Gracias porque puedo contar contigo

Día  168

2 Co. 1

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Ahora venga conmigo a la ayuda que Pablo esta exhortando que demos en este pasaje. Si Dios nos consuela cuando estamos atribulados, tristes, abrumados, en soledad, casi abandonados, en medio de sufrimientos, pruebas, angustias; es para que nosotros también podamos consolar a aquellos que se encuentran en las mismas circunstancias. La palabra consolación viene de consuelo, y consuelo de Consolador, Paracletos, alguien que está al lado de otra persona para animarlo, fortalecerlo, ayudarlo, consolarlo, y levantarlo. La Biblia dice que Jesús nos dejo al Espíritu Santo como nuestro Consolador, quien se encarga de animarnos cuando estamos tristes y decaídos, ayudarnos cuando estamos pasando pruebas, y guiarnos cuando nos encontramos perdidos.

Cuanto se agradece cuando somos objeto de ayuda, cuando somos fortalecidos, cuando somos escuchados, cuando somos comprendidos, cuando somos tomados en cuenta, cuando alguien se toma la delicadeza de detenerse y preguntarnos como estamos, si nos pasa algo malo, si necesita alguna ayuda, o para ofrecernos su tiempo. Eso es lo que Pablo quiere enfatizar, que así como Dios nos consuela, así como recibimos alguna ayuda de alguien que ni conocemos o de quien conocemos, debemos estar dispuestos a consolar, ayudar, animar y levantar a quien lo necesite, independientemente de quien sea.

Uno de los propósitos por los cuales Dios permite las pruebas es para que aprendamos a depender de él y buscarlo para que nos ayude. Lo otro es que una vez somos consolados, somos responsables y ya estamos capacitados para consolar a quienes lo necesiten. San Pablo habla de aflicciones y tribulaciones porque es lo que está pasando, pero al mismo tiempo es lo que ha experimentado, no solo que Dios lo ha consolado, ayudado, animado, fortalecido, y levantado, sino que él mismo ha aprendido a consolar, ayudar, fortalecer y animar a quienes los necesitan. Otras personas también lo han consolado a él, no solo Dios, sino sus compañeros de ministerio, los nuevos creyentes en cada ciudad, el cariño de sus amigos, y las mismas tribulaciones han contribuido para que Pablo desarrolle más su fe.

Este es el fin, que todos siendo consolados o ayudados por Dios, estemos dispuestos y listos o capacitados para consolar y ayudar a quien lo necesite. Quien le ayudó a usted no necesariamente será ayudado por usted, sino que otra persona le ayudará y usted ayudará a quien no le ha ayudado. Esa es la dinámica y ese es el principio pedagógico, que usted siempre esté dispuesto y apto para ayudar, consolar, animar, fortalecer, escuchar y levantar al caído, al triste y desanimando, al que sufre, al desvalido, al atribulado o confundido. Este es el gran ministerio del amor, ayuda a tu prójimo, y luego tú necesitarás la ayuda de otro prójimo. Este debe ser la cultura no solo de los cristianos, sino de toda la humanidad, el estar siempre pendiente de ayudar al que lo necesita.

Una de las leyes de tránsito de Los Estados Unidos es que debemos siempre brindar ayuda a quien está en el camino por causa de un accidente. Es responsabilidad, es deber y es una obligación que todo conductor detenga su vehículo para preguntar si la persona necesita de alguna ayuda. No todos lo hacen, hoy se requiere prudencia, pero siempre es necesario hacerlo bajo la convicción de la fe. Si ves en tu vecindad, en tu familia, en la iglesia o en el trabajo o en la escuela a una persona que necesite, aunque creas que no lo necesita, aunque esta persona por orgullo no lo acepte, trata de ayudarla. Hay diferentes maneras de ayudarla, tú puede comenzar orando por ella, pero si la ayuda es necesaria de inmediato, acércate y pregúntale, es probable que solo necesite que le escuchen. Recuerda, se prudente, hazlo en el nombre de Dios, y hazlo sin interés o condición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s