Saludarnos unos a otros tiene un valor incalculable

Día 151

Romanos 16

Dr. Luis Gómez

Lectura del Nuevo Testamento

Al ver este capítulo, no podía imaginarme las enseñanzas que este traería a mi vida…pues es solo un saludo y despedida de Pablo.   Sin embargo, al mirar el escrito con el corazón  y los ojos de Pablo, el texto adquiere un dimensión totalmente diferente, es hermoso, es pedagógico, es retador, es maravilloso.

Los saludos reflejan gran afecto de amor (16:1-16).  Solo observe la forma como el apóstol da crédito a cada una de las personas a las que saluda, esto es lindo y que muy poco lo hacemos nosotros en este tiempo, esto se llama confirmación, porque anima, valora y reconoce.  Que en vez de señalar defectos, errores, fallas y debilidades, estimula, anima y motiva.

  1. Recomienda a Febe, diaconisa, servidora: recibidla con mucho amor como a mí mismo. b. Saluda a Priscila y Aquila, colaboradores en Cristo, discipuladores y misioneros (v.5). c. Saluda a Apemeto, amado mío, hijo en la fe, primer fruto en Acaya. d. Saluda a María, quien ha trabajado mucho en Roma para que avance el evangelio. e. Saludad a Andrónico y a Junías, parientes de Pablo, compañero de prisión y estimado v.7.   f. Saludad a Urbano, Estaquia, Apeles, Aristóbulo, Herodion, los de la casa de Narciso,  a Trifesa, la nada Pérside, aRufo, su madre, a Sícncrito, Flegonte, Hermas, Patrobas,  Hermes, Filólogo, Julia, Nereo y Olipas. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.  Saluda a 29 y les señala sus cualidades.

Por su afecto les recomienda a cuidarse de los falsos maestros (16:17-20). Pablo les dice: “Más os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos”. Esto elemento es lindo, cuando se ama, se hace todo para evitar la caída y el fracaso de los demás.  Advierte del peligro inminente.  En este caso les enciende la luz amarilla de precaución para que ni escuchen ni se unan a los falsos maestros.

La recomendación es urgente y fuerte pero con amor ya que el verbo “que os fijéis” es de cumplimiento urgente porque ya están presente los falsos.  ¿Qué hace los falos? Causan divisiones, causan confusión, buscan solo saciar sus apetitos, deseos, planes ambiciosos e intereses legalistas. ¿Cómo lo hacen? Usan palabras suaves hasta engañar.   ¿Cómo enfrentarlos? Siendo obedientes al Señor, actuando con sabiduría y esperar y depender solo en Dios y su Palabra.

Sus compañeros de ministerios tienen el mismo sentir (16:21-23).  Os saluda Timoteo, Lucas, Jason, y Sosipater y colaboradores (v.21). Yo tercio, secretario de Pablo, yo escribí esta carta para ustedes, os saluda. Os saluda Gayo, hospedador mío y de la iglesia. Os saluda Erasmo, tesorero de la ciudad y el hermano Cuarto.

Siempre he creído y lo he practicado, el saludarnos los unos a otros con honestidad, espontaneidad, con simpatía, alegría y buena actitud tiene un valor incalculable.   Mi reto en este día es que haga de este valor, una práctica de todos los días, hágalo y usted recibirá mayor bendición y al hacerlo estará trayendo bendición a los demás.

Anuncios

La iglesia que deseo

Dr. Luis Gómez

Alguien ha dicho que no hay una iglesia perfecta, y es verdad porque todas están formadas por personas de carne y hueso. Sin embargo hay unas que son más saludables que otras. Hay iglesias que desde que son fundadas experimentan crecimiento mientras que otras se quedan estancadas. Hay iglesias donde su pastor es un predicador famoso por lo que la iglesia es famosa, mientras que hay muchas otras que pasan inadvertidas. Hay iglesias que todo el tiempo pasan envueltas en problemas internos mientras que otras pasan los años sin tener ni uno de estos.

Hay iglesias con ministerios de alabanza totalmente maravilloso, sin embargo hay otras que apenas tienen un viejo acordeón que acompañan los cantos congregacionales. Hay iglesias donde abundan los niños, los pre jóvenes y los jóvenes, pero hay otras que solo ancianos hay. Hay iglesias que todo el año están en actividades que las moviliza mientras que hay otras más que durante el año solo tienen los servicios regulares. Hay iglesias donde solo unas pocas familias gobiernan la congregación, mientras que otras donde es la congregación la que gobierna.

Hay iglesias que nacen y crecen un poquito luego desaparecen. Hay iglesia que su filosofía de ministerio es la reproducción de otras congregaciones mientras que hay otras que su enfoque principal es centrípeta, todo hacia dentro y nada hacia fuera Centrifuga. Hay iglesia donde su distintivo principal es el amor, la amabilidad, el buen recibimiento de nuevas personas, ser un oasis y hasta un hospital para el necesitado, mientras que otras sestan formadas por pequeños grupos cerrados. Finalmente, es muy lamentable reconocer que hay iglesias donde Jesús ya no es el centro de adoración porque lo han sacado del templo, mientras que hay otras donde no le han permitido entrar.

Busque por favor la iglesia donde usted desea pertenecer. Jesús dijo, mi casa de oración será llamada, mas vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones. Dios desea que Su iglesia sea luz y sal en medio de la oscuridad, donde las personas puedan entrar con confianza y ser ministrados, formados y preparados para vivir solo para adorar a Dios. Una iglesia donde el centro de adoración sea solo nuestro Señor Jesús, y donde todos como un solo cuerpo este unido ofreciendo la mejor ofrenda a Dios, sus propias vidas. Una iglesia donde su desarrollo sea natural, consistente y saludable. Una iglesia donde el amor sea el más grande distintivo, donde la santidad sea el reto mayor, y donde el crecimiento sea el resultado natural por vivir solo para honrar a Dios.

La iglesia que deseo que aquella que viva sometida al Espíritu, que su anhelo mayor sea dar a conocer a Dios y que todos los días honre a Dios con sus vidas, y que el mundo entorno que la rodea de testimonio que no hay mejor vida que estar en las manos de Dios. Una iglesia que aunque imperfecta, pero sensible, aunque pobre pero rica en el Señor, una iglesia que todos los días se esfuerza por hacer la voluntad de Dios y cumplir la misión que justifica su existencia. No importa si es grande o es pequeña, Dios busca que su iglesia que obedezca en todo.

Pequeña y Delicada

Dr. Luis Gómez

En el cuerpo de los humanos hay un miembro que Dios la describe como pequeña pero capaz de armar una guerra.  Lo delicado es que se convierte en fuente de dos acciones; de bendición y de maldición.   Hay unas lenguas más venenosas que otras, pero igual, cada una depende de un cuerpo, y esta no actúa libremente.  Esto significa que hay otro miembro responsable para que la lengua incendie un fuego  o bendiga a una persona.   Ese miembro es el corazón, porque de la abundancia en el corazón habla la boca.    En este caso, se dice boca, pero en realidad, el miembro responsable del habla es la lengua.

En otras ocasiones he ofrecido algunos principios sobre cómo hablar bien, usar muy bien la lengua.  Esto también está basado a Santiago 1, pero animado por el escritor del libro, amor y respeto.   Antes de hablar se debe meditar sobre lo que se dirá.   Al hablar, hágalo con sabiduría, amor, perdón, y perspectiva positiva.  Al responder cuando otro le habla, piense bien lo que va a decir, que lo que diga sea sabio, beneficioso y edificativo.  En muchos casos, es preferible quedarse callado, pero en los casos que se amerita hablar, hágalo con mucho cuidado.

Definitivamente, Santiago se refiere en el cap. 3 a la fe como la base para saber controlar la lengua.  No podemos separar la fe de la buena comunicación.   Quien tiene fe en Dios debe saber hablar, lo cual no tiene que ver con nivel social, nivel intelectual, sino con el nivel espiritual. Quien está controlado por el Espíritu ejercita su fe la cual es fruto del Espíritu y la demuestra en la forma de hablar.    El pueblo al cual Santiago escribe estaban teniendo pleitos, conflictos, y en parte se debía por qué no se comunicaban bien.  Es por eso que él  exhorta a que su hablar sea el resultado de practicar la fe.

Así que, debemos recordar que la lengua es un miembro aunque pequeño pero muy delicado el cual debe ser controlado y cuidado.  Naciones, pueblos, aldeas, y grandes amistades han terminado sus relaciones por lo que se han dicho.   Iglesias se han dividido, pastores se han alejado por alguna palabra no bien dicha.   Es que, echar a perder algo es fácil con solo decir una palabra mal dicha, y para reconstruir una amistad, o una relación se requiere de muchas palabras, y palabras seleccionadas y al decirlas saberlas decir.

No subestenime su lengua solo porque es pequeña,  cuídela y úsela para honrar a Dios, bendecir a los demás, y para demostrar la fe que tiene en Dios.

Gracias por tu amor

Día 138

Romanos 3

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

Leer desde el capitulo 1:18 hasta el 3:20 es bien fuerte porque Pablo agrupa a todas las clases de la sociedad de su tiempo y refiriéndose a los judíos, pero en representación de toda la humanidad.  Dios  dice por medio de Pablo que todos, absolutamente todos los seres humanos desde que nacemos quedamos  bajo la esclavitud del pecado; todos nacemos con la naturaleza pecaminosa que nos coloca en un estado de condenación.  De tal situación ninguno se libra, todos, porque no hay ni un tan solo bueno (3:3).

La condición del ser humano sin Cristo es terrible, está separado de la gloria de Dios, está muerto en delitos y pecados.  No tiene nada que sea meritos para librarse de la pena de muerte, el pecado le condena.   Nada de este mundo le sirve para librarlo de la muerte eterna. En otras palabras, como dice el capitulo uno, no tienes excusa, ninguno busca de su parte hacer lo bueno, así que, Pablo dice, religiosos, moralistas, paganos, todos están en la misma condición, muertos espiritualmente, y los muertos no pueden hacer nada por ellos mismos, porque están muertos.

Sin embargo, en los vv. 21 hasta el 31 comenzamos a ver el desbordamiento del Gran Amor de Dios por medio de su justicia.   Esto es lindo escuchar del gran amor de Dios en tan terrible condición espiritual del hombre sin Cristo, es terrible, porque todos están condenados por cuanto todos pecaron, más Dios, no quiere eso, Él muestra su gran amor.   Es por eso que debemos dar gracias a Dios por su gran amor con el cual nos ama, pues envió a su Hijo.   Por ese gran amor, todo aquel que cree en Jesús, no importa su condición pecaminosa, Dios le perdona, y al perdonarlo, lo justifica.

Ser justificados por la gracia de Dios significa ser declarados libres de la culpa del pecado, libres de la pena de muerte, libres de la condenación eterna.  Y esa justificación es por iniciativa de Dios, es por su gran amor, pues no quiere que ninguno muera eternamente.   Solo que para ser justificado o librado de la condenación eterna, es necesario reconocer la condición pecaminosa en que se está, pedir perdón a Dios por el pecado, e invitar a Jesús a que more en sus corazones.  Cuando una  persona hace esa decisión de todo su corazón; la Biblia dice que sus pecados le son perdonados, y justificado, declarado libre de la condenación eterna.

Gracias a Dios por su amor.   Viva para agradecer a Dios por su gran amor. Alabe a Dios por su amor. Pero si conoce a una persona que aun no tiene a Cristo en su corazón, compártale este mensaje.

Todos somos deudores

Día 136

Romanos 1

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento…

Es posible que casi el 100% de las personas más de alguna vez hayan tenido una deuda.  Es interesante saber la filosofía en Estados Unidos, entre mas deuda tenga la persona, mientras esté pagando las cuotas correspondientes, es reconocido como un buen cliente.   En nuestros países centroamericanos, quien tiene deudas es visto con buenos ojos.   Tener una deuda es terrible, cuando la persona es responsable, deber a alguien es una gran aflicción.  No duermen tranquilos, están preocupados, y hasta tensionado por la deuda.

La vida de un deudor  responsable es complicada.  La frase “deudor responsable” quiere decir que es puntual en hacer los pagos, aunque su deuda sea grande.   Es complicada porque cada vez que se llega el tiempo de hacer el pago, se preocupa, y hace todo lo que se puede para hacer el pago hasta salir de la deuda.    Un deudor irresponsable, se le olvida las fechas de pago, no le preocupa que le pongan multas, que le toque pagar cobros por tardanza, o que lo envíen a colección.     De manera que ser un deudor responsable es una buena cualidad, aunque deba, pero cumple al pie de la letra hasta terminar la deuda.

San Pablo, en este capítulo se considera deudor de los griegos y no griegos, sabios y no sabios (v.14).  San Pablo es un deudor responsable, se preocupa por pagar esa deuda, y al deuda consiste en predicar el evangelio a los judíos y a los gentiles.  Es tanta la carga, la pasión y la pena por pagar esta deuda, que está dispuesto hasta morir con tal de pagarla.   Al leer todas las epístolas de Pablo y lo que vivió desde Hechos 19 hasta el 28 está plenamente comprobado que Pablo, sentía una carga por dar a conocer el mensaje de salvación en Cristo, y esa es la deuda que siente en Ro. 1:14.

Lamentablemente no todos los deudores somos responsables, porque si nos referimos a esta deuda que tenemos delante del mundo, ya muchos pagos no los hemos hecho cuando nos ha tocado hacerlos.   Sin embargo, al ser confrontados con esta verdad, de que todos somos deudores del mundo y que la deuda consiste en predicar el evangelio, y que cumplir con esta deuda es un privilegio porque quien recibe el mensaje es liberado de la muerte; todos debemos reaccionar y esforzarnos por ser responsables con nuestra deuda evangelistica.

¿Qué hará ahora que la Biblia lo ha identificado como un deudor?  Si la deuda es predicar el evangelio, ¿quiere ser un deudor responsable al evangelizar cada vez que tenga oportunidad?    Oportunidades hay en abundancia para hacer los pagos a tiempo.

La satisfacción de llegar a la meta

Día 135

Hechos 28

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

No sé si alguna vez ha participado en alguna competencia atlética o de natación.   Es muy interesante la adrenalina que se siente cuando está en plena competencia y  está rodeado de competidores.    En una ocasión, en un campamento juvenil, me atreví a participar en una competencia de natación donde uno de los participantes era salvavidas de profesión, o sea que era nadador profesional.  La condición para este profesional era que se lanzaría a la piscina cuando ya nosotros llevásemos unos 2 o 3 metros de ventaja.  Sinceramente, yo era un nadador empírico, aprendí a nadar sin reglas, ni instrucciones, tanto que solo nadaba a brazos con toda la velocidad que podía y cuando ponía la mano al punto de llegada a la meta, solo vi luces y no pude poner la mano y en ese momento el profesional la puso, y él fue el ganador.

Mas no se compara nada con la satisfacción de haber llegado a la meta, ser el segundo, y casi ganarle al profesional.    Es que el énfasis de una competencia aunque la meta es ganar, la satisfacción mayor es sabe r llegar.     Recuerdo haber visto a una mujer que compitió en una carrera de atletismo donde casi todos le ganaban y ella llego a la meta hasta de rodillas porque aunque ya no podía no se dio por vencida hasta que llegó.   Medio mundo aplaudió tal osadía, porque ella deseaba sentir la satisfacción de haber llegado.

Eso mismo pasó con el Apóstol Pablo.  La misión que Dios encomendó a Pablo fue ser apóstol de los gentiles, y estableció la meta de llagar a Roma.    Desde el capítulo 19 hasta el 28 duró toda esa travesía de pruebas, es como la última competencia, pues esa es la idea que Pablo da en 2 Ti. 4:7-8 donde él dice: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”.    Eso lo dice al final de su carrera.   Cuando Pablo llego finalmente a Roma, geográficamente alcanzó la meta, el llevar el evangelio hasta el fin de la tierra, de ese tiempo, logro la meta, y el predicar el evangelio hasta llegar a Roma, logro la meta.

Esa es la razón por la cual Pablo termina en 2 Timoteo 4:7 con profunda satisfacción, por haber cumplido la meta que se le había encomendado.   Después de haber sido interrogado en varias ocasiones, después de haber pasado tremendas aflicciones, Pablo siempre estuvo bajo el control del plan de Dios, al llegar a Roma, lugar donde sería su final, donde terminaría decapitado, antes de eso, hizo ministerio desde una casi durante dos años.   Estuvo en prisión domiciliaria durante dos años, pero ni un día dejo de cumplir el ministerio, era visitado, y siempre compartía el evangelio.   Esa es la razón de su satisfacción en 2 Timoteo, el último libro escrito por el apóstol de los gentiles.

No sé cuáles son tus metas, no sé en qué lugar vas, y cuanto te falta.  Lo que si podemos aprender hoy es que nunc debemos darnos por vencidos, porque la satisfacción no está en llegar primero sino en saber llegar.   La vida cristiana no consiste en llegar primero, sino en saber llegar, siendo fieles a Dios y a lo que él nos ha encomendado hacer…

Aférrate a tu fe

Día 134

Hechos 27

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

           Estar dominado por la duda es sentir incertidumbre, temor, miedo, desconfianza y hasta tener la enfermedad de paranoia al pensar, desconfiar y dudar de todos. La duda tiene el poder de controlar la mente y la voluntad, o sea que, controla nuestros pensamientos, sentimientos y la capacidad de tomar decisiones. Es por ello que por sentir duda decidimos no ir a determinado lugar, no hacer x cosa, no hablarle a cierta persona, no sentarme con el grupo, sospechar de los que se ríen o hablan de uno, y hasta desear lo malo para todos ellos (as) o simplemente apartarme. Por esta causa, de la duda, se pierden amistades, trabajos, buenas relaciones, oportunidades, y se toman decisiones de las cuales más tarde nos arrepentimos, etc.

La duda desespera, presiona, aflige, confunde, agiliza el accionar y a veces traiciona. La duda supone un estado de incertidumbre: donde hay dudas no hay certezas. Si una persona duda sobre algo, o alguien, no está seguro de la validez de esa cuestión o de lo que dice ese alguien. La duda es un límite a la confianza ya que, donde hay dudas, no existe la creencia en la verdad de un conocimiento. Incredulidad es un sinónimo de duda, pero la duda a veces no tiene  fundamentos que la justifiquen mientras que la incredulidad a veces se sostiene por una enseñanza recibida o por una experiencia vivida.  Con todo, sentir o estar en duda es algo totalmente negativo y peligroso.

Pensando en las personas que acompañaban a Pablo en la nave donde lo llevaban preso rumbo a Roma en Hechos 27-28, podríamos hasta justificar su miedo,  temor y  duda sobre si vivirían o no y/o de las palabras que Pablo les decía.   Había viento, lluvia y amenazas de huracán y el movimiento del barco era tan fuerte como de espanto por las olas que se elevaban para todos lados colaboraba para acrecentara el miedo, el terror y la duda en todos.  Humanamente, no había escape, ni salvación para todos, y debían tomar decisiones, alivianar la carga del barco, y con ser así, no cambiaba nada el destino.  Los soldados temían por sus vidas pues es con lo que pagarían si los presos escapaban, pero en fin, ellos morirían por el mar o por el castigo.

Sin embargo, cuando la fe es mayor que la duda, nada de lo que suceda a nuestro alrededor puede robar la seguridad, la confianza, la certeza que hay en el corazón y la mente.  Cuando se tiene esto, la duda no tiene cabida, el miedo no hace ningún destrozo, no puede desestabilizar el estado de ánimo.    La fe es lo que da contentamiento, y contentamiento es la capacidad de mantenerse tranquilo, estable, satisfecho, seguro y confiado aunque se esté en las más terrible tempestad, en la desesperante oscuridad, en la angustiosa soledad, y en la insoportable calamidad.    Esta fe en Dios, alimentada por su Palabra, por la presencia del Espíritu, y el recuerdo de lo que es Dios, sus promesas y su persona, es lo que permite desestimar todo lo que suceda a nuestro alrededor, y mantener firme la esperanza, la confianza y la seguridad de la vida.

De todos, y del que menos se podía esperar que actuara con tanta valentía, fe, tranquilidad, seguridad porque iba preso y con el presentimiento de que iba a final de su vida, de su carrera y de alcanzar el objetivo era de Pablo.   Sin embargo, Pablo posee una confianza, seguridad en Dios, y mantiene una repeine comunicación y relación con él, que recibe alimentación espiritual en cada momento de parte de él.   Si, es su relación con el Espíritu lo que le hace estar seguro y no sentir miedo de morir porque sabe que no va a morir aun cuando ve venir las olas altas y arrasadoras en contra del barco (27:14,15).  No se deja manipular por la actitud negativa, pesimista y desesperada del resto de los tripulantes. Al contrario, les hace ver las cosas, les sugiere que hacer, y les exhorta a tener animo (fe) (27:24-25), y creer en la Palabra que él les dice, a creer en el Dios al cual él representa y por el cual está preso (28:20).

Tal como Pablo les dijo así sucedió.  Ninguno pereció, todos se salvaron, ningún preso huyo.   Lo que Pablo tiene es lo que todos debemos tener, una fe segura, firme, y viva. Necesitamos estar seguros de nuestra relación con Dios cuando estemos en tempestades, cuando la duda como un monstro gigante nos quiera destruir, cuando la desconfianza, la incertidumbre, las presiones, y las circunstancias adversas atenten contra nuestra fe, por favor, aférrate a la fe viva en Dios.  Cree y recuerda las promesas de Dios, no te olvides quien es el que las prometió. Él es quien te dijo, cuando pases por el fuego no te quemarás, y cuando pases por las aguas, estas no te ahogaran, porque yo estaré contigo… Isa. 43:3.  Solo recuerda, la fe es superior a la duda, y Dios es superior a todo. Si Dios está contigo, nadie puede hacerte daño.