¿A quién es mejor amar?

Día 67

Lucas 6

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura diaria del Nuevo Testamento………. 2015

Claramente lo entendemos que siempre es mejor amar al que me ama, amar al amigo que me ama, amar al familiar que me ama, amar al conocido que me ama y a los que nos hacen el bien o nos dicen cosas bonitas.     Y claro, cuando Jesús nos dice en los dos mandamientos que amemos a Dios y al prójimo, generalmente no consideramos como prójimo al desconocido, al enemigo, o a un extranjero, sino a quien es cercano, al que está cerca, y los que están cerca de nosotros por lo general  son los amigos, los conocidos, los familiares.   Eso, de amar al prójimo,  ya está muy bien, si  que amemos a todas esas personas que tienen relaciones muy cercanas a nosotros.

Sin embargo, Lucas 6 presenta otra dimensión de la verdadera expresión del amor en los vv. 27 al 36.    Jesús dice, ¿Qué merito hay si amáis a los que os aman siendo ya un hijo de Dios?  Pues amar a quienes nos aman, a los amigos, a los conocidos, a quienes nos hacen el bien, eso lo hace hasta el no cristiano, no hay merito alguno en hacer eso, es parte de la obligación natural.    Muchas veces nos quedamos en esta dimensión natural de amar la cual hasta los inconverso o “pecadores” ya lo hacen.  ¿Qué diferencia hay entre el cristiano y el no cristiano hasta este punto?  ¿Qué mayor esfuerzo hace el cristiano siendo que en él mora ya el Espíritu Santo?

Jesús va al grano y deja en claro que la mayor expresión del amor es amar al que no nos ama, ayudar al que no nos ayuda, amar al que nos hace el mal, al que nos critica, al que nos aborrece, al que ora porque nos valla mal, al que siempre habla mal de nosotros.   Amar a esa persona, es la mejor manera de expresar el verdadero amor de Jesucristo.   Practicar lo que dice el v.35-36, es lo mejor que podemos hacer si anhelamos mostrar a este mundo la más profunda expresión del sincero amor.    Jesús lo enseñó, lo práctico, y lo exigió, usted lo sabe, yo lo sé, amó a quienes lo traicionaron, amó a quienes lo abofetearon, amó quienes lo odiaron, amó a quienes los crucificaron, amó a todos sus enemigos.

¿Tiene usted la capacidad de amar a su familia, a sus amigos, a sus hermanos en Cristo y a quienes le hacen el bien, a quienes le dicen que lo aprecian, a quienes le hacen favores, a quienes se expresan bien de usted, a quienes son le prestan dinero sin intereses, y a quienes le ayudan siempre?   Muy bien, eso está muy bien, pero no es suficiente porque eso ya lo hace hasta quienes no tienen a Cristo en su corazón. ¿Está dispuesto a amar a quienes hablan mal de usted, a quienes lo critica, a quienes le dicen la verdad, le señalan sus errores, a quienes se portan mal con usted, a quienes son hipócritas con usted, a sus enemigos?

Amar a todos por igual, como Jesús nos amor, es la mejor manera de amar. Piense y evalúe si hoy debe comenzar a amar como Jesús lo hizo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s