Lo que impide hablar con Dios

Dr. Luis A Gómez Chávez

Dios es experto en entender toda clase de lenguaje, tanto verbal como no verbal.  En el mundo, aunque no es un dato exacto, se hablan entre 3000 a 5000 lenguajes, aunque solo 600 cuentan con más de 100, 000 hablantes. “Entre los idiomas más extendidos están el chino mandarín, usado por 900 millones de personas; el inglés, con 470 millones de hablantes; el hindi, hablado por más de 420 millones de personas; el español, utilizado por 360 millones; y el ruso, con casi 300 millones de hablantes”. [1]  Me llamo la atención lo que pasa con algunos países que hablan una gran cantidad de lenguajes, “Se estima que en África se hablan más de 1.500 lenguas diferentes. Hay casos singulares como el de Camerún, un país con 12 millones de habitantes en el que se hablan nada menos que 270 idiomas, o Nigeria, donde se han registrado casi 450. Pero la palma se la lleva Papúa Nueva Guinea, cuyos habitantes se comunican, atención, en ¡850 lenguas diferentes! Toda una torre de Babel.” [2]

Vuelvo a repetir algo que ya dije, Dios es experto para entender toda clase de lenguaje, pero ¿podrá entender los más de 5000 idiomas del mundo?  Que le parece que de los 12 millones de Camerún, un millón este hablando con Dios usando los 270 idiomas al mismo tiempo, ¿puede Dios entender a cada uno en su lenguaje y responderles a las peticiones?   Claro que si, él puede y lo hace, porque si los más de 1.5 mil millones de cristianos en el mundo oramos al mismo tiempo en los 5,000 idiomas diferentes, Dios tiene el poder para poner intención para cada uno, escuchar la oración y responder con toda exactitud de acuerdo al propósito que tiene para cada uno en esta tierra.    La cantidad de personas hablando al mismo tiempo en todos los diferentes lenguajes del mundo no es un obstáculo para que Dios escuche. El lenguaje no impide que puedas hablar con Dios.

¿Qué es lo que impide que una persona desarrolle una conversación con Dios?    Es la falta de fe o lo que ya se ha dicho, la incredulidad.  Ya dije que Dios entiende nuestras oraciones aun cuando no haya palabras, pues él en su omnipreciencia sabe todo lo que hay en nuestro corazón y cuando le oramos por medio de gemidos, él los entiende a la perfección.  Sin embargo, cuando un hijo suyo ora de manera audible, con palabras elocuentes y escogidas, y con una euforia inigualable, el tanto ruido que hace no permite que Dios lo escuche y le responda.  El ruido es su pecado, su incredulidad, su autosuficiencia, su falta de armonía en el hogar.   El pecado no permite que Dios escuche lo que dices aun cuando seas el más grande orador, que por tu elocuente retorica los estadios y coliseos son abarrotados para escucharte.

La falta de santidad, de fe, de humildad, y de sinceridad es lo que impide hablar con Dios. No es que no sepa hablar u orar, no es por el lenguaje que usted hable, no es por educación o experiencia.   Así que, usted puede hablar con Dios cuando quiera, donde sea, todo lo que desee si en su corazón cree en Dios, que él es real, que él tiene poder, y que para él no hay nada imposible.   Preocúpese por tener fe, estar en paz con Dios y los demás, mantener armonía en el hogar, estar en santidad, ser humilde, y no tener pecados en su vida.  Lo que impide hablar con Dios no es que no puedas hablar, sino que se necesita hablar con fe y santidad.

          [1] http://www.muyinteresante.es/cultura/arte-cultura/articulo/icuantos-idiomas-se-hablan-en-el-mundo

          [2] Ibid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s