Para dar sentido a la vida estas aquí

Mateo 5:13-15

Vivir sin un propósito, sin una meta, sin un plan de vida o sin una razón es vivir solo por vivir, es vivir sin poder disfrutar  del verdadero sentido de la vida, es vivir como alguien que teniendo ojos no puede ver. Es como estar en medio de la oscuridad  que aunque se tiene abiertos los ojos no puedes ver nada.  En ese sentido, los  ciegos de nacimiento aventajan en todo sentido a los videntes.  Qué triste es vivir sin saber para que se viva, tener ojos sin poder ver, ser luz y no poder alumbrar, ser sal y no poder dar sabor.

Este mundo está en completa oscuridad espiritual, tienen ojos pero no ven, hacen las cosas pero no saben para que las haga.   Este mundo por no tener a Jesús en su corazón, vive en completa oscuridad, son como un barco gigante que navega  sin rumbo y sin dirección porque no tiene timón y ni capitán que lo dirija.     Este mundo está en una total oscuridad a tal punto que a lo bueno le llaman malo y a lo malo llaman bueno.    Los valores que por miles de años dieron excelentes resultados a la humanidad, en este tiempo, personas por estar en oscuridad están diciendo que esos valores no sirven, son obsoletos, y que hay que cambiarlos.  Me refiero al matrimonio al estilo de Dios.  ¿Donde está la luz verdadera en estas personas que les permita pensar correctamente?  ¿Acaso no es el poder de la oscuridad promovida por Satanás, el príncipe de este mundo, el amo y señor de la oscuridad el que esta guiando a los ciegos?   ¿No es esto no saber el verdadero sentido de la vida, no reconocer al Creador de la vida, y el propósito por el cual Dios los hizo,  y no saber distinguir entre lo bueno y lo malo?

Esta es la razón por la cual Dios te ha escogido a tí, para hacer la diferencia en este mundo, para dar luz, sabor y sentido a la vida.    Esto no solo es un enorme privilegio, ser enviados por Dios para guiar, alumbrar, dar sabor y sentido las personas, sino que es una profunda responsabilidad, porque exige santidad, lealtad, entrega, compromiso, y seriedad. Es posible que en este punto es donde encontremos un enorme impase práctico, o un profundo gap o vacío vivencial, entre lo que decimos ser y creer con lo que realmente somos y hacemos.    Esta incoherencia es lo que no nos  permite que alumbremos y demos sabor a este mundo como Dios lo desea.  El mensaje que estamos enviando a las personas que están en oscuridad no está siendo entendido, porque o lo estamos escondiendo o algo lo está cubriendo.

Nos corresponde hacer una profunda evaluación de la vida, del comportamiento, del cumplimiento de la misión original que Dios nos ha dejado dentro del Cuerpo de Cristo.    Cuando vivimos apegados a la Palabra, guiados por el Espíritu, saturados del amor de Dios y comprometidos con la misión de Jesús, sin duda alguna alumbraremos y daremos dirección, el mensaje enviado irá acompañado de autoridad moral, espiritual, y podrá ser entendido y conscientemente aceptado o rechazado. Así que, nos corresponde responder, ¿estoy alumbrando con mi vida? ¿Mi vida está sirviendo de inspiración, motivación y ejemplo para vivir la vida con el verdadero sentido, vivir para Jesús?

 

Dr. Luis Gómez Chávez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s