Recursos Espirituales de Jesús en el ministerio

Dr. Luis Gomez

Lucas 4:1-13, Efesios 6:12-18

 

Sobre la vida de Jesús en relación al ministerio ya aprendimos que estableció prioridades, delimitó ciertos enfoques ministeriales o área para ser más efectivo.    En esta ocasión, me gustaría invitarles a que nos detengamos en descubrir los recursos espirituales que a él le ayudaron para ser efectivo y eficaz.

El sábado pasado, en el entrenamiento de coordinadores de pre jóvenes y jóvenes, termine mi participación recordándoles que los líderes responsables, y los cristianos en general tenemos no menos de 7 recursos espirituales que Dios nos ha dejado para ser mejores….

             Primero hagamos una lista de recursos espirituales que él uso y luego seleccionemos tres: La oración, los amigos, la Biblia, el Padre, el ayuno, el silencio, la meditación, el estar con la gente, el discipulado, las necesidades de los demás, los problemas, etc.  Los recursos espirituales que más usó son:   La oración, la relación con el Padre, la Palabra, el ayuno.

En el pasaje donde se nos muestra que Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto donde fue sometido a la tentación, y es ahí donde Jesús revela claramente los recursos espirituales en los cuales se basaría para hacer el ministerio efectiva y eficazmente.

  1. La oración (v.2-3ª)

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

Lo que más se hace en un ayuno es orar. ¿Por qué Jesús oró tanto tiempo inmediatamente después que había sido reconocido oficialmente como el Hijo de Dios, lo  que le daba permiso legal y espiritual para realizar ministerio público?    Jesús recurrió a la oración:

Porque la oración es un recurso que da fuerza espiritual (Antes de ser entregado) 

Marcos 1:35          Oraba muy temprano antes de comenzar el día

Mateo 14:13-23   Oraba antes de ministrar  a las personas.

Mateo 26:36-44   Oraba antes de enfrentar un reto o una prueba difícil y tentación.

Lucas 5:15-16        Oraba aun cuando su fama crecía… Siempre tenía tiempo para orar.

Lucas 6:12-13,      Oraba antes de tomar una decisión importante, oraba mucho.

Lucas 22:41-43     Oraba aparte con una actitud de sumisión al Padre.

Resumen: La Palabra de Dios estima a la oración, que nos exhorta a “orar sin cesar” (1

Tes. 5:17), a “ser sobrios y velad en oración” (1  Pe. 4:7), a “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;” (Romanos 12:12) a “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;“ Colosenses 4:2 etc.

  1. El ayunó (v.2-3)

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.  Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios.

Todos los días enfrentamos diferentes tentaciones como: envidia, avaricia, egoísmo desordenado, codicia, inseguridad, miedo, vanidad, ambición desmedida, relaciones no aprobadas por Dios, indisposición a servir a Dios, conformismo, estancamiento, deseos de dormir, o comer más de lo normal, etc.

El ayuno también es un recurso espiritual el cual practicó Jesús y  lo recomendó como algo necesario para casos especiales.  En la Biblia encontramos ejemplo de personas que ayunaron por razones y propósitos particulares: Moisés, David, Nehemías, Ester y  Jesús. El ayuno es un asunto entre Dios y usted, y no se ha de andar publicando, no es una forma de torcer la mano a Dios, es un asunto voluntario y privado es para crecer en la relación con Dios.

  • Mateo 6:16-18 El ayuno es una disciplina espiritual que tiene que ver con Dios.
  • Mateo 9:14-16 Hoy es tiempo de ayunar porque Jesús aun no ha venido.
  • Isaías 58:3-9       El ayuno ayuda a estar en santidad, fe, fuerza y enfrentar la prueba.

Resumen: Para poder resistir la tentación o enfrentar casos difíciles se requieren dos cosas: ser dóciles a las inspiraciones (guía) del Espíritu y estar “en forma”, tener carácter (vidas solventes). Ese sería el papel del ayuno, el ayudarnos a vivir de manera sobria, desarrollando nuestra fortaleza para que, con la asistencia del Espíritu, podamos resistir la tentación y solucionar toda situación difícil.   Cuidado con esconder pecados detrás del ayuno como los fariseos. El rito no tiene poder para limpiar el corazón.  El hábito no hace al Monje.

  1. La Palabra (v.4,7,10)

Es muy interesante reconocer que Jesús hizo uso de la oración, el ayuno y de la Palabra en los momentos más cruciales de su vida, en el inicio, durante y final del ministerio.

Ante la provocación y mala intención de Satanás, Jesús respondió con la Palabra:

  • El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
  • Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.
  • 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Inmediatamente  después que pasó la prueba, y derrotó a Satanás el tentador, Jesús inicio su ministerio publico que duro 3 años y medio.   Durante su ministerio, usó las Escrituras muchas veces: para fortalecerse, confrontar el pecado, defender el evangelio, ayudar a los necesitados, para enseñar a sus discípulos, para dar a conocer a Dios, vencer la tentación, para hablar sobre los eventos futuros, para amonestar, para animar, y para presentar el evangelio.

Lecciones: Jesús cito el libro de Deuteronomio, libro de la renovación.  La palabra renueva, refresca, fortalece, anima, guía, y da convicción. Siempre que iniciemos el día, la semana, un trabajo, un proyecto, un ministerio, etc, comencemos en el trono de Dios.   Sirve de preparación, garantía y aprobación.  Un ejemplo muy claro lo tenemos también en Neh. 1,2.

  1. Relación con el Padre (Jn.10:27-30,14:1,17:4-6)

Lo que más ayudó a Jesús en su ministerio no fue la oración, ni el ayuno y ni la palabra, sino  la confianza, el respaldo, el apoyo, la aprobación, la cercanía  y la relación que mantuvo con Su Padre Celestial con quien eran uno.  Lo que hizo que su ministerio  fuera eficaz y efectivo es el hecho de que se mantuvo en la voluntad del Padre, en obediencia y en armonía con el Padre. (Jn. 10:27-30; Jn. 14; Jn. 17).

  1. Juan 10:27-30, El Padre y yo uno somos. (Hay acuerdo)
  2. Juan 14:1        Creed en Dios, creed también en mi
  3. Juan 17:4-6    “Te he glorificado como tú me glorificaste …”

Tener confianza en Dios, mantener buena relación con Dios es fundamental para hacer el ministerio. Pues es Dios quien aprueba lo que hacemos, y un ministerio en pecado, sin santidad, sin una limpia relación con él, no ayuda, no es efectivo ni eficaz.  José triunfo por esa relación.

Conclusión

Génesis 3:15 advierte y  Efesios 6:12, de que tanto Jesús como sus hijos y la Iglesia de Cristo tendremos un enemigo, una lucha espiritual diaria que se opone al plan de Dios, y es por eso que debemos prepararnos en la oración, en el ayuno, en la Palabra,  y con el Padre.   La armadura del cristiano  en Ef. 6:12-18 tiene los recursos que él nos ha dejado para triunfar.

Si Jesús  no teniendo necesidad  por ser Dios recurrió a estos recursos para  realizar su ministerio; cuanto más nosotros que somos humanos, débiles, e imperfectos.  El vivir la vida cristiana buscando el rostro de Dios en oración, escuchando a Dios cada día, y estando en una relación limpia, sincera y permanente con él; garantiza eficacia, efectividad y bendiciones.

 

Tener buena relación con Dios, es lo mejor, ¿Cómo está tu relación con Dios?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s