Lo que debe hacerte feliz

Día 72

Lucas 10

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura diaria del Nuevo Testamento………..

Hay tantas cosas en este mundo que podrían hacerme feliz, pero dicha felicidad es pasajera.   Hay tantas cosas en esta vida que pueden alegrarme, pero nunca darme la satisfacción permanente.  Hay tantas cosas que   pueden satisfacerme, pero no agradar a Dios.   La felicidad  es una condición que experimenta el ser humano, por lo cual es la meta final de muchos, sin importarles que esta pueda ser relativa y no absoluta.  Digo esto porque la felicidad que es para unos, no lo es para otros.  Por ejemplo para unos la felicidad se encuentra en el placer, en el dolor, en el masoquismo pero para otros es tener todo, dinero, éxito, etc.

En la historia ha habido muchos movimientos y personajes que han definido la felicidad muy diferente a lo que  usted podría definir como felicidad.  Por ejemplo los epicurios decían que la felicidad estaba en sentir placer. Los utilitarios decían que la felicidad no está en los valores absolutos  sino en los deseos del hombre.  Mientras que los masoquistas enseñan que no hay mayor felicidad que sentir el dolor.    Los egotistas, mezquinos y ambiciosos encuentran el mayor placer y felicidad en los bienes, o en las riquezas.   Muchos otros son felices cuando son alabados, exaltados, aplaudidos,  y celebrados.

Hay tanta equivocación en cuanto a lo que hace feliz al hombre.   Los cristianos de pronto estamos herrados en cuanto al concepto de la felicidad.   Por ejemplo, cuando una pareja de un hombre con una mujer se le pregunta para que se casen, cada uno por separado responde, para ser feliz.  No he escuchado a alguno que diga que se cada para ser infeliz, pero tampoco he escuchado a alguien que diga, que se casa para  hacer feliz a la otra persona sin pensar en él o ella misma.    Por el otro lado, la definición de la felicidad está limitada a ciertas cosas externas y muy poco a lo interno, cuando la felicidad es un asunto que se expresa de adentro hacia afuera.  Esto es lo que finalmente descubrió el rey Salomón al comprobar que la felicidad no estaba en todas las cosas  que hay en este mundo.

Jesús tuvo que corregir a sus discípulos sobre las cosas por las que realmente deberían sentirse felices.  Creo que en este error hemos caído o aun estamos muchos de los cristianos de este tiempo.  Sentimos felicidad por muchas otras cosas que realmente no son por las que deberíamos sentirnos felices.  Los discípulos regresaron de cumplir la misión que Jesús les encomendó (10:1-12).  Ellos hicieron exactamente lo que Jesús les dijo que hicieron.  Solo que al regresar, olvidaron lo más importante, porque lo urgente les gano el partido.  Observe lo que pasó en los vv.17 al 19.   Ellos regresaron felices y emocionados porque hasta los demonios se sujetaban a ellos.  En otras palabras, ellos se sintieron felices porque tenían poder para hacer milagros.  ¿Hay algo malo en la actitud o sensación de felicidad de los discípulos en su regreso de cumplir la misión?

El v.20 nos ayuda.   Jesús les dice, no se regocijen por lo que han hecho, por los milagros, y porque los demonios se sujetan a ustedes.  Lo que realmente debe hacerles feliz, es que ya son hijos de Dios, que ya son salvos, que ya tienen vida eterna, que sus nombres están inscritos en el libro de la vida eterna.  Aquí está el meollo del asunto, la triste realidad que no solo les está pasando a los discípulos sino a muchos de nosotros los cristianos y es que no gozamos, no agradecemos, no disfrutamos y ya no nos alegramos el saber que somos salvos en Cristo. ¿No será  que el escritor de hebreos quiso recordar a los cristianos en la dispersión cuando les dijo que no descuidaran la salvación en He. 2:1-4?   En otras palabras Jesús les dice, valoren, estimen, sean felices por la gran salvación que yo os he dado, pues el hacer milagros, el sujetar demonios, es una potestad, autoridad que yo les doy, pero lo más importante es salvar vidas, no sanar ni liberar a personas.

A veces pasan los días, las semanas, los meses y los años sin agradecer o ser feliz porque ya somos salvos.   Lo que realmente debe hacernos felices es que por la gracia y el amor de Dios, estaremos con Cristo para siempre en una vida llena de felicidad absoluta.   Si conoce a alguna persona que aun no tiene esa felicidad, por favor, hágale saber que en Jesús esta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s