Cuida tu relación con Dios

Dr. Luis A Gómez Chávez

Si hay algo frágil, delicado, pero necesario e importante en la vida de un cristiano en la que mas debe invertir es la relación con Dios. Las muchas ocupaciones, el errado orden de prioridad, los intereses personales y este  mundo cambiante hace que los humanos, y principalmente los cristianos no demos el tiempo y mucho menos la importancia a la relación con Dios.   Esta demás decir lo que la Biblia afirma en Eclesiastés, que para todo hay tiempo, y cuando se piensa en la amistad, la cita, el encuentro, el contacto y la relación con el Creador, Salvador, Señor y Dueño de todo; no hay justificación o pretexto alguno que sea válido.

La clase de amistad, relación o comunión que tenemos con Dios depende de la calidad de tiempo que le brindamos, de la calidad de vida que mantenemos, y del amor o respeto que tengamos hacia Él.  La relación o amistad con Dios puede ser comparada con una planta o con un jardín el cual necesita de mucha atención, cuidado y agua para que este no solo se mantenga verde, sano, limpio sino que de sus frutos, en este caso son las flores.   El Salmo 1 describe a una persona en buena relación con Dios al compararla con un árbol plantado junto  corrientes de agua, el cual por estar conectado con el agua que es la vida del árbol, da fruto en su tiempo y su hoja no cae.

El agua es la vida del árbol, y para que este permanezca vivo, fresco, frondoso, alegre y fructífero, siempre debe estar conectado al agua o regado por esta.   Es la misma enseñanza que da  Juan 15  donde nos habla de la necesaria conexión, dependencia que debe existir entre el cristiano y Dios cuando habla de Cristo como la vida, y nosotros como los pámpanos.  Es imprescindible esta unión, relación, conexión o dependencia del cristiano con Cristo para estar en comunión con Dios, para agradar a Dios, para dar frutos, para tener una fe viva, y para que Dios no solo escuche las peticiones sino que las responda.

La manera más sencilla y práctica que todo cristiano tiene para cuidar que su relación con Dios sea fresca, sincera y transparente es por medio de la oración, la confesión, la lectura y estudio de la Biblia, oír y escuchar la voz de Dios lo que significa obedecerla.   En otras palabras, para que la amistad con Dios sea diaria, honesta, y sincera; debe haber comunicación (mas que conversación es una relación), debe haber respeto (más que palabras es actitud, lealtad y compromiso expresado en obediencia) y sobre todo, mucho amor (es temor de hacer lo que no le agrada, es decisión por hacer lo que le agrada, es un deseo profundo por estar cerca de él).

Como lo dije al inicio, es necesario dar un cuidadoso mantenimiento a esta amistad porque es frágil, delicada pero lo más importante en la vida del cristiano.   El reto para este próximo año es invertir, invertir e invertir en este reto, y Dios se encargará que todas las cosas sean mejores para el que lo haga.    Decida, en el 2015, leer la Biblia todos los días, propóngase leer el Nuevo Testamento, apartar unos cuantos minutos para conversar con Dios, y esfuércese por hacer las cosas que agradan a él. Haga algunos cambios personales hoy mismo.   Yo ya los tome con fe, y en el nombre de Cristo.  La relación con Dios es un asunto personal, no colectivo, yo y solamente yo soy responsable de cuidar que esta sea fresca, sincera y transparente.

Anuncios

El mejor reconocimiento en tu vida Mateo 2:1-12

Dr. Luis Gomez Chavez

En la lectura a la ligera de este pasaje puede apreciarse algunas reacciones de reconocimiento de quien es el que ha nacido. Por un lado vemos a los magos del oriente que lo reconocen como rey de los judios y Dios mismo hecho carne al postrarse para adorar al niño recién nacido. Por el otro lado vemos a Herodes quien aún cuando busca deshacerse del niño recién nacido, esta reconociendo publicamente que en Jesús siente un fuerte rival de su trono. Lo llama rey de los judíos, el Cristo, y el profeta guiador.

Ahora bien, teologicamente en esta lectura encontramos la lucha espiritual anunciada desde Génesis 3:15, entre Satanás y Jesús, ambos buscando ser reyes. Herodes es instrumento de Satanás quien busca impedir el nacimiento del que sera el rey, esto es un reconocimiento de quien es Jesús. Satanas lo ha sabido siempre, y por esa razon busca impedirlo. Hay un accionar soberano de Dios incredible, al usar como instrumentos a los magos, cuando en el AT se relaciona con un movimiento que Dios no aprueba. Tambien utilizó una estrella, que desde entonces es identificada como la estrella de David, y símbolo patrio de la nación de Israel.

Lo mas bello de este pasaje es el reconocimiento público de que el niño que nació de María es Jesus de Nazaret, profetizado desde Génesis 3:15 como el Goel, el Redentor de la humanidad, los magos lo reconocen como Dios mismo hecho carne segun Fil. 2. Es el Cristo, Ungido para ser Rey, una trasliteración del Mesías prometido al pueblo de Israel, pero por su rechazo al llevarlo a la cruz, él murió no solo por los judíos sino por toda la humanidad (Jn. 3:16). Juan 1:11-12 dice que todos tenemos la gran oportunidad de llegar a ser hijos de Dios, libres de condenación, si tan solo lo reconocemos como nuestro Salvador personal.

Así lo dice la Biblia, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo Unigenito, para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eternal”. La Biblia es verdad, por tanto, usted solo encesita decirle a Dios, “Señor reconozco que soy pecador, y que ese pecado me condena, más en este día, creo en tí como mi Salvador personal, seguro que me limpias de mis pecados, y me das vida eterna. Te recibo por fe en mi corazón, en el nombre de Jesús, amen”. No es una oración mágica, es una oración de fe, y si la haces con fe, la Biblia dice que en el momento de hacerla, Dios te hace su hijo para siempre (Juan 1:12).

Dios escoge a quien quiere, Mateo 1:1-17

Dr. Luis Gomez Chavez

Me encanta saber que Dios es soberano y que él tiene una manera muy particular de trabajar. Reconocer la soberanía de Dios es una gran decisión que da tranquilidad, confianza y seguridad. Digo esto porque cuando confiamos en Dios sabiendo que él es soberano, perfecto y poderoso, dejamos que él haga todo sin cuestionarlo, y aún cuando hayan cosas que no entendemos, no ponemos en duda su participación sino que seguimos confiando tranquilamente en él.

Dios prometió enviarnos a Su Hijo como el Salvador del mundo, único capaz de librarnos de la muerte, redimirnos y traernos a la comunión que Adán y Eva tenía antes que desobedecieran. Lo interesante es que Dios escogió a ciertas personas como sus instrumentos genealógicos por los cuales pasaría la linea biológica Jesús el Salvador. La perspectiva humana no actua así, y mucho menos escoge así. Dios escogió a un mentiroso como Jacob, a un Judá injusto, a una Tamar caprichosa y tramposa, a una inteligente ramera de Jericó, a una Rut pagana con carácter, a un David adultero y una Betsabé infiel, a un Salomón mujeriego, que no lo merecían por sus condiciones, pero Dios en su libre dimensión de decisión, los escogió así. Entre ellos hay patriarcas, reyes, rameras, extranjeras, y personas comunes, pero Dios sin hacer distinción, los transformó y los escogió para su Gloria.

Así es Dios de especial. Nadie lo obliga a hacer algo, solo hay algo que lo motiva a escogernos, su gran amor y la condición de cada persona en el mundo. Lo mejor de todo es que quien es escogido por Dios no solo experimenta un cambio de vida, sino que el future de su vida es segura, dejamos de ser los mismos de antes. Juan 3:16 dice que él amor suyo es grande que lo ofrece a todas las personas del mundo, sin importar su condición, es más, a mayor pecado del hombre, más es la gracia y la misericordia de Dios. 2 Co. 5:17 dice que quien es escogido por Dios y la persona acepta al Dios que lo elegió, viene a ser una nueva criatura, pasa de muerte a vida, déja de ser y hacer lo que antes era y hacía. Viene a ser una nueva persona, Juan 1:12 se convierte en un hijo de Dios para siempre.

Si Dios te invita para que creas en él, sin importar lo que tu eres y haces, y prometiendote una nueva vida, una vida eterna, es porque él te ama con profundo amor, con un amor que jamas alguien te ha podido dar. Cree hoy mismo en Dios y experimenta una verdadera transformación, pues pasarás de muerte a vida, de criatura a hijo, de una vida religiosa a una relación personal con tu Dios Creador, el Dios que escoge como él quiere

¿Eres un vencedor o perdedor?

Dr. Luis Gómez Chavez

Una de las características más comunes en los niños es que siempre les gusta ganar.  Y cuando pierden, de inmediato comienzan a llorar y a hacer berrinches.  Significa que los niños han llegado a comprobar que ganar es mejor que perder o por lo menos que a los ganadores se les aplaude y se les felicita.  Mientras que los perdedores no los toman en cuenta y son olvidados por los demás. Por otro lado, la sensación de ser un ganador es humanamente gratificante y satisfactoria.  Sin embargo, es necesario preguntarnos si esta sensación es válida, legítima y honesta o si es egoísta, ambiciosa y vana.

Personalmente no he visto ni he escuchado que una persona normal diga que desea ser un perdedor.  El futbolista desea ganar el juego, el trabajador quiere que lo promuevan a una mejor posición, el atleta quiere ganar la competencia, el estudiante anhela pasar el examen, el obrero espera mejor salario….El hombre por naturaleza quiere ser un vencedor.  Sin embargo, las leyes de competencia solo consideran a los vencedores y los perdedores.  La pregunta es ¿puede un perdedor sentirse satisfecho porque perdió aún cuando sabe que le ganador ganó con justicia.

Hablar de ganadores y perdedores en la vida cotidiana es algo normal. Todos estamos acostumbrados a ver que unos ganan y otros pierdan, que unos saben ganar y otros saben perder. En todos lados, a toda hora, en todo nivel social y  en toda edad es real que existe un espíritu y un fuerte deseo de ser ganadores.  Cuando es honesto el deseo, es bueno y positivo.  Todos debemos desear, luchar, anhelar, y esforzarnos por ser ganadores. Seamos vencedores…

Pablo enseñó sobre el “espíritu de vencedores”(1 Co. 9:24-27; 2 Ti. 2:3-5; Ro. 8:28-39).  Uno solo vence, Pablo lucha para no ser descalificado, solo que él insiste en la honestidad, legitimidad y autenticidad al competir.  Debemos ser vencedores y tener un espíritu de vencedores para las cosas buenas, haciendo lo que es honesto, lo legal, lo legítimo, lo que beneficia a los demás, y no por egoísmo, envidia, vanidad, orgullo, para satisfacción humana, sino para glorificar a Dios, edificar a los demás y para dar buen testimonio del evangelio.

En esta vida solo hay: vencedores y perdedores. Los vencedores son los que aman, confían y esperan en Dios.  Los perdedores son los han ganado todo en esta vida sin tomar en cuenta a Dios y por tanto, la perderán, mientras que quienes la pierdan por servir a Cristo, la salvarán.

LA ESCUELA DE LA PACIENCIA

Dr.  Luis Alberto Gómez Chávez

El siglo XXI se caracteriza por las cosas rápidas, la novedad, lo técnico, y por la impaciencia.  En este tiempo, se es atendido en el true drive de cualquier restaurante en menos de cinco minutos.  Los cajeros automáticos le dan dinero en menos de un minuto. Los bancos le dan préstamos si usted califica en tan solo unas horas. El internet lo comunica a todo el mundo en solo segundos y a múltiples destinos a la vez.  Todo esto parece que ha favorecido a la humanidad.  Sin embargo, lo que ha aumentado es la incapacidad de saber esperar.

Por ejemplo, en el true drive de McDonald la gente se enoja con facilidad cuando no le toman la orden en los primeros cinco minutos.  En el semáforo se desespera la gente cuando alguien se tardó un minuto en avanzar.  Si en un banco, en una tienda, un restaurante, o en otro lugar no los atienden de inmediato da la vuelta y se va.

Los hospitales, las oficinas de gobierno, las oficinas de inmigración,  los centros de expedición de licencias de conducir, y los centros de aplicación  de alguna ayuda, son laboratorios de experimento y de medición de nuestra paciencia.  Hay personas que también son termómetros que miden mi paciencia o revelan mi impaciencia.

Grandes hombres como Abraham, Jacob, José, David, Job y otros fueron sometidos a la escuela de la paciencia durante muchos años.  Dios era el maestro que buscaba el bien de cada uno de ellos, eso sí que ellos debían saber esperar en Dios, debían aguantar y soportar hasta los defectos y los errores de quienes los cuestionaban, y provocaban y debían no solo soportar las pruebas sino perseverar en medio de ellas avanzando hasta lograr lo que Dios se había propuesto hacer con ellos.

La escuela de la paciencia dura toda la vida, pero una vez se aprenda las primeras lecciones de dependencia de Dios, la paciencia ayuda a la formación de nuestro carácter siguiendo el ejemplo del maestro de la Paciencia, Jesús.  Seamos, pues, pacientes, no nos enojemos tan rápido, aprendamos a callar, vemos las virtudes de los demás, contemos uno al 10 antes de reaccionar, sea amable, escuche antes de responder, deje que el Espíritu Santo lo controle demuestre que Cristo vive en usted.

Lecciones practicas segun 2 Corintios 1:11-2:11

   Dr. Luis Gomez      

 Lecciones  sobre nuestra conducta y nuestras palabras 2 Co. 1:11-22

# Es necesario cuidar no solo nuestra  conducta sino  nuestra palabra para no ser mal entendidos.   Actuemos con sencillez, sinceridad y motivado por la gracia de Dios.

# Hacer planes a la ligera, o dar una palabra sin mucho pensar no siempre es la mejor decisión, se corre el peligro de quedar mal aun cuando no haya malas intenciones.

# El cambio de planes solo puede darse cuando este obedece a algo que es más importante como Dios, la familia, la salud, y o por evitar una desgracia a alguien.

# Jamás cambia tus convicciones, tu fe, tu lealtad a Dios aun cuando seas acusado de falso, no confiable y mentiroso.

   Lecciones sobre la disciplina en la iglesia   2 Corintios  2:1-11

# Cuando dentro de la iglesia hay una persona que causa tristeza a otro hermano debe tomar muy en cuenta que la tristeza la está causando a toda la iglesia, porque una sola familia.

#  Cuando la falta o pecado de una persona  lo amerita, la iglesia apegada a la Biblia pero con mucho amor, sabiduría, carácter y determinación debe disciplinar al hechor siguiendo el proceso que Jesús enseño en Mateo 18.

#  El mayor deseo de toda iglesia ha de ser el convertirse en una comunidad de perdón, constante en cultivar este espíritu de perdón lo cual implica dar oportunidad a arrepentirse, reconocer el error, pedir perdón y luego restaurar.  Ser una comunidad de perdón, consuelo, esperanza, amor y bondad.

# Cuando en una iglesia hay miembros que por diferentes razones son incapaces de perdonar o pedir perdón cuando se ha fallado, no solo causa tristeza y perjudica a la iglesia sino que está dejando la puerta abierta para que Satanás haga de las suyas con toda libertad.

La enseñanza del ministerio de la consolación.-

   Dr. Luis Gomez

2 Corintios 1:3-7     

               Primero, Pablo emplea la técnica causa y efecto.    Lo que causa el sufrimiento son los ataques de los oponentes del evangelio, que en una manera simple, la oposición viene del diablo, porque la lucha no es de humanos (Ef. 6:12-13).  Lo maravilloso y paradójico es que, el sufrimiento siendo el efecto de los ataques  del enemigo se convierte en causa de la consolación que Dios da al que sufre.     En otras palabras, si alguien desea sentir y disfrutar del consuelo de Dios, necesita estar bajo presión, sufrimiento, ataque, prueba y nunca estará en estas condiciones a menos que se involucre en el cumplimiento de la voluntad de Dios, o se comprometa en vivir fiel, servir fiel, entregarse con toda su fuerza a vivir apegado a la Palabra.

Oposición = Sufrimiento                      Sufrimiento = Consolación

Segundo, Pablo impulsa la filosofía de discipulado. (v.4, 6).  Así como nosotros somos consolados por nuestro Dios, quien es consolado está capacitado para consolar a otro que está en medio de una prueba de sufrimiento.  Cuando entendemos el propósito de Dios al darnos la fuerza, al revitalizarnos, al poner esperanza, y un espíritu positivo es para que nosotros podamos hacerlo con otra persona que lo necesita.   Lo lindo de todo es que cuando consolamos al necesitado, si este no conoce del consuelo de Dios, por fe puede alcanzar no solo consolación sino salvación.

Tercero, Pablo es claro en revelar que la fuente del consuelo es Dios. (v.3, 4ª).  Por naturaleza, el ser humano al sentirse atribulado, presionado, afligido y en sufrimiento busca de manera natural como resolver la situación, y nos olvidamos que el único que verdaderamente consuela es Dios, pues el usa a personas, medios, pero debemos buscarlo a el primero.  Como dice la Palabra, ¿a quién iremos si solo tú tienes palabras de vida?

En fin, cuando nos encontremos en dura prueba, profunda aflicción, constante sufrimiento, debemos sentirnos bienaventurados por tres razones, uno porque tenemos la bendición de recibir el consuelo de Dios, tenemos la oportunidad  de ayudar a otros, y finalmente, las pruebas o sufrimiento solo es una puerta abierta para crecer espiritualmente y ser más fuertes.  Así que, en vez de hablar, renegar, quejarnos y reaccionar negativamente, escuchemos con prontitud la suave voz de Dios quien nos ayudará con toda seguridad (Stg. 1:21).