Cuando no se honra a Dios

Día 119

Hechos 12

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

Las cosas han cambiado en la manera como Dios castigaba en el Antiguo Testamento en comparación   al Nuevo Testamento y más aun en comparación el siglo XXI.   Uno puede leer los diez mandamientos, y el resultado de desobedecer unos de los últimos 6 era la muerte.   Pero de igual manera, Dios se enojaba cuando se desobedecía uno de los primeros cuatro.  Lo que él siempre buscaba y busca hoy es que todo lo reconozcamos como el único Dios y el brindemos toda la honra que él se merece.

El domingo pasado en el sermón dije que hay 45 sinónimos para la palabra honrar.  Esto significa que para honrara a Dios hay 45 formas de expresar, y por  consiguiente, todos debemos y podemos honrar a Dios.   Cuando no lo hacemos, estamos pecando, y merecemos una reprimenda o castigo de Dios.    Nuevamente, gracias a Dios que la manera de castigar a los que no dan honra a Dios hoy es muy diferente al tiempo de la iglesia primitiva, y mucho más en el tiempo del Antiguo Testamento.

En Hechos 12 tenemos un caso muy claro para convertirse en modelo de cómo Dios castiga cuando no lo reconocemos y no le damos la gloria y honra que él se merece.   Herodes para congraciarse con los judíos alienados por los fariseos y los saduceos, mato a Jacobo, y luego encarcelo a Pedro con el plan de matarlo también.    Este Herodes no contaba que Dios es más poderoso de todos los reyes de la tierra, y de manera milagrosa sacó a Pedro sin que ninguno, absolutamente ninguno de los que lo guardaban o custodiaban se dieran cuenta.   Pero hay algo bello, mientras Pedro dormía en la cárcel, la iglesia oraba clamando al Dios poderoso que librara a Pedro no solo de la cárcel sino de la muerte.

Parece que lo que paso con Pedro no distrajo la arrogancia de Herodes, pues también estaba enojado con dos poblaciones más, quienes transaron la paz con él.  Un día ya anunciado, Herodes salió  al Tribunal, acostumbrado a recibir alabanza del pueblo,  y en este caso, el pueblo gritaba, “Voz de Dios, y no de hombres”, y Herodes no impedía tal afirmación, porque él se consideraba un dios, sin reconocer que el único que merece ser alabado es el Dios de Israel. Así que, ante tan fuerte desobediencia del primer y segundo mandamiento, Dios aplica la pena máxima de castigo que es la muerte.  Herodes, sin el permiso de Dios decapito a Jacobo, y quería matar a Pedro oponiéndose al plan de Dios.

El no darle la honra a Dios por todo, por lo que somos, lo que tenemos, y lo que hacemos; nos exponemos a que Dios actúe.   El no reconocer a Dios con honra y gloria en todo y por todo lo que él es y hace, es deshonra, y nos exponemos a una llamada de atención.   Ya no moriremos como Acan, como Core, en el AT, ni como Ananías y Safira en los capítulos 5 de Hechos, ni como Herodes en este capítulo, pero si puede disciplinarnos.  Aunque unos han muerto por blasfemar contra Dios, el hacerse dioses, el sustituir a Dios, por no dar el lugar que merece Dios, el no dar toda la gloria a Dios.

Tengamos cuidado, es el mismo Dios de todos los tiempos, y como antes, hoy, él nos pide que le honremos, le demos toda gloria. Todo lo que hagamos, pensemos y sintamos debe ser para poner en alto a Dios, honrarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s