Integridad es cosa de valientes

Dr. Luis Alberto Gómez

Hay personas que están desvalorizando la integridad al decir ¿de qué sirve ser honrado, honesto y verdadero si a veces los que no lo son están prosperando más o al vivir sin importarles ser íntegro o no? Es muy extraño decir esto, pero en este tiempo, bajo la filosofía de vida de la sociedad actual, muy postmoderna, con mucha frecuencia son los corruptos, injustos y deshonestos a quienes les va mejor, tienen mucho más y son más reconocidos (Job. 21:7-14) mientras que aquellos que se esfuerzan por ser honestos, honrados y veraces ni siquiera son mencionados. Sin embargo, al recordar el significado de la palabra, el buen uso y el valor que la Biblia da a quienes son íntegros y los beneficios que esto trae, la integridad sigue siendo una de las virtudes que se debe no solo enseñar sino también practicar hoy más que nunca.

Jerry White escribió: Ser honrado, cumplir nuestra palabra, decir la verdad, aunque a veces significa una pérdida. El sumo sacerdote preguntó a Jesús: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” Cristo contestó: “Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra de Dios, y viniendo en las nubes del cielo” (Marcos 14:61-62). Por decir la verdad, Jesús fue crucificado.

David reconoce que la integridad es un gran valor, Salmo 15:1-5, 16:3, 25:21, 26:1-2,11-12, 41:12, 101:2. La integridad tiene que ver con nuestra conducta, se refiere a una cualidad personal “integridad de corazón y equidad” (Jue. 9:16, 1 Re. 9:4, Salmo 15:2, 26:1, Prov. 10:9, 11:3, 20:7, 28:18) con nuestro carácter (Job 2:3, 4:6, 27:5, 31:6) y con nuestro comportamiento (Sal. 41:12, 101:2, Ti. 2:7). Tiene que ver con el ser y el hacer de una persona. ¿Ya se dio cuenta que el valor de la integridad es necesario en este siglo que vivimos? Lo digo porque hay demasiada falsedad, superficialidad y mucha desvalorización de la vida, de la palabra, de las personas, y aun de la fe. En este tiempo no es suficiente la palabra, todo debe estar escrito, firmado, y sellado por un notario público.

Job no solo habla de la integridad sino que el mismo la practica (Job 2:3, 4:6, 27:5, 31:6). Dios dice que Job es recto, temeroso y apartado del mal (Job 1:1,2:3) y Job se presenta como una persona inocente y libre de culpa de pecado (Job 31:6). Esto no es falta de humildad, Dios dice lo que es Job y Job basado en su integridad defiende su inocencia. Integridad acá es vivir conforme a lo que Dios le ha ordenado. Job dice, soy inocente, mi enfermedad no es por pecado, estoy libre de esa acusación, digo la verdad, soy enteramente íntegro. Salomón concluyó que la integridad es un valor que da satisfacción a uno mismo y honra a Dios (Prov. 10:9, 11:3, 20:7, 28:18). Disfrutamos la paz de una conciencia limpia. Una persona de integridad tendrá buena reputación y no tendrá temor de ser expuesta o descubierta. ¿A dónde se ha ido este valor, dónde están los hombres y las mujeres íntegros (as)?

Por favor, si está haciendo algo o si está pensando hacer algo, o si con sus ojos está deseando algo que no está de acuerdo a su identidad cristiana, a lo que Dios ha escrito en su Palabras, con carácter y decisión, renuncie de inmediato. Dios perdona el pecado, y restaura la integridad con él, aunque las consecuencias tendrán que experimentarlas con tal de que más tarde, la integridad sea restaurada totalmente. No descuide su integridad, pida a Dios con todo el corazón que le ayude a mantenerla, todos los días en oración haga un pacto con sus ojos, con su mente, con su corazón, con sus manos, para mantenerse íntegro delante de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s