El verdadero sentido de la vida

Dr. Luis A Gomez

¿Cuál es la razón de la vida?   Ecle. 1

Introducción

La opinión de muchos de que Eclesiastés es un libro pesimista y escéptico es totalmente  equivocada.

El mensaje de Eclesiastés  parece ser bastante negativo, pero en realidad el énfasis recae en lo positivo.  Esta postura opina que el mensaje principal del autor se halla en el llamado a disfrutar las dádivas de Dios en la vida (2:24-26; 3:12-14; 3:22; 5:18-20; 8:15; 9:7-10).  Sin embargo, en medio de un mundo enigmático y hasta oscuro, se debe disfrutar los placeres sencillos de la vida.  Esta perspectiva ha venido cobrando fuerza en las últimas décadas.

El mensaje de Eclesiastés es mayormente negativo pero finalmente positivo. Dentro de esta corriente se puede distinguir por lo menos dos posturas diferentes.   Una postura es que en la mayor parte del libro el autor toma la perspectiva de un mundo que excluye a Dios.     La otra postura enseña que la vida sin Dios no tiene sentido. Toda búsqueda y esfuerzo humano no tienen sentido si el hombre excluye Dios de su vida.

               Los ciclos que experimenta el ser humano: el de la naturaleza (Eclesiastés 1:2-11), la sabiduría (Eclesiastés 1:16-18; 2:12-17), el placer (Eclesiastés 2:1- 8) y el trabajo (Eclesiastés 2:9-11; 2:18-23) carecen de sentido.     Todo sin el temor de Dios es Coruña, no vale nada.

  1. Si el trabajo es la razón de tu existencia, en el futuro tendrás poco o nada (1-11) (Sal. 127:1)

Hipótesis: Todo es vanidad

Lo primero que Salomón desea demostrar es que la actitud del hombre sin una relación personal con Dios es solo vivir en la vanidad de todo y todo lo que hay en la tierra no tendrá valor alguno para la vida espiritual.  Salomón aunque parece tener una actitud negativa y pesimista, pretende enseñar la fotografía de la humanidad sin Cristo que va en busca del máximo bien lo cual no está en este mundo porque todo es ilusorio y pasajero.

Ejemplos de cosas pasajeras de este mundo:

¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? (3-8)” (1:3, 2:24, 3:9.  Vanidad ocurre 37 veces, en el 1:1 se repite 5 veces  e indica la inútil, huidiza y misteriosa naturaleza de la vida.   Bajo el sol ocurre 29 veces e indica una perspectiva secular de la vida. Probablemente Salomón escribió Cantar de los Cantares durante su juventud, Proverbios en su madurez y Eclesiastés en su vejez, cerca del tiempo de su muerte en el año 931 a.C.

¿Por qué afanarse en aquello que no podemos  cambiar, por aquello que no podemos alcanzar, por aquello que no me ayudara, y por aquello que realmente no lo necesitamos y que tampoco nos da satisfacción permanente? Observe los  ciclos que no podemos cambiar:

  • La gente nace, crece, se desarrolla y muere… *Ciclo de la vida
  • El sol sale y se esconde todos los días y no pasa nada. *Ciclo del tiempo
  • El viento sopla al sur, rodea el norte, gira continuamente, los giros regresan al viento.
  • Los ríos todos desembocan en el mar, pero este nunca se llena… Ciclo de la naturaleza.
  • Todas las cosas, hasta el trabajo, es cansado, fatigoso por no tener sentido correcto.
  • El ojo nunca se cansa de ver, el oído de oír. Ciclo del trabajo y del placer.
  • a. La vanidad del trabajo afanoso (v.3).

El trabajo no es malo, más bien Pablo escribió que quien no trabaja no tiene derecho de comer.  El no trabajar es una acción mal vista y es una posible oportunidad para la ociosidad que domina Satanás.  Lo malo es la motivación de quien trabaja porque aún el trabajo bueno y honesto adquiere una calificación negativa.  Si se trabaja por codicia, ambición, indiferencia u otras intenciones negativas, el resultado es malo.  Cuando se trabaja sin preocuparnos el fin, los medios y las causas, el trabajo puede viene a ser sin valor.  El trabajo debe glorificar a Dios.

b. La vanidad en el transitar de las cosas (v.4-8).

El hombre es transitable, inseguro, negociable, inestable, no tiene valor sin el temor de Dios en su corazón.  Nace, crece, desarrolla- muere y si no tiene a Cristo en su corazón, nada tendrá, nada sabe, nada vale (v.4).  El sol, el viento, los ríos y el mar son transitables y rutinarios en su vaivén.  Todo lo que hacen es lo mismo  que Dios ordena hacer y pertenecen a él.  Todo se mueve, pasa, sucede y cambia pero el que teme a Jehová permanecerá para siempre.  “Los cielos y la tierra pasaran, mas mi Palabra no pasara”

c.   La vanidad en el tiempo (v.9-11).

Salomón concluye en esta parte que no hay nada debajo del cielo que no haya sido hecho, que es y que será.   En su experiencia, por lo vivido, y por lo revelado por Dios, considera que todo lo que vendría por muy novedoso que fuera, caería bajo esta misma perspectiva, todo sin Cristo es vanidad. Él dice, en el pasado se produjeron grandes cosas, en el presente se está produciendo lo mismo y lo que producirá el futuro será igual, las mismas motivaciones, el mismo fin y las mismas causas. Todo es repetitivo, nada nuevo hay bajo la perspectiva humana sin el temor de Dios.

Hay dos filosofías de la historia: la circular y la linear.  La circular es la que Salomón está usando en este punto donde la historia no tiene fin, todo es repetido, nada nuevo, no hay meta, no hay motivación, todo es un círculo vicioso.  La linear es la que propone un inicio en la creación, tiene una motivación que es la misma creación y está en armonía con el Creador, tiene  como propósito glorificar al Creador y la meta estar en la nueva creación con Cristo el Creador.

Aplicación:

El hombre, después de todo su trabajo, no está más cerca de hallar reposo o contentamiento ante  el sol, el viento o la corriente del río. Su alma no encuentra reposo si no lo tiene de DiosNo es feliz, ni está satisfecho porque la búsqueda la ha hecho basado en sus propios meritos, no ha descansado en Dios, ni ha aprendido a esperar, depender y creer en su Palabra.

La única satisfacción es la que resulta por el  reconocimiento apropiado de Dios.  Si trabajas solo por trabajar, no podrás tener contentamiento porque este solo se logra cuando se trabaja bajo el temor de Dios.  Salmo 127:1… Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican.   Si tu preocupación es solo el trabajo, en el futuro tendrás poco o nada… 

  1. Si tu preocupación es llegar a saber todo sin Dios, en el futuro no sabrás nada (12-18) (Pro.1:7)

Comprobación de hipótesis: que tener todo y saber todo sin Cristo no da satisfacción.

Observe como inicia Salomón, “Yo el predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén”.   Él va a hablar de experiencia en el pasado en cuanto a la apreciación de todo lo que hay debajo del cielo.  Salomón quiere mostrar cómo el ser humano aprecia o valora las cosas sin tomar en cuenta a Dios.  Primero, él decidió no tomar en cuenta a Dios en su vida y se inclinó a vivir bajo la perspectiva humana (1:12-18) obteniendo una nefasta conclusión.

Di mi corazón a la sabiduría (v.12-18)

Salomón probó todas las cosas y las encontró vanas, inútiles, fútiles, pasajeras, ilusorias.  

  • Di mi corazón a inquirir y buscar sabiduría (v.13), esta búsqueda antropológica cansa.
  • Mire las obras que se hacen debajo del sol, todo es aflicción de espíritu y vanidad (v.14), una búsqueda materialista….

Por ejemplo: Lo torcido no se puede enderezar, lo incompleto no se puede terminar. ¿Por qué afanarse en aquello que no podemos  cambiar, por aquello que no podemos alcanzar, por aquello que no me ayudara, y por aquello que realmente no lo necesitamos y que tampoco nos da satisfacción permanente? La perspectiva postmoderna está sacando a Dios de la escena, y han decidido vivir guiados por su propio razonamiento, y no según el propósito de Dios. 

Conclusión

         La vida humana sin el conocimiento de Dios  y la comunión con Él, está vacía y no tiene significado.

El rey Salomón, después de todo lo que vivió, comprobó por experiencia propia, que el verdadero sentido de la vida está en el temor de Dios y que ese es el deber más fuerte del hombre (12:13). Más bien, insistía en que el gozo más grande que hay en cuanto a la vida viene dentro de los límites de este temor de Dios.

El contentamiento (satisfacción o felicidad) piadoso (religioso) no es el mayor bien de la humanidad. El Predicador nos recuerda que el mayor bien (el sumo bien) que da verdadero sentido a la vida tanto presente como futuro, es el temor de Jehová. Esta es la conclusión de su búsqueda del sentido de la vida (Eclesiastés 12:13).

Mi amigo, a partir de este día, todo lo que hagas, todo lo que tienes, y todo lo que piensa hacer, toma en cuenta a Dios, hazlo para honrar a Dios.   De esa manera sentirás paz y confianza porque sabrás que estás haciendo algo que Dios te respalda.  Si así haces todo, lo seguro es que vivirás tranquilo y satisfecho; eso es felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s