Defiende con convicción lo que crees

Día 176

2 Corintios 10

Dr. Luis A Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Un excelente ejemplo de defender lo que se cree y hacerlo con convicción es el apóstol Pablo.  A él, muchas veces lo señalaron, lo acusaron diciendo que él ni era apóstol ni era enviado de Dios.  Es muy interesante ver como este siervo de Dios defiende no solo su apostolado sino su ministerio  con una fuerte dosis doctrinal y pastoral.   Esto quiere decir que se baso en la Palabra de Dios pero manifestó mucho amor y sabiduría al hacer la defensa.  Lo hizo así porque no olvido la misión encomendada por Jesucristo, por lo tanto, debía poner siempre un toque pedagógico para todas las iglesias de todos los tiempos.

Observe usted mismo sobre lo que la gente sentía, pensaba y decía acerca de Pablo. Por ejemplo 10:2 le señalaban que “andaba conforme a la carne”, decían que era un cobarde (10:10), era un poco arrogante porque se sostenía por su trabajo (10:8,15,11:7), alegaban que no pertenecía al grupo original de los apóstoles (11:5, 12:11,12) y no tenia credenciales para predicar (3:1), por tanto era falso (12:16)  e insinuaban que malversaba los fondos que se le habían confiado (8:20-23).

Sin embargo, es hermoso ver en Pablo no solo determinación, carácter, convicción en sus respuestas sino mucho amor, compasión, y deseo porque estas mismas personas conozcan a Cristo verdaderamente.   En el 10:12 no se compara con otros. En el 10:13 no se gloría. En el 10:14 fue el primero de evangelizar a Corinto, un pionero. En el 10:15 no se mete en la labor de otros,  10:16 en los lugares más allá: es misionero al mundo. En el  10:17 gloríese en el Señor: no en uno mismo, descripción de Pablo. Finalmente  10:18 no es aprobado: uno que se alaba, sino quien Dios alaba.

En este tiempo en el que vivimos se han levantado muchos movimientos y falsos maestros que en vez de buscar al perdido sin Cristo, van de iglesia en iglesia engañando, y robando los feligreses, muchos de los cuales son engañados por falta de convicción y firmeza.  El reto para cada uno de los cristianos es defender con convicción lo que cree y no dejarse engañar por mentirosos que con tal de convencer le ofrecen un evangelio fácil, comercial, y de prosperidad.

San Pablo le escribió a su hijo Timoteo, ten cuidado de ti mismo y de la doctrina.   Hoy se nos dice que tengamos cuidado con lo que vemos y escuchamos.  Cuidemos nuestra fe, nuestra relación con Dios, apliquemos nuestra vida a la Biblia, apeguémonos a ella, sometámonos al Espíritu, saturémonos del amor de Jesús y comprometámonos con la máxima tarea, el dar a conocer a Dios al mundo.   Y cuando vengan los acusadores, si no tiene nada que temer, simplemente defienda su fe, y su relación con Dios pero con convicción, con valor, y con seguridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s