Tu libertad no es libertad

Día 149
Romanos 14
Dr. Luis A Gómez
Lectura del Nuevo Testamento

Con mucha frecuencia pecamos por “inseguridad”, “duda” y “dilema interno” sobre si hacer algo o no por no estar seguro si eso es pecado o no. ¿Por qué se da esto? ¿Será inmadurez espiritual o falta de información en la Biblia? Tener dudas o sentir un dilema interno no siempre es por falta de madurez, más bien es falta de convicción o de información sobre lo que dice la Biblia.

El problema es más agudo al saber que la Biblia no ofrece ni prohibiciones ni permisiones para muchas cosas. ¿Cómo saber lo que es correcto para Dios, la fe y la Palabra? Es aquí donde cada cristiano debe saber usar la libertad cristiana basado en las convicciones profundas que la Biblia enseña.

Por ejemplo, ¿Qué dice la Biblia sobre la acción de fumar, ir al cine, jugar naipe, usar cosméticos, tomar ciertas bebidas, ir al baile, jugar lotería, participar de ciertos deportes? No hay no prohibiciones ni permisiones. En otras palabras, la Biblia ni las autoriza ni las prohíbe. Esto es lo que se llama, asuntos dudosos, de las cuales abunda en la Biblia.

¿Cómo resolver este problema? Practicando la correcta enseñanza sobre la libertad cristiana y sus limitaciones. Debemos practicar la libertad cristiana para el bien del prójimo, para nuestro crecimiento espiritual y para agradar a Dios.

Es necesario reconocer que en una iglesia siempre habrán ´débiles espirituales’ y “fuertes espirituales” lo cual no tiene que ver con inferioridad ni con superioridad sino que con el nivel espiritual y de convicciones que tienen basados en la Palabra y en la relación con Dios. Esto se da por algunas razones: por falta de conocimiento de Dios y la Palabra, por el poco tiempo de vida cristiana y por el poco compromiso con la fe. Ninguno, ni el débil o el fuerte es más pecador o menos pecador ya que ambos están expuestos al pecado.

El débil en la fe le falta equilibrio o capacidad para discernir entre lo esencial de la fe cristiana. El fuerte en la fe es más sólido, maduro y capacitado para tratar este tema. La orden es “recibir al débil en la fe” en el vínculo de la comunión cristiana para disfrutar la unidad, amistad y la relación cristiana. Cuando estén juntos no discutan sobre temas dudosos.

Por un lado, el “fuerte espiritualmente” cree que todo se puede comer y no se peca si no se guarda algún día especial. Sin embargo, en el momento de discutir sobre el tema, critica o juzgan a quienes lo hacen, están pecando. Por el otro lado, el “débil en la fe” cree que el no comer ciertas cosas y el no guardar los días especiales es pecado. El pecado no está en creer y practicar sino en menospreciar al que no lo cree y no lo hace.

Resumen: Ambos deben tratarse como hijos de Dios y hermanos porque por ambos murió Jesús y pertenecen a Dios. Dios puede hacer que ambos permanezcan firmes pues los dos están sostenidos por Dios. Nadie tiene autorización para juzgar a su hermano. La solución primera es aceptarse mutuamente con amor.

El hombre es feliz cuya conciencia está limpia. Cuando alguien hace algo en contra de su conciencia no puede estar en paz y tranquilidad. La fe y el amor son la convicción y el factor más importante para la expresión de la libertad cristiana que logra glorificar a Dios.

Cuando se desobedece los mandamientos de Dios se comete pecado. Cuando no se toma en cuenta las prohibiciones en la Biblia se comete pecado. Pero cuando se hacen cosas dudando, también se comete pecado contra Dios, porque la fe no duda y sin fe es imposible agradar a Dios y lo que se hace sin fe es pecado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s