Hagamos lo mismo de Pablo

Día 160

1 Co. 9

Dr. Luis Gómez
Lectura del Nuevo Testamento.

Pablo desarrolla el tema usando la técnica de la mayéutica, preguntas retoricas, preguntas y respuestas.  Lo hace así para que al final muestre lo que él ha hecho con tal de cumplir la comisión que le había sido encomendada.  El mismo pasaje nos muestra la clase de persona que es Pablo en relación al evangelio y la profunda pasión que tiene hacia la tarea de llevar el evangelio hasta el final de la tierra y que siempre aprovechó hasta la más mínima oportunidad para anunciarlo.

El apóstol había entendido claramente que su existencia solo tenía una razón y un objetivo, existía para honrar a Dios y su objetivo era cumplir la comisión que le había sido encomendada.  Esto lo podemos ver en el v. 16   y para lograr eso, él trabajaba haciendo tiendas de campaña, y con eso se sostenía en los viajes misioneros, procuraba no ser carga a los hermanos; pues el anunciar el evangelio es su máxima obligación y pasión.    Es por ello que él ha anunciado el evangelio de buena voluntad y sin esperar ser recompensado, su gloria, satisfacción y su premio son las personas que se entregan a Cristo, que son alcanzadas por el amor de Dios.

Se adaptó a cada condición para poder llegar a las personas.   Y esto lo hace (v.23) para hacerse coparticipe de Cristo.   Pues el evangelio es de Cristo, el Evangelio es Cristo mismo, y al anunciar que solo en Cristo hay Salvación nos volvemos participes de Cristo.    Es que la tarea de predicar el evangelio es parte de la vida cristiana, y ha de tomarse en serio como una carrera donde todos quieren llegar a la meta, pero uno solo se lleva el premio, de manera que Pablo corre voluntaria  y esforzadamente para llegar y no ser descalificado.

Nuestra tarea es predicar el evangelio, su tarea es la misma que tenia Pablo.  ¿Está aprovechando toda oportunidad para dar  a conocer el evangelio?  No importa como lo traten, si lo acusan o lo señalas, su tarea es dar a conocer el evangelio.  Vamos, usted tiene oportunidad, tiene conocidos que no son cristianos, también tiene familiares, y aun vecinos que necesitan de Cristo.

¿Qué le parece si se anima a predicar el evangelio a una persona por día? Si lo hace de buena voluntad recompensa tendrá, si lo hace de mala voluntad, la tarea siempre es suya, la comisión le ha sido entregada.  En fin, sin deseos o con deseos somos responsables de anunciar el evangelio.   ¡Vamos anímese, pues al fin de cuenta, somos responsables de esto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s