresaliente.

Jesús en su primera venida tenía como misión única, dar a conocer al Padre, al Dios eterno, al Dios Creador del universo, al único Dios perdonador, redentor y salvador.   Toda persona que creía en la Palabra de Jesús, de inmediato era transformada, y una nueva naturaleza recibía de Dios, y le era asegurada la entrada al reino de los cielos por la pura gracia de Dios.  En detalle, y paso por paso, cuando una persona escuchaba el mensaje de Jesús, el Espíritu Santo convencía a la persona que era pecadora, que estaba condenado a juicio, pero que en Jesús tenía la oportunidad de ser justificado o declarado libre de culpa.   Cuando la persona reconocía tal condición y necesidad, Dios le da la fe para que crea en Jesús para salvación eterna.   De manera que esta persona era transformada por iniciativa de Dios, por la gracia de Dios, y para la gloria de Dios.

El Jesús según este capítulo 1 de 2 Tes. Vendrá como juez, a juzgar a todos los que no quisieron creer en el (v.6-12).  El texto es claro al decir que Dios es justo y juzgara, castigara con castigo eterno a todo aquel que no solo no quiso creer en Dios sino que se dedico a atribular a los hijos de Dios.   Los vv. 7-9 dicen: “cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder”.   ¿Se da cuenta de lo que Pablo está diciendo?  Esta es la segunda venida de Jesús, quien ahora viene para dar retribución, castigo o el pago que se merece cada persona según haya sido su relación con Dios.

Si su relación con Dios es de Padre a Hijo por haber creído en Jesús como su Salvador, no le preocupe esta venida, más bien alabe a Dios, bendiga su nombre y viva solo para obedecerlo porque Dios lo llevara con él para vivir en su presencia por toda la eternidad, una eternidad de bendición, gozo y felicidad.  Pero si su relación es de creatura a Creador simplemente por no haber creído en Jesús, usted será juzgado, y tendrá que pagar con su vida por causa de su incredulidad y su vida de pecado.   Y Jesús lo retribuirá con el castigo eterno, donde sufrirá eternamente, y estará excluido de la gloria eterna con Jesús.

Mis amados, si conoce a una persona que aun no ha creído en Jesús, ore por él o ella, o búsquelo (a) y hágale saber que necesita creer en Jesús.   Pero hágalo usted ya, porque ahora Jesus quiere salvar a todos y evitar que sean castigados eternamente.