La incredulidad en dos sentidos

Dr. Luis A Gómez Chávez

¿Conoce usted a alguien que es profundamente incrédulo? ¿Alguna vez ha sentido incredulidad usted?  ¿Por qué ha llegado a no creer en alguien? ¿Se puede creer en algo que no tiene vida? En realidad, ¿qué es incredulidad?  La palabra incredulidad, es in (puede verse como un adverbio, no), credu (raíz del verbo creer) y dad (finalización que lo convierte en sustantivo).   Es una actitud mental que se conecta con cierto conocimiento que sirve de referencia para tomar una decisión en cuanto al trato de una persona. En el disco duro de la memoria guardamos cierta información acerca de la persona lo cual sirve de base para decidir si esa persona es confiable o digna de creer.

La incredulidad generalmente está asociada con una cualidad negativa.   Por otro lado, en la Biblia, la incredulidad es sinónima de no creer, falta de fe en Dios, característica que describe a las personas sin Cristo.  Más que una característica, la Biblia ve la incredulidad de las personas una condición espiritual negativa que los separa de Dios y los condena para siempre.

Sin embargo, es necesario aclarar que hay personas incrédulas que no han reconocido a Jesús como salvador e hijos de Dios que también son incrédulos.  La gran diferencia es  el destino final para  ambos pues este depende de la relación que tengan con Cristo.  La primera por no haber creído en Cristo como salvador de sus vidas su final es la muerte eterna y su incredulidad se convierte en el pecado imperdonable de sus vidas.

Mientras que los otros, ya han creído en Jesús como el Salvador de sus vidas por lo que no son condenados, pero si son amonestados a confiar más en Jesús y sus promesas.  La salvación no está en juego sino la vida de triunfo por depender más en Cristo.  Primero, los que viven en incredulidad permanente rechazan el amor de Jesús y no lo aceptan como su Salvador (Ro. 2:1,3:9-23; 9:30-10:6).  Luego, los cristianos que por no depender de Dios se convierten débiles, infructuosos, y son amonestados por no confiar en Jesús (Mr.3:1-5; 6:6, 11,16-25-52; 8:14-21).  Los cristianos que no desarrollan su ve en Cristo no experimentan el poder de la vida cristiana.   No olvide que la mejor definición de fe es la obediencia.   Quien tiene fe y practica la fe es quien obedece a Dios en todo.

En fin, la incredulidad en ninguno de los casos es buena.  La incredulidad como estado de separación de Dios y de rechazo del amor de Cristo, es el pecado imperdonable que condena al ser humano. Y la incredulidad como falta de fe en Dios y sus promesas es un pecado que ofende a Dios y no ayuda al buen desarrollo espiritual del cristiano.   Dejemos de ser incrédulos.

Anuncios

Enfoques en el Ministerio de Jesús

Dr. Luis Gomez

Lucas 4:17-19

Después de haber estudiado sobre las prioridades de Jesús (Jn. 8:42,14), es importante conocer los enfoques en el ministerio de Jesús.  Cuando digo enfoques me estoy refiriendo a las áreas donde él dedicó mayor atención y tiempo.  Hay mucho que podría decirse al respecto, pero mencionare solo tres áreas donde Jesús se enfocó con mayor atención basado en la misión encomendada por su Padre: el discipulado, el servicio, y los necesitados que son las minorías.  Si ya se dio cuenta, Jesús está enfocado en personas más que en números o resultado.

  1. Jesús se enfocó en el discipulado (Discipulado de Multiplicación)

El mayor tiempo de los 3 años y medio del ministerio de Jesús lo dedicó a los doce discípulos, no a los 70, y menos a las multitudes. Jesús sabia que la estrategia para la multiplicación y el cumplimiento de la misión era por medio del discipulado.   Si se da cuenta, todo el tiempo está con sus doce discípulos, y les está enseñando, y preparando porque ellos darán continuidad a lo que Jesús ya ha comenzado.

            9:1-6  Reglas de un discípulo

            Después de ser llamados, recibir y usar el poder y la autoridad delegada; dedicarse a predicar el Santo Evangelio.

9:21-27,57-62 Costo  de ser discípulo

Creo que el costo mayor está en la negación de uno mismo y estar dispuesto hasta entregar la vida por el evangelio o por ser obediente a Jesús.  Pero también implica renuncia que significa dejar de hacer y comenzar a hacer cosas nuevas.

         14:25-33 Inversión que perdura

Jesús invirtió la mayor parte de su tiempo en hacer de los 12 los mejores discípulos, capaces de multiplicarse.  Eso demanda que cada aspirante antes de aceptar el reto de ser un multiplicador, haga un cálculo de lo que implica, de la inversión que hará en el cielo.  Y aunque ser discípulos de Jesús tiene un alto costo, es la inversión más perdurable y beneficiosa.

  El fin del discipulado es multiplicarse para alcanzar a todos   (Hechos 1:8, 19:20)

  1. Jesús se enfocó en el servicio (Modelo de humildad)

Un segundo enfoque en el ministerio de Jesús insistido y repetido es el servicio.  Más bien, todo lo que Jesús hizo, aun el hacer discípulos, tenía como fin de dejar un modelo de vida, un modelo de humildad por medio del servicio.  Él vino para servir y no para ser servido.

            Mateo 20:28 Jesús vivió para servir

La paradoja más grande en toda la historia, es que el Dios Creador y Dueño de todo vino a este mundo a servir.  Eso va en contra de la lógica y el estándar establecido   por la humanidad.  El modelo de humildad de Jesús  es un revés para aquellos hombres y mujeres en las altas posiciones, puestos para servir  pero solo se aprovechan para sus propios beneficios.  Esto es un revés para aquellos pastores, predicadores, evangelistas, falsos profetas y falsos apóstoles que por  ambición de fama y poder se autonombran en esos puestos, quienes lo  menos que hacen es servir  a su congregación, y viven en las alturas como intocables, como los únicos ungidos, casi considerándose pequeños dioses. Jesús dijo, aprended de mí que soy manso y humilde porque vivió para servir a todos y nunca para aprovecharse o servirse de los demás.   ¿Qué te gusta más, que te sirvan o servir a los demás?

El modelo, el ejemplo de Jesús mientras vivió con los humanos fue el de servir, y todo lo que hizo lo hizo con la motivación de su amor.

13:1-20 Jesús fue un autentico siervo

¿Cuál es el significado, propósito y fin de la acción de Jesús al lavar los pies de los discípulos?  Tiene que ver con humildad, despojo de todo, sumisión  y coherencia con su enseñanza.    Algunas iglesias de hoy han tomado esta práctica,  aun cuando es cultural para los judíos, pero la están exigiendo como un mandamiento que Jesús dejó. La práctica de lavar los pies no tiene nada de mágico ni aumenta la fe, pero cuando se hace con humildad, es un ejemplo de servicio.  Es una práctica que va en contra del orgullo cuando se hace con humildad, pero  puede crear orgullo cuando se hace por opulencia.

           20:20-27; Mr. 9:34-35 Para ser grande se debe servir

                ¿No sé si la discusión que tienen los discípulos en este pasaje es producto del   atrevimiento de los hijos del trueno que solicitaron estar a los lados de Jesús en el reino?   Esta propuesta de Jesús va en contra de la lógica, pero tiene sentido bajo la perspectiva administrativa y de superación.   Los grandes primero han comenzado siendo pequeños, desde muy abajo.  Lo paradójico de la enseñanza de Jesús es que siendo grande debe servir como un pequeño, desde abajo, y ese es el secreto de la grandeza.

           El texto que resume este enfoque pleno de Jesús es Fil. 2:1-8  “Haya pues en vosotros este sentir, este enfoque, el cual hubo también en Cristo Jesús”

              ¿Cuánto de ese sentir hay en usted?

 

  1. Jesús se enfocó en las minorías (Ministerio al necesitado)

Un último enfoque en el ministerio que resalta Jesús es que siempre dedicó tiempo para las personas  menos favorecidas  de la sociedad. Lo hizo así como punto de partida para llegar a las mayorías y siempre pensando que el reino es para ofrecerlo a todos por igual.

           Se enfocó en los niños (Mt.19:13-15; Lc. 18:15-17): para llegar a las familias.

           Se enfocó en los pobres (Lc. 4.18; Jn. 9:39): para llegar a los ricos.

           Se enfocó en los enfermos (Mt.9:10-13; Lc. 4:18): para llegar a los sanos.

            Se enfocó en los menos aceptados por la sociedad: para llegar a todos.

               Tome en cuenta que los tres enfoques, siguió  el orden de prioridad, primero lo importante, ofrecer el evangelio para salvación de sus almas y luego lo urgente que es ayudarles en sus necesidades materiales. Perdono los pecados de la prostituta que apedreaban y la que ungió sus pies con perfume (Lc.8:1-3), a Zaqueo el recaudador de impuestos le dijo, hoy ha venido la salvación a tu casa (Lc. 19:1-10), al joven rico le dijo demuestra que me amas y que tienes fe para la vida eterna vendiendo lo que tienes y dándolo a los pobres, la mujer samaritana le ofreció el agua de vida eterna  (Jn. 4), Nicodemo le dijo es necesario nacer de nuevo, de arriba (Jn. 3).

Conclusión

El mayor enfoque del ministerio de Jesús son las personas, es usted, él quiere primero salvar a cada ser humano, luego convertirlo en un discípulo, en un servidor, y alguien que proclame el evangelio a toda persona sin acepción de personas.

La Biblia dice: “El Espíritu del Señor esta sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres, me ha enviado  para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos, y para poner en libertad a los oprimidos”

Jesús ha puesto su atención en usted hoy, desea salvarle y convertirlo en su discípulo y un fiel servidor, ¿quiere aceptar esta invitación?

Por fe – Tercer Cielo – Lyrics Letra

 

Prioridades en la Vida de Jesús

Dr.  Luis Gomez

Mateo 22:37-39

Una de las personas que ha dedicado mucho tiempo en practicar y enseñar acerca de prioridades es John Maxwell.  Ha escrito muchos libros y en varios de estos enseña sobre la importancia de establecer prioridades en la vida.  Tener prioridades en la vida facilita las cosas, hay mejores resultados y generalmente usamos mejor no solo el tiempo sino nuestras habilidades.

Mucho antes que Maxwell hubo una persona que no solo trató el tema de las prioridades con seriedad, sino que lo vivió y lo enseño; este hombre es Jesús.  Él estableció prioridades en relación a su Padre quien lo envió a darlo a conocer y en la medida que lo hacía el Padre era honrado y glorificado. Pero también estableció prioridades en relación al nuevo pueblo que levantaría, que es dedicarse a las cosas espirituales, y tratar de ayudar a todos con justicia y amor y lo hizo demostrándolo en un día normal.

  1. Prioridades de Jesús en relación con su Padre                                                                   Darle gloria al hacer su voluntad (Jn. 6:38)

¿Qué significa e implica dar gloria y honra a Dios por medio de hacer su voluntad?  Es reconocer su posición, obedecerlo su comisión, y estar dedicado a cumplir su voluntad.  En el caso de Jesús, él sabía para qué había sido enviado, morir en la cruz por nuestros pecado.  Establecer su reino sobre la tierra.   En el caso de nosotros los humanos, debemos recordar que la primera razón de nuestra creación es dar gloria a Dios.  Isaías 43:7 dice que Dios nos creó para Su gloria, lo mismo que dice Efe. 1:3-14.  La gloria de Dios es su poder, su majestad, su grandeza, su amor,  es lo que nos da fuerza, Sal. 19:1-4. Así que, darle gloria a Dios es reconocerlo, exaltarlo, adorarlo, honrarlo, bendecirlo, amarlo, respetarlo y obedecerlo.

Darlo a conocer ante la humanidad (Mt. 11:27, Jn. 17:8,1ª Jn 5:20)

Estos tres pasajes expresan con claridad que la segunda prioridad que Jesús tenía en su vida sobre la tierra era darlo a conocer como el Único Dios que además de ser el Creador, Proveedor, Dueño de todo, también es Salvador y Señor.

En resumen: La misión que Dios encomienda a Jesús  es que dé a conocerlo no solo como el único que perdona los pecados del hombre y que puede salvar al hombre de la muerte eterna, sino que solo en él se encuentra la vida de paz, justicia, salud, bienestar, y santidad.

  1. Prioridades de Jesús en relación a su nuevo pueblo.

Nota: Las prioridades que Jesús nos enseña pueden resumirse en dos: amar a Dios y amar al prójimo.   En Mateo 6, Jesús lo dice de otra manera, buscar las cosas de arriba, el reino de Dios y su justicia.   Jeremías 5:1 dice que la prioridad del cristiano es hacer justicia y practicar la verdad.

             Dedicarse a las cosas Importantes (Mt. 6:33) (Espirituales-eternas)

Adorar a Dios antes de todo (Mr. 12:37-38), buscarlo en oración,  Predicar el evangelio a toda criatura (Mr. 1:35-36; 2:17) y vivir cada día solo para honrarlo (Jn. 6:38).  (Amar a Dios).

Establecer estas cosas como prioridades en todos los días, en toda la familia, para todo proyecto a emprender no solo honra a Dios, engrandecen el evangelio sino que garantiza  mayores y mejores resultados personales o familiares.

Jesús todos los días que comenzaba, se dedicaba en primer lugar a buscar el rostro de su Padre Celestial como una preparación para emprender las cosas del día.   Luego, cada cosa que hacía, se aseguraba que estuvieran de acuerdo con la razón de su existencia, que era predicar el evangelio de salvación.    Esto es lo prioritario antes que ayudarlo materialmente.

Lo que más necesita la humanidad no es comida, no es ropa, no es vivienda, no es salud, pues mucho de esto se da o por negligencia humana o por abuso o aprovechamiento humano, pues Dios ha provisto toda la materia prima, pues la mayor riqueza que ha dado a la humanidad es la inteligencia, pero el hombre persiste en mal usarla.   Lo que más necesita la humanidad es creer en Jesús, porque esa es la mayor pobreza, la pobreza espiritual.

Jesús lo sabía, por eso, cada cosa que él hacia estaba dirigido a cambiar el corazón, a ofrecer salvación.   Dios es honrado y glorificado cuando nos dedicamos a darlo a conocer, a predicar el evangelio de Salvación sistemática y dinámicamente, o sea fiel y responsablemente, a todos sin hacer acepción de personas, a tiempo y fuera de tiempo, porque es prioridad. (Mr. 1:35-36).

En fin: Dar a conocer a Dios por medio de la predicación del evangelio no solo honra a Dios, sino que ofrece oportunidad al hombre de llegar a creer en Jesús como su Salvador personal y ser librado de la muerte eterna.  Esto es prioridad en la vida y ministerio de Jesús todos los días.

Dedicarse a las cosas Urgentes (de ayuda al prójimo-temporales)

Sin embargo, Jesús tenía otro nivel de prioridades cada día, y sabía atenderla según el orden de prioridad: eran las cosas urgentes que veía y le traían.   Entre sanar a un enfermo y salvarlo ¿Qué era más importante?  Entre darle de comer a un hambriento o predicarle el evangelio de salvación, ¿Qué es lo más importante?  Entre sanar a Lázaro o dejarlo morir para luego resucitarlo para que creyeran en su gran poder, ¿Qué es más importante? Entre tapar los agujeros del techo de una casa o cambiarlas por otras que no tienen agujeros, ¿Qué es lo más importante?

Es por ello que para Jesús, lo más importante es predicar el evangelio, y predicar el evangelio es una actividad del reino, antes que sanar al enfermo y aliviar el hambre, porque los efectos de esto último son temporales, volverá a enfermarse y a tener hambre y morirán.

Con todo, en segundo nivel  de prioridad están: el amar al prójimo. ¿Cómo se ama? 

Ayudar a todas las personas necesitadasacompañar con amor y justicia todo lo que hace (Jn. 10:10), vivir en santidad y justicia (Mt. 6:33): (Amar al prójimo). 

  • Ayudar a los necesitados, en orden, primero al fam. biológica, luego la familia espiritual, y luego al extranjero, y aun a los enemigos…
  • A toda acción, a todo lo que hace, no importa a quien lo hace, acompáñele de amor y justicia. Porque sin amor y sin justicia; no se hace mucho, y lo que se hace pierde valor.
  • Sobre todo, si vive en amor y justicia, lo más seguro es que será compasivo, generoso, bondadoso, misericordioso, pues todo lo que haga será justo, y santo.

A esto se refirió Jesús cuando dijo, “Más buscad el reino de Dios y su justicia”, cuando a Jeremías le dijo que busca personas que deseen hacer lo justo y practicar la verdad.   Es lo mismo que Jesús quiso decir cuando dijo; ama a Dios con todo, y ama al prójimo de la misma manera así como Jesús nos amo, que dio todo, se entregó todo, sine esperar nada a cambio, y todo por obediencia y amor.

Conclusión

En fin, la misión de la Iglesia y de cada hijo de Dios es clara, glorificar a Dios ensalzando a Cristo delante de las personas por todas partes.  De este modo, es prioridad dar a conocer a Jesucristo en el mundo y continuar la misión que Jesús puso en movimiento a través de su cruz.

              Si aprendemos a comenzar el día en la presencia de Dios, y hacemos las cosas basadas en el orden de importancia; lo más seguro es que el tiempo nos alcanzará y los resultados serán mucho mejores que los que nos imaginábamos. Todo el día estaremos adorando a Dios, actuando en justicia, santidad, y amor.

¿Ama a Dios como prioridad y lo obedece antes de todo?

Lo más importante en la vida

Dr. Luis Gómez

Marcos 10

Ante esta pregunta ¿Qué es lo más importante en la vida?  muchas y diferentes son respuestas.   Digo esto porque el tiempo en que vivimos, el orden de prioridad y los enfoques principales son muy diferentes y numerosos. Cada persona responderá según su orden de prioridad o enfoques de interés.  Es muy probable que muchos coincidan en sus respuestas.

Pero vamos, sin mucho rodeo, yo te pregunto  a ti, ¿Qué es lo que más te importa en la vida?   Respóndeme con toda honestidad.  Te dejo 5  minutos para que lo pienses muy bien y luego respóndeme.   Algunas veces decimos que determinado aspecto, cosa, evento, o persona es lo más importante en la vida, pero en el fondo uno sabe que no sabe nada al respecto, porque no está seguro (a).   Por otro lado, uno puede decir que lo que más le importa en la vida es la familia, pero que la manera de vivir demuestra que no lo es.   Alguien puede decir que lo que más anhela es conocer Paris, pero lo que está deseando es la aventura, salir de la casa, sentirse independiente, conocer nuevas cosas.   Uno puede estar interesado en algo, pero que finalmente, al saber el costo a pagar, decide ya no continuar la búsqueda.

Se cuenta en el libro de Marcos 10 de un joven rico que andaba en busca, según él, de lo más importante en la vida, de cómo obtener la vida eterna.   Se encontró con el Maestro que todo lo sabe, a quien de inmediato pregunto, ¡Maestro! ¿Qué hare para heredad la vida eterna?  Alguien le había hablado de la vida eterna, pero no  sabía lo que era y lo que implicaba.

El Maestro que todo sabe, no se detuvo en la pregunta, sino que se dirigió al corazón del joven.    No era lo más importante para este joven el creer en Jesús para vida eterna, porque al ser examinado, el Maestro de inmediato se dio cuenta que el corazón de este joven estaba en otras cosas. A pesar de conocer y haber obedecido los mandamiento (v.18-19), pero aun le faltaba lo principal (v.20-21) no estaba dispuesto a renunciar lo que más amaba su corazón, las riquezas de este mundo.   ¿Qué ama más tu corazón en esta vida?

La Biblia confirma que donde está tu tesoro (bienes, riquezas, placeres, libertad, etc.) ahí está tu corazón (Mt. 6:21; Lc.12:34).  Este joven lastimosamente no había ordenado su vida, misma que estaba enfocada en los bienes de esta tierra, y no en las cosas de arriba.   Cuando no es Dios, cuando no son las cosas espirituales, las cosas permanentes, eternas, y las del reino lo más importa en la vida, lo más seguro es que no se estará dispuesto a renunciar a los placeres, deseos, deleites, libertades, y ofertas de este mundo.

Marcos 10:22 dice, “Pero él, afligido por estas palabras, (que vendiera todo y lo diera a los pobres), se fue triste, porque tenía muchas posesiones”.   ¡Qué triste es saber que muchas personas por amor a las cosas de este mundo, las materiales, prefieren morir sin Dios y sin esperanza!  ¡Qué equivocación más grande que el diablo les ha hecho creer que eso es lo más importante en la vida!  ¿Qué nos llevaremos cuando muramos?  ¡Nada, absolutamente nada! Y si no entregaste tu corazón a Cristo, no solo no te llevaras nada, sino que serás llevado al castigo eterno.  ¿Quieres eso para tu vida eterna, sufrimiento eterno?    No sigas el ejemplo del joven rico, renuncia a todo, y entrega tu corazón a Jesús.    Si ya eres hijo de Dios, pero por estar entregado a las cosas materiales no vives para Jesús, ten cuidado, porque él te puede llamar la atención, porque Dios al que ama castiga.

Revisa tus prioridades y tus enfoques en esta vida, asegúrate que lo más importante en tu vida sea: Dios, tu familia, tu trabajo, la iglesia, tu familia materna, amigos, etc.

Lo que más abunda en este tiempo

Marcos 6

Dr. Luis Gómez Chávez

Escuchando un mensaje de David Wilkerson el día de ayer donde reto a la iglesia a levantarse y defender el evangelio puro y verdadero tal como lo presenta la Biblia, y después de leer este capítulo 6 de Marcos puedo concluir que hay una cosa que es la que más abunda en este tiempo.   Y no son los movimientos falos.  Tampoco son los vehículos, mucho menos las personas.  No es la pobreza mundial, ni los desechos que destruyen la naturaleza mundial, y los inventos tecnológicos.  Aunque al decir verdad, estamos atrapados en una sociedad que no puede vivir más sin depender de toda la tecnología que hay ya.  Pero no es eso lo que abunda más en este tiempo. Y si piensa que son las pandillas, la delincuencia, los grupos terroristas o movimientos narcotraficantes, aunque hay muchos, no es lo que más abunda en este tiempo.

Usted mismo puede descubrir eso a lo que me refiero que abunda más en este tiempo.  Por favor, vuelva al capítulo y lee los siguientes vv.11, vv.36-38, 49-50, v.52.   Aunque siempre hay un remanente que también les abunda, v. 56.  ¿Descubrió el elemento, o la actitud que más abunda en este tiempo en las personas?   Correcto, es la incredulidad.    Los discípulos fueron amonestados varias veces por Jesús porque no tenían fe y cuando encontraba a personas con fe, Jesús los elogiaba frente a ellos.   ¿Cómo es posible que los discípulos habiendo vivido cerca de él y habiendo visto tantos milagros hechos por Jesús, aun continúen siendo incrédulos?   El comportamiento y la actitud de ellos solo es una demostración de lo que sería la humanidad después de ellos.

Piense un poco sobre la realidad de la humanidad en este tiempo.  Somos más de 7 mil millones de habitantes. Solo cerca de 2 mil millones somos cristianos evangélicos, que tenemos fe en Jesús como nuestro Salvador.   El resto, más de 5 mil millones viven en plena incredulidad, me refiero a que no han creído que solo en Jesús hay salvación. Claro, muchos de estos últimos, dicen creer en Dios pero no viven conforme al deseo de Dios y de lo que dice su Palabra, aun cuando se consideren piadosos, o fieles religiosos. En esta multitud de seres humanos, la incredulidad es el único pecado que Dios no les puede perdonar, porque si no creen en Jesús no podrán tener derecho a entrar a la vida eterna, peo si están condenados al castigo eterno en el infierno.  Es que la única salida para todos, no importa su condición, aunque sea el más malo de toda la humanidad, si tan solo reconoce que es pecador, que Jesús murió por sus pecados, y lo reconoce como su Salvador personal, la Biblia dice que Dios lo perdona y lo acepta como su hijo dándole vida eterna.

Muy bien, pero la incredulidad abunda aun dentro del pueblo que ya ha creído en Jesús como su Salvador.  Y esta incredulidad es la que esta lastimando el corazón de Dios, es la que hace llorar a Jesús, es la que impide que el evangelio llegue donde Dios quiere.   Es nuestra incredulidad cristiana, la misma de los discípulos la que no nos permite ser mejores hijos de Dios. Pues sabemos que Dios es poderoso, que es amor, bondad, santo, misericordioso; sin embargo, debo reconocer que el mayor porcentaje de los cristianos en el mundo no creen en verdad lo que Dios nos ha dicho en su palabra pues no vivimos sometidos y en obediencia a ella.   No estamos ni predicando ni mucho menos viviendo el evangelio tal como está en la Biblia.

La incredulidad entonces, es lo que más abunda en este tiempo, pues el mundo sin Cristo no cree en Jesús, pero el mayor porcentaje de los que si son cristianos, no le creen a Jesús.   ¿Cuánto ha hecho Dios por usted? ¿No es suficiente para que viva todos los días confiando en él y en su Palabra?   Pidamos perdón a Dios por nuestra incredulidad.

El Señor del tiempo

Dr. Luis Gomez

Marcos 2:13-28

Me he dado cuenta que por lo general, nosotros los humanos abusamos en el uso del tiempo.   Por ejemplo, decimos “mañana hare esto, aquello y lo otro” sin tomar en cuenta a Dios que es quien da el permiso de vivir.    Precisamente en este momento recién termine de hablar con un señor que ha estado alejado de las cosas de Dios durante 12 años, y siendo conocedor del evangelio, reconoce que necesita volver a los caminos de Dios, pero cuando le hago la invitación a reconciliarse, él dice, se que debo hacerlo, pero espéreme que les visite el domingo.  Mis planes son ir a tal parte la próxima semana, me quedare tres días en tu casa, bueno si puedo te visito y si no, no.

El único que es dueño y señor del tiempo es nuestro Señor Jesucristo siendo que él es el Dios Creador y Sustentador de todo. Él hizo el sol, la luna, el día y la noche y a cada tiempo le dio su duración, hasta declarar que la semana tiene siete días, cada uno de 24 horas, cada año de 12 meses, y eso es el tiempo. El movimiento de la tierra alrededor del sol es lo que determina el tiempo, y es Dios el encargado de darle el mantenimiento perfecto al Sol y la luna, a la tierra y todo el sistema planetario para que cada movimiento provean los recursos necesarios para que el ser humano pueda disponer del tiempo.

Es por ello que ningún ser humano puede vivir un minuto sin que Dios lo autorice.   El hacer planes sobre el uso del tiempo que va de la mano de la vida es solo un abuso del derecho soberano que solo Jesucristo tiene.   En este pasaje, hay una demostración del poder que tiene Jesús como Señor y Dueño del tiempo.   A Levi le dice sin mucha introducción, “sígueme”, a quienes le señalaron que sus discípulos no ayunaban como lo hacían los discípulos de Juan y los de los fariseos, Jesús les dijo que mientras él este con sus discípulos no necesitan ayunar, pues cuando se hace se ora al Padre a través de Jesús.    Por último, los fariseos criticaron porque los discípulos de Jesús cortaban espigas de trigo en el día de reposo, y él les demostró que es el Señor del tiempo.

Jesús es eterno, Creador y Señor del tiempo.   Él puede hacer lo que sea con el tiempo y todo lo que haga no estará en contra de su perfecta voluntad.    ¿Acaso es pecado lo que hicieron los discípulos en el día de reposo?  ¿Es malo comer en el día de reposo?  Había una ley que decía que los agricultores debían dejar la orilla de la plantación de trigo sin cortar para que quienes caminaban pudieran cortar y comer sin que fuera considerado como robo.  Entonces, los fariseos estaban cuestionando el hecho que lo hacían en el día de reposo. Jesús, como lo dice en otras ocasiones, que él es el dueño del día, del tiempo, y él soberanamente decide qué hacer con este.

Bueno, concluyo afirmando que cada uno de nosotros somos simples administradores del tiempo, de la vida, de lo que tenemos y somos.   Pero en cuanto al tiempo, planes y las cosas que pretendemos hacer, antes debemos hacerlo en el nombre de Dios, con el permiso de Dios.   Porque sin él nada podemos hacer, y si lo hacemos sin ese permiso, es abuso.  Consejo, antes de hacer cualquier cosa, pida la aprobación de Dios, y todo le saldrá mejor y habrá menos riesgos.

Enfócate en lo que te gusta hacer

Dr. Luis A Gómez Chávez

Con alguna frecuencia nos enfocamos en las cosas más difíciles, en las que no nos gusta hacer, en las que nos cuesta hacer y que muy pocos resultados tenemos. Cuando enseño sobre como descubrir los dones espirituales que Dios nos ha dado, recomiendo ocuparse en las cosas que les gustan hacer, en las cosas que les dan mayor satisfacción y en las cosas que con facilidad tienen resultados. Claro, antes de lo que ya recomendé, el aspirante debe observar con atención a los expertos, participar en diferentes áreas de ministerio, entrenarse en las que más le atraen y finalmente concentrar toda su fuerza y habilidad en las cosas que les gustaría hacer.

Es prudente, inteligente y hasta estratégico que cada persona concentre su energía, habilidades, y recurso en las cosas que le traerán mayor satisfacción al final del día, del mes, del año y aun al final de la vida misma. Significa esto, depurar los calendarios de actividades, las clases de actividades, la calidad de actividades, el tiempo invertido y el costo implicado. Esto es lo que Jesús hizo después de haber declarado el orden de prioridad, Jesús definió las áreas de ministerio donde concentrarse más, donde dedicar su mayor tiempo, atención e interés. Jesús seguro que su prioridad es honrar a Dios, predicar el evangelio, y ayudar a los necesitados; él mismo declaró que los enfoques del ministerio donde él se concentraría más fue el discipulado, en el servicio, y en las minorías de la sociedad.

Corresponde que todo hijo de Dios, llamado para dar continuidad al programa iniciado por Jesús, que concentre toda su fuerza, habilidad y recurso en aquello que le gusta hacer, que puede hacer, que es feliz al hacerlo y que le da frutos al hacerlo pero que da cumplimiento al proyecto histórico de Jesús. El principio es aplicado a la iglesia, concentrar su atención ministerial en las cosas que son de mayor importancia, en las cosas que Jesús mismo le dio mayor atención: discipulado, servicio y las personas. Significa, definir la filosofía de ministerio que incluye, establecer una visión, una misión, objetivos y una estrategia de trabajo o de acción.

Debemos reconocer que la ausencia de hacer las cosas sin un orden de prioridades y por no enfocarnos en las áreas de ministerio de mayor importancia es que hemos terminado al final de cada periodo ministerial, desilusionados, desanímanos y/o hasta frustrados. La razón de este final desastroso y negativo o pesimista es que no trabajamos enfocado en las cosas más importantes, sino que actuamos sin un orden de prioridad. Nos dedicamos solo al activismo, a los asuntos cosméticos, a las cosas temporales o urgentes, a números. Es por ello que, la sugerencia primordial en este punto, para la iglesia, para las familias, para los matrimonios y para cada persona es a que tome el tiempo necesario para definir las áreas donde amerita mayor concentración, basar su ser y quehacer en las cosas de mayor importancia.

¿En qué cosas estoy más enfocado cada día? ¿Son estas cosas de perspectiva eterna o temporal, me gusta hacerlas y los resultados dan cumplimiento a lo que Jesús comenzó?