Hoy por mí, mañana es por ti

Día 167

1 Co. 16

Dr. Luis A Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Seguramente ya había escuchado antes este popular refrán, y generalmente los refranes o proverbios son una realidad. Este es un tipo de paralelismo antitético corto, donde la segunda parte es lo opuesto a la primera parte. El libro de Proverbios está compuesto casi todo por este estilo literario que integra tres tipos de paralelismos: el análogo o sinónimo, el antitético o antónimo, y el cumulativo o continuativo. Así que, el refrán o dicho, hoy por ti, mañana por mí, está implícito como realidad y verdad en las palabras que Pablo escribe inspirado por Dios en 2 Corintios 1:3-11. Hay otros temas que vinieron a mi mente para reflexionar en los últimos dos capítulos de 1 Corintios, uno “da a Dios lo mejor” que no solo es la ofrenda y el diezmo sino la vida, luego “aprovecha las oportunidades” en este caso para evangelizar, “al Cesar lo que es del Cesar” cuando Pablo da un detalle de cada uno de los que colaboraron en el ministerio con él. Sin embargo, sonó más en mi mente reflexionar sobre la manera como hoy podemos estar ayudando a una persona sin saber que mañana necesitare que otra persona me ayude a mí.

Esta verdad es una ley de la naturaleza, si se quiere ver así. Lo interesante de todo es que el dicho no se aplica estrictamente al deber o la responsabilidad que uno adquiere, el tener que ayudar a la persona que un día me ayudó. El dicho enseña, que tú debes ayudar a toda persona, el prójimo, sea conocido o no, sea familiar o no, sea amigo o no, solo es alguien que hoy te necesita, porque un día tu necesitaras que un buen samaritano, conocido o no, amigo o no, familiar o no te brinde una ayuda. La ayuda puede ser de todo tipo. Recuerdo que en cierta ocasión se nos pincho una llanta del carro en plena autopista. Estacione el carro en la orilla (sholder) de la autopista, puse las luce intermitentes, sacamos las herramientas, y Reynaldo y mi hijo Raúl comenzamos a poner la llanta de repuesto. Tratamos y tratamos pero ni la llanta dañada podíamos sacar, después de un buen tiempo de intentos, de pronto se detuvo un samaritano y trajo con él una herramienta especial y con facilidad y destreza no solo nos quitó la llanta sino que nos ayudó a colocar la de repuesto. ! Qué alivio! Meses después, mientras llenaba el tanque de gasolina a mi carro, frente a mí una señora bastante pasada de peso se enredo en la manguera de una de las pompas de gas y calló sin poderse levantar por sí sola. Yo sin pensarlo dos veces corrí y entre dos la pudimos levantar. Ayer por mí, mañana es por ti.

La lección principal viene de que las iglesias de Galacia y la de Corinto están ayudando a la iglesia de Jerusalén, ellas están sembrando para cosechar, pues hoy es por la iglesia de Jerusalén, mañana puede ser por ellas.  No dejemos pasar ni una tan sola oportunidad para ayudar al prójimo, al vecino, al que está cerca de usted, sea conocido o no, pues es probable que a la vuelta de la esquina usted necesitara la ayuda de alguien más.  Y Gálatas 6:9 dice, y “Principalmente a los de la familia de la fe”, el principio de ayuda también se rige bajo el orden de prioridad aunque el dicho dice “no mires a quien”, lo importante es que lo hagas con y por amor, pero comenzando con los de tu familia.

No olvides, el que siembra generosamente, de esa misma manera cosechara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s