Todos somos deudores

Día 136

Romanos 1

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento…

Es posible que casi el 100% de las personas más de alguna vez hayan tenido una deuda.  Es interesante saber la filosofía en Estados Unidos, entre mas deuda tenga la persona, mientras esté pagando las cuotas correspondientes, es reconocido como un buen cliente.   En nuestros países centroamericanos, quien tiene deudas es visto con buenos ojos.   Tener una deuda es terrible, cuando la persona es responsable, deber a alguien es una gran aflicción.  No duermen tranquilos, están preocupados, y hasta tensionado por la deuda.

La vida de un deudor  responsable es complicada.  La frase “deudor responsable” quiere decir que es puntual en hacer los pagos, aunque su deuda sea grande.   Es complicada porque cada vez que se llega el tiempo de hacer el pago, se preocupa, y hace todo lo que se puede para hacer el pago hasta salir de la deuda.    Un deudor irresponsable, se le olvida las fechas de pago, no le preocupa que le pongan multas, que le toque pagar cobros por tardanza, o que lo envíen a colección.     De manera que ser un deudor responsable es una buena cualidad, aunque deba, pero cumple al pie de la letra hasta terminar la deuda.

San Pablo, en este capítulo se considera deudor de los griegos y no griegos, sabios y no sabios (v.14).  San Pablo es un deudor responsable, se preocupa por pagar esa deuda, y al deuda consiste en predicar el evangelio a los judíos y a los gentiles.  Es tanta la carga, la pasión y la pena por pagar esta deuda, que está dispuesto hasta morir con tal de pagarla.   Al leer todas las epístolas de Pablo y lo que vivió desde Hechos 19 hasta el 28 está plenamente comprobado que Pablo, sentía una carga por dar a conocer el mensaje de salvación en Cristo, y esa es la deuda que siente en Ro. 1:14.

Lamentablemente no todos los deudores somos responsables, porque si nos referimos a esta deuda que tenemos delante del mundo, ya muchos pagos no los hemos hecho cuando nos ha tocado hacerlos.   Sin embargo, al ser confrontados con esta verdad, de que todos somos deudores del mundo y que la deuda consiste en predicar el evangelio, y que cumplir con esta deuda es un privilegio porque quien recibe el mensaje es liberado de la muerte; todos debemos reaccionar y esforzarnos por ser responsables con nuestra deuda evangelistica.

¿Qué hará ahora que la Biblia lo ha identificado como un deudor?  Si la deuda es predicar el evangelio, ¿quiere ser un deudor responsable al evangelizar cada vez que tenga oportunidad?    Oportunidades hay en abundancia para hacer los pagos a tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s