Gracias Señor por mis debilidades

Día 178

2 Corintios 12

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El tema que San Pablo continua discutiendo en el capítulo 12, el cual ya comenzó en el 11 es sobre el vanagloriarse.   Lo interesante que en la primera parte del capítulo da una razón más por la cual él tendría, si se puede decir, derechos para vanagloriarse, pues estuvo en la presencia misma de Dios recibiendo toda la revelación que tendría que escribir. ¿Acaso ha habido persona alguna que haya sido llevado al tercer cielo, estar frente a frente a Jesucristo, recibir toda la revelación, y regresar a la tierra para cumplir esta misión, aparte de Juan? ¿Era Pablo por su pasado, el más indicado humanamente para tan grande privilegio?

Por dicha experiencia, Pablo podría haberse sentido más grande, o superior que los mismos apóstoles, y exaltarse o gloriarse (v.6).   Sin embargo, Dios conociendo la debilidad de los humanos, le permitió un aguijón en la carne, aclara, un mensajero de Satanás que le abofetee para que no se exalte, vanaglorie y se engrandezca más de lo que es permitido (v.7). Los estudiosos dicen que ese aguijón es una enfermedad en los ojos, por la cual, tres veces rogó Pablo a Dios para que lo sanara y no fue sano (v.8).   Ese aguijón se convirtió en  el punto que haría recordar a Pablo, que es débil, que no puede exaltarse, que Dios lo tiene en sus manos, que siempre debe depender de Dios, y que en esa debilidad es lo que dará libertad a que Dios trabaje en su vida con poder.

En otras palabras, basados en el v.9-10, el apóstol de gracias a Dios por sus debilidades.  Y nosotros debemos dar gracias a Dios por nuestras debilidades.  ¿Por qué razón dar gracias a Dios porque somos débiles?    Saber que contamos con Dios en los momentos más débiles o en nuestras debilidades es una gran noticia. Esta buena idea es de Dios, porque en la medida que somos débiles es que reconocemos que necesitamos de Dios y no somos capaces de enaltecernos o vanagloriarnos en la carne.    El ser humano es así, cuando tiene todo, cuando no le hace falta nada, cuando todo le va bien; hasta de Dios se olvida, se siente grande, indispensable, se mofa de su grandeza, de su inteligencia, de su sagacidad, se gloria a sí mismo.  Es por eso que, Dios ha dejado debilidades, limitaciones a los humanos que lo harán reconocer que necesita de los demás, y que solo Dios puede ayudarlo.

¿Cómo es eso que habiendo hecho muchos milagros en otras personas ahora Pablo no puede sanarse de esa enfermedad, el aguijón?   Aunque no lo crea, pero esa es una regla impuesta por Dios, hay cosas que solo Dios las puede hacer.   Las debilidades que tenemos son los aguijones que nos hacen por un lado reconocer nuestra incapacidad, debilidad, e impotencia, y por otro lado, reconocer que solo Dios puede ayudarnos pero que él decide soberanamente cuando y como ayudarnos.  El sabe lo que es mejor para nuestra vida, y si para evitar que nos vanagloriemos, o que sustituyamos a Dios, o menospreciemos a los demás, él ha permitido  ciertos aguijones en nuestra vida, demos gracias a Dios por ellos.

Los aguijones son diferentes, en Pablo fue una enfermedad en sus ojos, en usted no se cual es, pero, véalo así, Dios ha dejado ese aguijón para que todos los días dependa de él, porque en esa debilidad, se perfecciona la gracia y el poder de Dios.  En otras palabras, cuando dejamos  libertad para que Dios actúe en nuestra vida, es que su poder y su gracia se manifiestan sin interrupción.     Así que, alabemos a Dios porque todos los días lo necesitamos, porque sin él, nada podemos hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s