Efectos de la doble personalidad

Día 181

Gálatas 2

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

La reflexión de hace unod días se trato sobre el tema “doble identidad” donde aclaré que podía verse de dos puntos de vista, uno negativo realista y el otro positivo realista e idealista. Hoy basados en Gálatas 2, el apóstol Pablo trata el punto de vista negativo realista, y lo llama por su nombre, hipocresía (v.13).  Quiero detenerme ahora en los efectos que se dan cuando se tiene este tipo de actitud o práctica. La Wikipedia dice: la hipocresía es la actitud constante o esporádica de fingir creencias, opiniones, virtudes,  sentimientos,  o estándares que no se tienen o no se siguen. La persona hipócrita finge cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tiene o experimenta. La hipocresía en si es un tipo de mentira o pantalla de reputación.  La hipocresía puede venir del deseo de esconder de los demás motivos reales, o sentimientos. La hipocresía no es simplemente la inconsistencia entre aquello que se defiende y aquello que se hace.

Según la etimología de la palabra hipocresía, de nuevo esto es lo que dice la Wikipedia: proviene del latín tardío hypocrisis y del griego ὑπόκρισις (hypokrisis), que significan “actuar”, “fingir” o “una respuesta”. También se puede entender como viniendo del griego hypo que significa “máscara” y crytes que significa “respuesta” y por lo que la palabra significaria “responder con máscaras”.  La palabra “hipócrita” proviene del griego ὑποκρίτης (hypokrites), cuyo verbo asociado es υποκρίνομαι (hypokrinomai), es decir, “tomo parte”.  Entonces, la idea concreta del uso de la palabra es para referirse a una persona que se coloca una máscara para  fingir, mentir o aparentar lo que no es.  Quiere decir que cuando Pablo utiliza esta palabra en Ga. 2:13 sabe por qué razón la está usando y el significado que le da.

Es el apóstol Pablo quien dice ‘hipócritas” a Pedro, y a quienes se unieron  para tener dos tipos de actuaciones, acomodándose a cada una de las situaciones como el camaleón.  Observe de cerca el texto.  Pablo viene contando lo que ha sido de su vidas desde que Dios lo detuvo yendo a Damasco, desde el capitulo uno hasta llegar al 2:11 donde decide confrontar a Pedro porque no soportaba ya la hipocresía con que estaba actuando y que estaba arrastrando a mucho otros, entre ellos a Bernabé.   Esto es lo peligroso, no solo porque es pecado ser hipócrita y que desagrada a Dios  sino que denigra el evangelio y confunde a los que lo escuchan.    Cuando se reunió con Pedro en Antioquia, lo resistió (confrontó) cara a cara, pero en este caso, por los efectos negativos que ya estaba causando, lo hizo frente a todos, que en este caso, son los discípulos o apóstoles que con ellos estaban.

Confronta la actitud incorrecta que Pedro y otros habían tomado, “comía con los gentiles cuando estaba con ellos, pero al estar con los judíos se apartaba de los gentiles y los obligaba a circuncidar como condición para ser salvos” (v.12, 14).   Primera palabra que usa Pablo para describir la mala actitud de Pedro, v.13 en su “simulación”, otros se unían a él, aun Bernabé fue arrastrado  por la hipocresía de ellos.

El efecto más grave no es simplemente que Pedro lo hacía para cuidarse de no ser linchado por los judíos, sino que muchos otros estaban creyendo lo que de fondo se estaba enseñando, que “para que un gentil fuera salvo debía circuncidarse según la ley”. Pablo les dice claramente que esto es una mala enseñanza  que estaban promoviendo ya que va en contra de la Biblia, la cual enseña que la salvación es por fe, por gracia, y que el hombre solo puede ser justificado por la fe en Jesucristo y no por obedecer la ley (v.16-19).  Hacer y enseñar esto es hacer nula la obra de Jesús. Creer que la salvación es por obra es decir que en balde murió Jesús en la cruz (v.21), es una gran mentira, una falsa enseñanza.

Se da cuenta porque Dios desaprueba la hipocresía, o el tener doble cara, doble imagen, doble ánimo, doble identidad, no solo porque es pecado sino por los efectos son desastrosos. Mucha gente es engañada, el evangelio es denigrado, y Dios no es agradado.  Pensándolo bien, ser hipócrita es ser mentiroso, es engañarse a uno mismo, es un problema de inseguridad, es problema de auto estima, y todo esto es pecado.   Aparentar lo que no se es, no decir la verdad de lo que se es, el actuar de una manera frente a alguien y de otra manera frente a otra persona, es engaño.  El fingir, el simular, es falta de honestidad, sinceridad, el no decir la verdad cuando la siente y debe decir, sonreír cuando no lo desea, el decir es un gusto saludarlo cuando no es verdad,  el cantar a la fuerza, todo esto es un lenguaje de la misma fuente. Todo esto trae efectos dañinos porque tarde o temprano alguien descubrirá la verdadera identidad.

Nosotros los hijos de Dios tenemos la nueva identidad, somos hijos de Dios, y como tal, debemos actuar, vivir, pensar y sentir basados o regidos a esa identidad en Cristo, somos nuevas criaturas (Ef. 4:1-2,17, 5:1,8,15).   Ser honestos es decir la verdad siempre, aunque duela, pero se debe decir con sabiduría y cuidado.  Somos hijos de luz, hijos de Dios, y debemos amar como Cristo nos amo, obedecer la Palabra como Cristo la obedeció, obedecer al Espíritu como Cristo nos lo ordenó, y cumplir la tarea que Jesús nos dejo.

Hacer esto, sentir esto y pensar esto, esa es nuestra única identidad en todo lugar. Son los efectos los que preocupan, pues del pecado, Dios se encarga de juzgarlo.   Sin embargo, que un hijo de Dios  tenga doble personalidad afecta no solo a unos, sino a muchos, y por esos efectos, también se encargará Dios.  Aunque de inmediato, él se encarga de confrontarnos. ¿Cómo pudo sentirse  Pedro al ser confrontado por Pablo frente a sus compañeros?   Eso es poco, comparado con la cuenta que nos pedirá Dios si es que nosotros actuamos con doble personalidad. Simplemente,  vivamos como hijos de Dios.

Anuncios

Solo hay un Evangelio, no mas

Día 180

Gálatas 1

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

A lo largo y ancho de la historia de la Iglesia han surgido hombres y mujeres, movimientos y organizaciones presentando pseudos evangelios, otros evangelios diferentes al que Jesús nos dejo y que los apóstoles ensenaron por revelación de Dios.    Producto de ello es que al estudiar la historia de la Iglesia se registra muchos concilios y que cada uno obedecía a la discusión y debato de un tema teológico puesto en duda o una persona o movimiento que atentaba contra las doctrinas bíblicas ensenadas por nuestro Señor Jesucristo y los apóstoles en el primer siglo después de Cristo.  Toda persona, movimiento u organización que presenta un evangelio sin Jesucristo, ese es un falso evangelio, por lo cual debe ser rechazado. Toda persona, movimiento u organización que ensena lo que Jesús no ensenó, que hace mal uso de la Palabra de Dios y que es tolerante con las ideas minoritarias  y liberales del posmodernismo, eso es un falso evangelio.

San Pablo es muy claro al decir que si viene una persona, un ángel, y aun un apóstol enseñando un evangelio diferente al que está plasmado en la Santa Biblia, el tal es anatema, maldito, no debe ser escuchado, atendido, recibido y menos obedecido; más bien, debe ser confrontado y rechazado.   Lo triste de nuestro tiempo es que no solo hay un movimiento, una persona o una estructura u organización sino muchas que están violando la pureza de la Palabra, que están ensenando lo que Jesús no enseno, y están promoviendo leyes, reglas, practicas que son sacrilegios delante de Dios.

El corazón de Dios está muy triste en este día por varias razones.  Una por la insensatez de muchos gobernantes del mundo que con tal de mantenerse en el poder  y congraciarse con minoritas que presionan; están cambiando las leyes sin importar que con ello estén violando el derecho de las mayorías, los valores, los principios y normas que sostienen la moral de una sociedad.    Segunda razón por la que esta triste es por la pasividad de su Iglesia y la comodidad al vivir el evangelio de manera superficial.   No estamos ni reaccionando, ni viviendo, mucho menos defendiendo lo que creemos, el evangelio que hemos recibido, simplemente estamos callados.

Así que no solo los falsos están mal al enseñar y promover un evangelio falso, sino también nosotros los cristianos, los que decimos tener el verdadero evangelio al no apegarnos a la Palabra de Dios y defenderlo ante toda asechanza del diablo.    Reconozco que nosotros los pastores estamos demasiado cómodos y somos cobardes ante los ataques del enemigo, pero también al no enseñar a la iglesia a ser valiente, firme, y defender lo que hemos recibido de Dios y que lo creemos.

Hay un solo evangelio, toda la Biblia es el evangelio, todo lo que Dios ha revelado es la verdad, esta debemos obedecerla, vivirla, y ensenarla aunque nos cueste la vida.  Por nada debemos dar un paso atrás, solo para delante, puesto los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe.

¿Cómo está tu fe?

Día 179
2 Corintios 13
Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

La fe no solo es el conjunto de creencias, verdad teológica, y convicción profunda guiada por el Espíritu; sino que es el fruto del Espíritu que nos capacita para creer en Dios todos los días y vivir de acuerdo a su Palabra y su voluntad. Algunos se refieren a la fe para identificarse con todo lo que incluye la vida cristiana y si es así, es justo tomar el sentido del v. 5 donde Pablo hace una exhortación a evaluar la fe de cada uno.

En otras palabras, es válido decir, ¿Cómo está su fe? Porque es lo mismo que decir, ¿Cómo está su vida cristiana o su vida espiritual? Lo interesante es que los únicos que pueden evaluar justamente la fe o la vida cristiana es Dios y uno mismo, eso es lo que dice el v. 5b “Probaos a vosotros mismos”. Dios se basa en sus propios atributos para evaluar nuestra vida cristiana o la manera como vivimos la fe, basándose en su misma Palabra la cual es conocida por nosotros mismos. Nosotros mismos podemos evaluar la clase de vida cristiana que llevamos en base al estilo de vida que tenemos, también basados a nuestra obediencia a la Palabra y al Espíritu.

Ese es el llamado que Pablo, bueno es una exhortación que el apóstol hace a cada uno de los hijos de Dios a que nos preocupemos por la clase de fe, la clase de vida, que todos llevamos. La palabra “examinaos o probaos” tiene que ver con hacer una evaluación exhaustiva, en detalle, con mucho cuidado, del estilo de vida que estamos teniendo delante de Dios y delante del mundo. Quiero agregar mi hipótesis, que el estilo de vida, la fe cristiana de cada hijo de Dios debe estar basada en cuatro pilares o fundamento: apegados a la Palabra, sometidos al Espíritu, saturados del amor de Dios y comprometidos a la misión de Jesús.

Estoy seguro que si cada cristiano y cada iglesia se percata o tiene cuidado de mantener un estilo de vida con estos cuatro paradigmas, la iglesia será tan fuerte que podrá hacerle frente a esta sociedad liberal, a estos gobiernos liberales que con facilidad venden los valores, principios y absolutos al mejor postor tal como Esaú vendió su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas. Hoy es tiempo, apremiante que vivamos y defendamos la fe, las convicciones, y las creencias basados en la Palabra ante la erosión desilusionada de los valores espirituales.

Vamos, defendamos la fe y los valores, vivamos apegados a la Palabra dispuestos a dar nuestra vida en pago. La iglesia no debe bajar la frente, sino que con valor, porque Dios está con nosotros, defender lo que creemos…

Gracias Señor por mis debilidades

Día 178

2 Corintios 12

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El tema que San Pablo continua discutiendo en el capítulo 12, el cual ya comenzó en el 11 es sobre el vanagloriarse.   Lo interesante que en la primera parte del capítulo da una razón más por la cual él tendría, si se puede decir, derechos para vanagloriarse, pues estuvo en la presencia misma de Dios recibiendo toda la revelación que tendría que escribir. ¿Acaso ha habido persona alguna que haya sido llevado al tercer cielo, estar frente a frente a Jesucristo, recibir toda la revelación, y regresar a la tierra para cumplir esta misión, aparte de Juan? ¿Era Pablo por su pasado, el más indicado humanamente para tan grande privilegio?

Por dicha experiencia, Pablo podría haberse sentido más grande, o superior que los mismos apóstoles, y exaltarse o gloriarse (v.6).   Sin embargo, Dios conociendo la debilidad de los humanos, le permitió un aguijón en la carne, aclara, un mensajero de Satanás que le abofetee para que no se exalte, vanaglorie y se engrandezca más de lo que es permitido (v.7). Los estudiosos dicen que ese aguijón es una enfermedad en los ojos, por la cual, tres veces rogó Pablo a Dios para que lo sanara y no fue sano (v.8).   Ese aguijón se convirtió en  el punto que haría recordar a Pablo, que es débil, que no puede exaltarse, que Dios lo tiene en sus manos, que siempre debe depender de Dios, y que en esa debilidad es lo que dará libertad a que Dios trabaje en su vida con poder.

En otras palabras, basados en el v.9-10, el apóstol de gracias a Dios por sus debilidades.  Y nosotros debemos dar gracias a Dios por nuestras debilidades.  ¿Por qué razón dar gracias a Dios porque somos débiles?    Saber que contamos con Dios en los momentos más débiles o en nuestras debilidades es una gran noticia. Esta buena idea es de Dios, porque en la medida que somos débiles es que reconocemos que necesitamos de Dios y no somos capaces de enaltecernos o vanagloriarnos en la carne.    El ser humano es así, cuando tiene todo, cuando no le hace falta nada, cuando todo le va bien; hasta de Dios se olvida, se siente grande, indispensable, se mofa de su grandeza, de su inteligencia, de su sagacidad, se gloria a sí mismo.  Es por eso que, Dios ha dejado debilidades, limitaciones a los humanos que lo harán reconocer que necesita de los demás, y que solo Dios puede ayudarlo.

¿Cómo es eso que habiendo hecho muchos milagros en otras personas ahora Pablo no puede sanarse de esa enfermedad, el aguijón?   Aunque no lo crea, pero esa es una regla impuesta por Dios, hay cosas que solo Dios las puede hacer.   Las debilidades que tenemos son los aguijones que nos hacen por un lado reconocer nuestra incapacidad, debilidad, e impotencia, y por otro lado, reconocer que solo Dios puede ayudarnos pero que él decide soberanamente cuando y como ayudarnos.  El sabe lo que es mejor para nuestra vida, y si para evitar que nos vanagloriemos, o que sustituyamos a Dios, o menospreciemos a los demás, él ha permitido  ciertos aguijones en nuestra vida, demos gracias a Dios por ellos.

Los aguijones son diferentes, en Pablo fue una enfermedad en sus ojos, en usted no se cual es, pero, véalo así, Dios ha dejado ese aguijón para que todos los días dependa de él, porque en esa debilidad, se perfecciona la gracia y el poder de Dios.  En otras palabras, cuando dejamos  libertad para que Dios actúe en nuestra vida, es que su poder y su gracia se manifiestan sin interrupción.     Así que, alabemos a Dios porque todos los días lo necesitamos, porque sin él, nada podemos hacer.

Cuidado, de eso todos podemos padecer.

Día 177

2 Corintios 11

Dr. Luis A Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

La verdad es que si hay una persona que podría tener suficientes bases para sentirse grande, superior, y tener suficientes motivos de grandeza hasta la soberbia es el apóstol Pablo. La lista de eventos, cosas y pruebas que él tuvo que pasar para cumplir la misión encomendada por Jesús es inigualable, y es probable que ningún de nosotros en este tiempo estaría dispuesto a soportar y mantener al mismo tiempo un espíritu de humildad y no sentirse importante.

La lealtad de Pablo a Dios y al ministerio a pesar de los sufrimientos que experimentó (v.16-33),  no le subieron los humos de grandeza como lo hacen los falsos.  Los versículos 16-22 describen el espíritu aventurero de Pablo al realizar sus viajes vía marítima, era peligros por muchos ladrones. Y en los vv. 23-33 hace una lista de sufrimientos, ¿Quién de los falsos apóstoles de ese tiempo y de los de hoy podría soportar tanto sufrimiento sin negar la fe en Cristo o renunciar al ministerio?

Cuando se ama y se está convencido del llamado y de la misión; se está dispuesto a pagar el precio no importando lo alto que este sea.   San Pablo, convencido del llamado de Dios, agradecido por el amor de Dios, con seguridad y disposición sufre lo que sea con tal de cumplir la tarea que Dios le había designado.  La prueba de su apostolado es que aguantó todo clase de sufrimiento sin abandonar su misión. Él siempre mantuvo convicción, disposición y fervor y no abusó para volverse soberbio, orgulloso, grande, superior, sino que mantuvo su mismo espíritu de ser siervo de Jesús y con plena disposición de vivir solo para él.

Cuando nos envanecemos por los intereses personales, cuando el ego, la ambición, la avaricia, y las ansias de poder o fama es lo que motiva el espíritu de grandeza y superioridad; esa gloria y ese pudor es pecado, desagrada a Dios, ofende y mancha el evangelio.   Y lo tremendo es que de ese mal todos podemos padecer en menor o mayor grado.  Es un mal por la naturaleza pecaminosa que está en nosotros, y que solo puede ser controlada por el Espíritu Santo, lo cual implica someternos a él.

Es por lo dicho arriba,  que debemos tener cuidado con la soberbia, el orgullo, el sentirse mejor o superior que los demás, el vanagloriarse a uno mismo, el sentirse triste porque no lo reconocen o lo aplaudan, eso es pecado.   Si en algún momento ha sentido o se ha sentido mejor o superior que otra persona, pida perdón a Dios, porque eso es señal de soberbia y vanagloria.

 

Mi socorro viene de lo alto

Dr. Luis Gómez Chávez

06-28-15

Fue el rey David quien expresó estas palabras guiado por el Espíritu.   Hay personas que han usado la frase cambiando la parte final, “Mi socorro viene del Norte”.    Lo que se está diciendo es que la confianza esta puesta en lo que viene de Estados Unidos, pero cuando David dijo que su ayuda viene de lo alto se refirió a la ayuda que viene de Dios.  Lo interesante es pensar en el contexto cuando David lo dijo estaba solo o en apuros, o en necesidad, un contexto donde solo Dios podía ayudarlo.

Todos hemos pasado por esos desiertos áridos,  valles de muerte, montañas oscuras, tiempos de sequia, de tristeza, de abandono, de desolación, de desilusión, de necesidad, de angustia, y de mucha soledad.   Ya hemos pasado momentos de inseguridad, incertidumbre, donde las fuerzas se nos han acabado, donde el túnel parece nunca tener final, y la noche no tener un amanecer, donde todos parecen que se han ido.  Y como el ciervo brama por las aguas, así clamó nuestra alma a Dios, con gritos de angustia, rogando la ayuda  oportuna y de Dios recibimos la fuerza, la fortaleza, la dirección, las palabras dulces, y todo lo que realmente necesitamos.

Esta es parte de la realidad de la vida humana, pasar por tiempos de mucha necesidad.   Pero gracias a Dios, nosotros los cristianos contamos con la promesa de Dios, quien nos ha dicho que estará con nosotros todos los días, en medio de toda circunstancia, como el Buen Pastor.  Gracias papito lindo por habernos  dejado no solo  esa bella promesa, sino que con seguridad estar con nosotros todos los días de nuestra vida.   Si, tú nos prometiste tu presencia, tu ayuda, tu fortaleza, tu soporte, tu guía, tu amor.

Es por eso que José prospero en todo, porque Dios estaba con él.   Josué prosperó en todo lo que él hacia porque Dios lo bendecía, y claro, Josué siempre se mantuvo sometido a su Palabra, y Dios le cumplió, lo ayudo en todo, y ni un tan solo día se aparto del Gran Josué.  Al pueblo de Israel por medio del profeta Isaías le dio la misma promesa, le dijo cuando pases por el fuego este no te quemará, cuando pases por el agua esta no te ahogará porque Yo estaré con ustedes.     Los libro cuando cruzaron el mar rojo,  a los tres amigos de Daniel los libro del horno ardiente, a Daniel lo libro de los hambrientos animales, a Jeremías lo libro de la fosa donde fue lanzado.  A Pablo lo libro de tantas veces que estuvo al borde de la muerte.

El mismo Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob, de José, de Moisés, de David, de Salomón, de Daniel, Isaías, de todos los profetas,  y de los discípulos, es el que tenemos nosotros hoy.   Y si él les ayudo a todos ellos, también nos ayudará a nosotros.  ¿Te sientes solo y triste?  ¿Sientes que ya no puedes más y quieres tirar la toalla?  Vamos, levántate, abre tus ojos, mira a Dios, pero míralo con los ojos de la fe, los ojos del corazón, y créele, cree las palabras él ha dicho.   El te dijo, YO ESTARE CONTIGO TODOS LOS DIAS DE TU VIDA.  Así que, si Dios está en, con y para nosotros, nadie nos puede vencer…. Tu y yo estamos seguros, porque Dios es nuestro socorro, nuestro ayudador.    Créele y verás.

Aunque me sienta solo, triste, no lo estoy, porque Dios está conmigo, quien sabe lo mejor para mi, aun cuando las cosas que me pasen, no las entienda.   Así que, mejor me quedo con Dios, pues él sabe lo que es mejor para mí.   Pase lo que pase, confiare en ti mi Dios, si pase lo que pase, jamás dejare de confiar en ti.

No olvides, tu no estas solo, Dios esta contigo…

Defiende con convicción lo que crees

Día 176

2 Corintios 10

Dr. Luis A Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Un excelente ejemplo de defender lo que se cree y hacerlo con convicción es el apóstol Pablo.  A él, muchas veces lo señalaron, lo acusaron diciendo que él ni era apóstol ni era enviado de Dios.  Es muy interesante ver como este siervo de Dios defiende no solo su apostolado sino su ministerio  con una fuerte dosis doctrinal y pastoral.   Esto quiere decir que se baso en la Palabra de Dios pero manifestó mucho amor y sabiduría al hacer la defensa.  Lo hizo así porque no olvido la misión encomendada por Jesucristo, por lo tanto, debía poner siempre un toque pedagógico para todas las iglesias de todos los tiempos.

Observe usted mismo sobre lo que la gente sentía, pensaba y decía acerca de Pablo. Por ejemplo 10:2 le señalaban que “andaba conforme a la carne”, decían que era un cobarde (10:10), era un poco arrogante porque se sostenía por su trabajo (10:8,15,11:7), alegaban que no pertenecía al grupo original de los apóstoles (11:5, 12:11,12) y no tenia credenciales para predicar (3:1), por tanto era falso (12:16)  e insinuaban que malversaba los fondos que se le habían confiado (8:20-23).

Sin embargo, es hermoso ver en Pablo no solo determinación, carácter, convicción en sus respuestas sino mucho amor, compasión, y deseo porque estas mismas personas conozcan a Cristo verdaderamente.   En el 10:12 no se compara con otros. En el 10:13 no se gloría. En el 10:14 fue el primero de evangelizar a Corinto, un pionero. En el 10:15 no se mete en la labor de otros,  10:16 en los lugares más allá: es misionero al mundo. En el  10:17 gloríese en el Señor: no en uno mismo, descripción de Pablo. Finalmente  10:18 no es aprobado: uno que se alaba, sino quien Dios alaba.

En este tiempo en el que vivimos se han levantado muchos movimientos y falsos maestros que en vez de buscar al perdido sin Cristo, van de iglesia en iglesia engañando, y robando los feligreses, muchos de los cuales son engañados por falta de convicción y firmeza.  El reto para cada uno de los cristianos es defender con convicción lo que cree y no dejarse engañar por mentirosos que con tal de convencer le ofrecen un evangelio fácil, comercial, y de prosperidad.

San Pablo le escribió a su hijo Timoteo, ten cuidado de ti mismo y de la doctrina.   Hoy se nos dice que tengamos cuidado con lo que vemos y escuchamos.  Cuidemos nuestra fe, nuestra relación con Dios, apliquemos nuestra vida a la Biblia, apeguémonos a ella, sometámonos al Espíritu, saturémonos del amor de Jesús y comprometámonos con la máxima tarea, el dar a conocer a Dios al mundo.   Y cuando vengan los acusadores, si no tiene nada que temer, simplemente defienda su fe, y su relación con Dios pero con convicción, con valor, y con seguridad.