Solo una cosa pide Dios de sus hijos

Dia 155
1 Co. 4
Dr. Luis Gómez
Lectura del Nuevo Testamento.

Definitivamente, lo que Dios nos ha dado es mucho, comenzando con la salvación que es lo más importante. Pero además, él nos ha dado talentos naturales y dones espirituales. Después de nuestra conversión, él mismo se ha comprometido cuidarnos, guiarnos, proveernos todo lo que necesitemos. Nos da el sol para cada día, la lluvia en cada estación, el aire que respiramos, la vida, la salud, la familia, el trabajo, la comida. También nos ha hecho parte de su nuevo pueblo, la Iglesia. Todo lo que somos y tenemos se lo debemos a la generosidad de Dios.

Hay solo una cosa que Dios pide de nosotros, y los vv.1-2 lo expresan claramente. Antes debo mencionar sobre la posición normal del ser humano. Generalmente, los humanos vivimos como que si somos dueños de la vida y de todo lo que hay en este mundo. Tal es así, que hacemos y deshacemos las cosas sin dar cuenta a nadie, tomamos decisiones sobre nuestra vida sin pensar que esta no nos pertenece. Esta perspectiva de la vida y de las cosas no solo la tienen los no creyentes, pues también nosotros los hijos de Dios pensamos y actuamos así. Es necesario poner atención a la verdad revelada en estos dos versículos.

El Salmo 124:1 dice “De Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en el habitan”. ¿De qué somos dueños? De nada. El Salmo 100 dice que “Dios nos hizo y no nosotros a nosotros mismos, pueblo suyo somos”. Col. 1:16-18 dice que todo fue hecho por Cristo y que nosotros subsistimos en él y para él, por ende, somos propiedad de él. Finalmente, 1 Pe. 2:9-10 dice que somos su pueblo adquirido por la sangre de Cristo. La Biblia en ingles dice que “pertenecemos a Dios” que él es nuestro dueño. Así que, si Dios nos hizo, si Dios nos redimió, y sin él nada podemos vivir, ¿de qué somos dueños nosotros?

1 Co. 4:1-2 declara llanamente que somos mayordomos, administradores de todo lo que él nos ha dado, de lo que somos, de lo que tenemos, y nosotros no somos dueños de nada. Dios nos ha confiado muchas cosas, la vida, los talentos, los dones, la familia, el dinero, la salud, etc, pero sobre todo, nos ha dejado en la tierra como sus representantes, portavoces del evangelio, y somos responsables de darlo a conocer. Finalmente, de lo único que somos dueños es de la responsabilidad de ser fieles a Dios.

Esto es lo que Dios pide de nosotros, fidelidad, que seamos fieles administradores de todo lo que él nos ha dado. Es por ello que la perspectiva arrogante, soberbia, ignorante o inocente de los humanos al pretender que son dueños de la vida y de todo lo que hay en esta tierra es un error, pues nada se lleva cuando se muere. Dios invita a sus hijos a serle fiel en todo. ¿Hay algo en lo cual le está costando ser fiel a Dios? Hoy con fe, diga a Dios que le ayude en su debilidad para ser un poco más fiel cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s