Así actúa Dios, así debes actuar tú

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

La sociedad del siglo XXI  esta tan convulsionada y depravada que humanamente no hay solución, a menos de que Dios sea reconocido por cada persona que la integra. Hay  demasiada inmoralidad, violencia, maldad, que podría compararse con el tiempo de Sodoma y Gomorra.  Los valores éticos-morales-espirituales y cívicos están siendo  sustituidos  por superfluos conceptos  o están siendo traicionados descaradamente justificando este accionar con un razonamiento hedonista, carnal, liberal y post moderno donde están dejando fuera a Dios, la Biblia y la fe cristiana.   Se escucha de guerras, epidemias, conflictos, muertes, secuestros, guerria, redes de narcos, delincuencia, pandillas, familias desintegradas, hijos abandonados, corrupción política, injusticia, persecución de cristianos, avance de movimientos falsos, estafas, desfalcos, fraudes e inseguridad.

En Palabras de Billy Graham, “este mundo arde en llamas”.   O en palabras de Bill Bright, “Esta nación ha perdido los valores, está bajo pena de castigo”.   Es una realidad triste que no podemos esconder, justificar y mucho menos celebrar.   La pregunta es, ¿Dónde está el pueblo santo al cual Dios encomendó ser luz y sal de esta tierra?   ¿Qué impacto e influencia está teniendo en esta sociedad donde Dios la ha dejado?   ¿Acaso es porque ha olvidado su principal tarea o se ha acomodado al sistema de este mundo, o sencillamente ha cambiado la misión?    ¿Hay proporción entre el número de cristianos que somos  en el mundo hoy con el grado de impacto e influencia que estamos teniendo por vivir apegados a lo que dice la Biblia?

Con todo, y a pesar de las condiciones de la sociedad que solo merece castigo, y el débil desenvolvimiento que está teniendo la Iglesia, Dios no está  dormido y ni está con los brazos cruzados, no está ajeno a la realidad sociológica.    Él ha actuado, él está actuando basado a su plan eterno y  seguro que seguirá actuando como siempre lo ha hecho; con amor, misericordia, sin acepción de personas.    Él no se detendrá en su plan de alcanzar al mundo con su palabra y su gran amor, y quiere que prediquemos aunque estemos en medio de la oposición.

Dios ama a todos por igual, pero cuando una persona viene a Cristo, se convierte en hijo de él; las cosas viejas, hábitos, costumbres, relaciones, tendencias de la carne terminan, porque una nueva relación  y un nuevo estilo de vida apegado a la Biblia, sometido al Espíritu, saturado de amor y comprometido con la misión comienza en el preciso momento de creer en él.   Dios actúa así, porque no hace acepción de personas para recibirlos, pero exige un cambio serio y radical de vida después de recibirlo y seguirlo.

Así que, en medio de la oposición, nosotros debemos  proclamar el evangelio aun cuando estemos atacados e insultados por los opositores, pues en medio de eso, Dios está actuando aunque no lo creas.  Aunque el paganismo se reproduzca y se multiplique, debemos buscar a los paganos pues por ellos vino Jesús también.    Esto requiere tener convicciones profundas en la vida cristiana y una fuerte relación con Dios.  El reto está en confirmar a los recién convertidos ya que ellos harán frente a mayor oposición espiritual.    Si, a la nueva generación le espera mayor presión, oposición, lo cual buscará o detener, confundir y o hasta ser  mal informar, más Dios ha prometido estar ahí, no dejarnos por nada, ayudarnos y levantarnos.

Anuncios

El reto de la milla extra

Dr. Luis Gómez
El año 2014 esta en el último trimestre y es necesario evaluar nuestro ser y quehacer como hijos de Dios de manera individual, matrimonial, familiar y eclesial. Hagase esta preguntas: ¿He hechos todo lo que Dios me ha pedido que haga? ¿Lo que he hecho ha estado acompañado de obediencia, amor, disponibilidad, gratitud y entrega? ¿Me siento satisfecho, feliz, agradecido y contento con lo que he hecho o me siento insatisfecho, en deuda, y descontento?

Piense en lo que como Iglesia Biblica Peniel hemos hecho durante este año. ¿Considera usted que podemos sentirnos satisfechos por que todos como miembros hemos servido con obediencia, amor, disposicion, gratitud y entrega o considera que debemos mejorar en algunas áreas en especifico? Muy bien, si a usted le preguntan como se siente de su estilo de vida, de su vida de ministerio, y de la calidad de vida que lleva, ¿cuánto de calificacion se daría del 1 al 10, sabiendo que uno es lo más indeseable y el diez es lo más deseable?

Bueno, no se ponga triste, creo que lo mejor que usted y yo, debemos hacer es cambiar la eprspectiva de la vida cristiana, y ver esos espacios, vacios, y áreas no cubiertas como las grandes oportunidades para crecer, uniendolas a las fortalezas. Vamos, diga hoy mismo a Dios que desea aprovechar cada espacio de su vida, cada caida, cada reto, cada dificultad como una oportunidad para crecer.

El año 2015 viene con grandes oportunidades para que demos honra a Dios, para que crezcamos para que Cristo sea formado en nosotros, y para que muchas personas que aun no han sido alcanzadas por Cristo puedan oir y creer en Jesús por medio de el mensaje que usted les dará. Desde ya, diga a Dios, ¿Señor, dónde desea usarme, dónde quieres que sea parte de tu plan, dónde puedo yo honrarte más, dónde puedo contribuir para que tu iglesia sea formada, dónde puedo ser de bendicion para los demás?

Es más, yo te reto en esta hora para que hagamos del 2015 el año de la milla extra. Significa esforzarnos más alla de lo normal, que hagamos no solo lo que se nos pide que hagamos, que extendamos la mano hasta aquel que creemos que no se lo merece, que amemor y sirvamos como Jesús lo hizo.

Como una prueba de preparación, corramos una milla extra en estos dos meses y medio que nos queda del año 2014. ¿Qué te parece si haces más de lo que te piden pero siempre acompañando de amor, entrega, gratitud, contentamiento, disposición? Por favor, apartir de este día, en tu casa, en el trabajo, en la iglesia, sorpréndelos con tu amabilidad, espíritu de servicio, estabilidad en tu estado de ánimo, disponibilidad para escuchar, sabiduría para responder, lealtad en toda circunstancia, ama con sinceridad, no esperes que te pidan ayuda, solo ve ayuda sin esperar nada, da con generosidad, sonríe en verdad, saluda sin parcialidad, lee la Biblia no solo por necesidad, deja de ser esclavo de la tecnología y si la usas, hazlo para honrar a Dios, edificar a los demás, y compartir la fe en Cristo. Ora no solo cuando comes, hazlo cuando manejas, enfrente de tus amigos, al acostarte y levantarte, antes de todo viaje, al emprender un proyecto, antes d tomar una decision, antes de todo, busca la aprobación de Dios.

¿Qué me dices, estas dispuesto (a) a correr la milla extra desde este día? Avisame si haceptas el reto de preparación y luego hacer el añ0 2015 el año de la milla extra, pues no sabe si será tu última oportunidad para correr…

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Solo tienes que decirlo

No puedo dejar de pensar en las palabras que Jesús dijo a diferentes personas después que él les hacia algún milagro. A unos les prohibía decir lo que habían experimentado, a otros les decía que lo contaran. Es más, a otros solo les dice que sigan creyendo, lo cual significa, dar a conocer lo que él ha hecho en sus vidas. Por ejemplo, al leproso de Mateo 8:4 le dice que “no diga a nadie sobre el milagro”. Cuando dio vista a dos ciegos en Mateo 9:30 les dijo que nadie lo supiera. Mientras que en Marcos 2:11 al paralitico solo le dice que se fuera a su casa. Al hombre de la mano seca le dijo, levántate y ponte de píe en medio (Marcos 3:3).

¿Ya se dio cuenta de este detalle? Sin embargo, en otros casos, él mismo ordenó ir a las personas y decirles cuan grades cosas ha hecho él. A la mujer samaritana en Jn. 4 le dijo que contara a los suyos lo que Jesús hizo en su vida. A los discípulos les ordeno contar a todo el mundo acerca de su amor y su perdón (Mt. 28). A nosotros se nos ha ordenado hacer lo mismo, decirle a las persona que Jesús dio su vida en la cruz por amor, y que desea que ninguno se pierda (Hch. 1:8; 2 Ti. 4.2). A Pablo le dice que no pase por Macedonia, y en otros casos le ha impedido ir a determinado lugar. Sin embargo, en términos generales, a todos se nos ha ordenado contar lo que Dios ha hecho en nuestra vida.

Más de 5 mil millones de personas en el mundo aun no han recibido esta noticia de salvación. Más de 7 mil etnias en el mundo ni si quiera han escuchado sobre Jesús mucho menos que se les explique en qué consiste el evangelio. Y aunque son miles de miles los misioneros alrededor del mundo llevando el mensaje que cambia vidas, aun hay países que han cerrado sus puertas al evangelio. Con todo, la tarea continua, y mientras la Iglesia este sobre la tierra porque Jesús no ha regresado para llevarla con él, solo tenemos que decir al mundo, contar a las personas que en Jesús hay salvación.

Solo tienes que decirlo, si solo tenemos que contarlo, pero cuéntalo bien, paso por paso. Diles a las personas que Jesús les ama, que sin él están en pecado, que el pecado mata, pero que Jesús ya pagó en la cruz para dar oportunidad para tener vida eterna por medio de su sangre. No cuesta mucho, todo está en que sintamos compasión y pasión por las almas perdidas. De ellas tenemos muchas, estas personas son no alcanzadas aún. Están por todos lados, no tienes que caminar mucho, no tienes que gastar muchos, solo tienes que hacer un compromiso, hacer un poquito esfuerzo, solo tienes que decirlo, solo tienes que decir quién es Jesús y el amor que tiene para todo el mundo y que se necesita creer en él.

Claro, debes aprender a saberlo decir, pues no todos te entenderán, sea por el idioma, o por la clase de personas. Cerca de ti hay personas no alcanzadas, por todas ellas Jesús dio su vida. Ámalos como Jesús los ama, y si te rechazan, tranquilo (a), Jesús vivió esa experiencia mas no se detuvo. Así que, simplemente, solo di ese mensaje de Juan 3:16, no te detengas, hazlo una y otra vez, paso a paso, no te detengas, solo diles quien es Jesús y cuanto puede hacer por las personas. Eso si, dilo ahora y mañana, porque si no lo haces, puede ser tarde para alguien que tu amas.

La primera institución: el matrimonio.

Dr. Luis Gomez, parte de mi primer libro, Un nuevo estilo de vida.  Para adquirir un ejemplar de este libro, busque en amazon.com.

Hay dos maneras de ver el matrimonio: “Primero, es una institución humana, encontrada en una u otra forma en todo el mundo. Hay otra forma de ver el matrimonio: como una institución divina”. En cualquiera de las formas en que se considere, el matrimonio es esencial y necesario para el buen desarrollo de la sociedad como institución humana, “porque es la base del hogar”. Sin embargo, la mejor perspectiva del matrimonio como institución es la divina. Dios inventó, creó e instituyó el matrimonio como la institución fundamental para la sociedad. David Mace afirma que “Dios eligió hacer la raza humana en la forma de individuos de dos clases diferentes, para que se pudieran encontrar, amarse y casarse para complementarse mutuamente”. De manera que la unión conyugal del hombre con la mujer fue la primera y, por consiguiente, la primordial institución de toda la creación de Dios. Guillermo Goff dice que el hogar es antes del estado, del trabajo o aun de la iglesia.

El propósito por el cual Dios instituyó el matrimonio como la institución fundamental de la sociedad es extender su señorío a toda la humanidad para ser glorificado por medio de familias santas. “De ahí que el primer elemento de la naturaleza del matrimonio es: ser una institución divinamente ordenada”. La Biblia presenta y describe esta relación como “la unión de dos personas creadas por Dios como distintas y a la vez hechas la una para la otra”. La naturaleza de esta unión sagrada está en (Ge. 1:27, 28; 2:18, 22-24; Mt.5:27-28; Mr. 10:2-12; Ef. 5:33) donde el matrimonio es para gloria de Dios, procreación, satisfacción sexual, compañerismo , unir dos vida, controlar las pasiones, edificación mutua, propagar la fe, y prevenir la disolución de la sociedad.

El primer ejemplo de la restauración de un matrimonio es el de Adán y Eva. El amor, la gracia, la misericordia y la omnisciencia de Dios se ve desde el principio de la creación al buscar la restauración de la primera pareja después que ellos pecaron (Gé. 3:1-15) al dar el primer paso en busca del pecador (Gé. 3:9). Ante la falta de honestidad y reconocimiento del pecado, Dios va más adelante en el proceso, confronta a cada uno de los que participaron en el pecado (Gé. 3:11, 14), incluyendo disciplina en el proceso de restauración lo cual causa dolor en el presente (Gé. 3:14-15, 16, 17-19, 23-24). El propósito de Dios en la restauración de Adán y Eva no solo fue que ellos recobraran la comunión con Él sino que volvieran al plan original de Dios para la humanidad (Gé. 3: 20).

El último elemento en el proceso es que Dios les ayuda a solucionar los problemas del presente causados por el pecado (Ge. 3:21) y les hace promesas que les motiva a mejorar (Gé. 3:20). Sin embargo, es necesario puntualizar que en este relato del pecado de Adán y Eva en el capítulo 3 nos da el proceso de Dios hacia ellos tratando sus pecados, excusas, consecuencias, etc, pero no nos presenta el arrepentimiento, la confesión, ni la reconciliación de Adán y Eva con Dios ni entre ellos mismos. Con todo, Dios no se detuvo e hizo todo para restaurar a la humanidad perdida en la promesa hecha a Adán y Eva.

El segundo ejemplo de restauración de un matrimonio es el de Oseas y Gomer. Dios ordena al profeta Oseas casarse con Gomer, que según la Biblia, era una “mujer fornicaria” (1:2) y (3:1) “adúltera”. Hay algunas interpretaciones sobre el tiempo de la mala reputación de esta mujer. La pregunta es si Gomer ya era fornicaria cuando Dios ordena a Oseas casarse con ella, o si Gomer le fue infiel estando casada con él. En cualquiera de los dos casos, es bueno reconocer las virtudes de Oseas; obediencia a Dios y corazón perdonador hacia su mujer. Jerónimo Pott hace las siguientes declaraciones que ayudan a entender este problema:

Es muy posible que Gomer haya sido mujer pura ante del casamiento, pero que Oseas relata la historia muchos años después y por eso podría decir “mujer fornicaria” o es posible que su pecado haya sido encubierto, secreto y que el Señor le guiara a Oseas a casarse con esa mujer.

La infidelidad en este matrimonio la Biblia lo confirma. La mala reputación de ella repercute en el ministerio de su esposo. Hay tres pasos de restauración plasmados en Oseas. Primero, lo difícil de todo esto es que Dios consciente de lo que es esta mujer, ordena a Oseas casarse con ella y posteriormente, a pesar de la infidelidad repetida, Dios le ordena redimirla o comprarla, lo cual significa perdonarla. “Gomer se hace infiel a los votos de matrimonio y se mete en una vida desordenada, abandonando a su esposo y cayendo en una vida de esclavitud sensual. Parece que su amante la trató duramente, y al fin la vendió como esclava”, es donde Oseas la compra y la trae de regreso a su casa. La enseñanza a priori es que Dios quiere restablecer el matrimonio y la enseñanza teológica es que Dios desea mostrar al mundo entero su gran amor para Israel y Judá; quienes a pesar de ser infieles en su relación con Dios, va en busca de su pueblo para comprarlo, redimirlo y restaurarlo trayéndolo a la relación de antes. El proceso de restauración no termina en este punto según el libro de Oseas.

El segundo paso del proceso de restauración según Oseas, después de perdonar a la esposa su infidelidad es que “no puede ser restaurada a su antigua posición, sino que Oseas le da refugio en su casa, donde quedó desolada ´muchos días´, es decir, estará en casa de su marido, pero sin vivir la vida normal del matrimonio ´muchos días´”. Las medidas disciplinarias para restablecer las relaciones dañadas y afectadas profundamente por la infidelidad requiere tiempo (3:3-4). En el último paso, hay una promesa y un estimulo que Dios da que en un día futuro se dará una restauración completa en las relaciones y tendrán una nueva forma de ver las cosas y vivir la vida donde los privilegios, derechos y responsabilidades serán devueltas (3:5).

Así que, todo intento por violar los votos sagrados del matrimonio hechos en la presencia de Dios va en contra de la naturaleza y el propósito de este. El matrimonio no solamente mantiene la sociedad unida y funcionando vitalmente; sino que también cumple con el propósito que Dios tenía al instituir y consagrar la familia. Por consiguiente, todo matrimonio consciente de tener el privilegio y la responsabilidad de ser la primera institución que sostiene la sociedad, debe esforzarse por mantenerse en los planes de Dios y en caso de infidelidad, ambos deben luchar por lograr la restauración con la ayuda de Dios.

¿Cómo evitar las tentaciones?

Dr. Luis Gomez

Introduccion

De los 28 millones de adolescentes que viven en los Estados Unidos de Norteamérica, diariamente: Prof. Humberto Ayub, Adolescentes en llamas (II Parte) Estadísticas que alarman. En los Estados Unidos a la edad de 20 años el 81% de los jóvenes solteros y el 67% de las chicas solteras han tenido ya relaciones sexuales. Un estudio muestra que el 50% de los jóvenes de 19 años activos sexualmente, tuvieron su primera experiencia sexual entre los 11 y los 13 años de edad.  Muchas investigaciones muestran que la edad promedio para que los adolescentes empiecen a tener sexo, es de 15 años para las niñas y 14 años para los varones. La firma de encuestas de Nueva York Answer Bay, encontró a través de una investigación detallada que el 57% de los estudiantes de secundaria han perdido su virginidad.  Más de la mitad de los adolescentes, un 54%, han tenido su primera relación sexual en la casa de él o de ella.  Un estudio hecho con 5,000 estudiantes de 32 instituciones educacionales muestra que un 25% de las chicas han sido violadas o forzadas sexualmente desde los 14 años de edad. Es trágico, es doloroso leer estas estadísticas.  3 de cada 4 embarazos serán imprevistos o no deseados entre los jóvenes y adolescentes, de esos embarazos cerca de 400 mil terminarán en aborto. Esto refleja un aumento del 100% desde 1972.

1.Viendo las relaciones sexuales fuera del matrimonio como un pecado (1 Co. 7:1-2) (Ge. 39:9).

a. Que ofenden a Dios, es pecado. No hay justificación, la Biblia lo llama pecado.

b. Que destruye no solo la ilusión sino la satisfacción de guardarse en pureza.

c. Que estas manchan la dignidad, imagen y autoestima de la persona.

d. Marca a las personas toda la vida, es como una cicatrís que aunque no duela
pero al verla hace recordar lo que pasó, repercute aún en cierta forma la
mente.

2.Forteleciendo la relación personal con Dios (Ge. 39:2,3, 5,9,21,23) “Buena relación”

a. Estudiando la Biblia: leerla, analizarla, memorizarla, obedecerla, y enseñarla.

b. Orando: es hablar con él, es una relación personal de respeto, amor y lealtad.

c. Ocupándo el mayor tiempo para servir a Dios.

3.Huyendo de los terrenos minados (Ge. 39:5-12)

a. Lugares solos….(2 Timoteo2:22).  José huyó al verse solo en la casa de Potifar.

b. Caricias inapropiadas (Ezequiel 23:3) Ella quiso tomarlo, lo asió, pero él dejó la ropa.

c. Lenguage erótico (Ez. 23:16-21), Ella dice, “acuestate conmigo”… El dice, es pecado.

d. Evite la curiosidad o lo desconocido, “demuestrame que me amas” “pornografia”

e. Al estar frente a la tentación, “huya” (v.12) “deje todo”, “retirese de esos lugares”.

4.Estableciendo valores espirituales (Fil. 4:8-9, Stg. 7:7-11, 1 Pe. 5:8-11)

a. El significado de la virginidad, derecho a los atuendos puros del matrimonio.

b.El respeto a Dios y a la otra persona (Ge. 39:9).

c. La lealtad hasta el trono, valor que engalana la autoestima y satisfaccion espiritual.

d.Carácter y decisión para decir NO o Correr.

e. Valorese a usted mismo (a) “autoestima”.

Conclusión.

Así que, quien tiene buena relación con Dios, es capaz de evitar toda tentación sexual (prevención), y cuando es sorprendido por una de estas; resiste al diablo y como verdadero (a) valiente corre, huye, sale del lugar, y deja todo. Toda persona que ama a Dios, se ama asi mismo (a), y respeta y obedece la Biblia, no tendrá relaciones sexuales antes del matrimonio porque es pecado, va en contra de la fe cristiana, no asegura la felicidad en el futuro, trae problemas emocionales, sociales, morales y espirituales. Esperar para dar la virginidad al que verdaderamente sera el compñero (a) de su vida, es no solo hermoso, gratificante, sino que honra a Dios, a las personas, al evangelio y a los padres. Es un asunto de valor moral, espiritual, cultural y personal. “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz” (2 Timoteo2:22).

Valores para la familia según Proverbios

Dr. Luis Gomez

Introducción

      La tercera división del Antiguo Testamento es los libros poéticos, entre los cuales está Proverbios. A esta literatura también se le denomina, literatura sapiencial o de la sabiduría. Una de las mayores contribuciones que hace este libro son los valores para la familia y la vida cristiana. Después de una lectura a vuelo de pájaro de todo el libro, encontré que el predicador destaca por lo menos tres.

Estos grandes valores en relación a la familia se destacan en los 31 capítulos de Proverbios. Es por consiguiente que hago un llamado a poner atención a esta triada de valores necesarios hoy más que nunca en una sociedad con mucho desorden.

  1. El temor de Dios como la base de todos los valores.                                                                                                           a.¿Qué es el temor de Dios? (1:7)

Literalmente, es reverencia, respeto, fe que se traduce en obediencia, amor por lo cual hacemos lo que agrada a Dios, miedo en hacer lo que no agrada a Dios.  Temor de hacer lo que ofende a Dios. El temor a Dios hace que las personas procedan con cautela frente al peligro. El temor de Dios; es un sentimiento de profunda reverencia hacia el Creador, dicho temor es un regalo-don de Dios.

Hebreos 12:28-29, unido a Prov. 1:7 ofrecen la definición más exacta de lo que es el temor de Dios en el creyente, Dios lo pone en la persona que cree.  Es reverencia y admiración lo cual solo es posible cuando reconocemos o comprendemos quien es Dios y lo hacemos Señor de nuestra vida.

           b.¿Qué se necesita para tener el temor de Dios? (1:1-7)

Salomón en los vv. 1-6 dice: “para recibir consejo, para conocer razones, y para entender sabiduría, es necesario tener el temor de Dios”  y el v. 7 dice que la sabiduría para saber vivir esta solo en reverenciar y admirar a Dios por lo que él es y obedecerle con amor.  ¿Qué se necesita para saber vivir?

Job  28:12 dice ¿Dónde se hallará la sabiduría? ¿Dónde está el lugar de la inteligencia?   Después de una búsqueda minuciosa en la tierra y en el mar pero sin resultado, vuelve a preguntar, (v.20) ¿De dónde, pues, vendrá la sabiduría? ¿Y dónde está el lugar de la inteligencia? Leamos todos juntos los vv. 21-28, pues la respuesta la da el  versículo 28, “Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal es la inteligencia”.   ¿Estás viviendo sabiamente? Sabio es quien reconoce a Dios como el Creador y Dueño de todo y que sólo él da la fe para vivir apartado del mal, seguridad eterna después de la muerte, e inteligencia para saber vivir en el presente.

             c. ¿Cuáles son algunos resultados del temer de Dios?

  • Se vive con tranquilidad, sin miedo (1:33b)
  • Conocemos más a Dios en la medida que lo amamos, respetamos y admiramos (2.1-5)
  • Aprendemos a vivir con sabiduría e inteligencia en medio de toda circunstancia (9:10-11)
  • Aprendemos a valorar la vida y la existencia (15:33b)
  • Vemos al pecador con mucha compasión (23.17)
  • Somos felices y reconocidos (28:14, 31:30)
  1. La instrucción oportuna de los hijos por parte de los padres.

Hace unos 3 años  Visión Mundial de El Salvador publicó mi artículo  “La responsabilidad de los padres en la formación Integral de los niños y las niñas” en la revista bimensual para el liderazgo de todo el país.  Mismo que estoy incluyendo en mi tercer libro, “al rescate de los valores”. Bien,  en este artículo digo que son cuatro los responsables de la educación: los padres, las escuelas, la iglesia y los  hijos.   Al repasar los capítulos de Proverbios, encuentro que la Instrucción de los hijos por parte de los padres es un valor de mucha trascendencia.

Ya  he enseñado que la Biblia, nuestra herencia, la cultura y nuestra propia valorización de las personas  es la base de una sociedad con valores.  Esto tiene que ver con la educación que hemos recibido y con la apropiación de dicha instrucción. Un valor se enseña, se modela, se ofrece, pero finalmente es la persona la que decide si recibe, toma, encarna, practica y obedece dicho valor.

Prov. 22:6 dice: “Instruye al niño en su camino y cuando este fuere grande no se aparte de él”.   La responsabilidad de los padres,  las escuelas y las iglesias es instruir, orientar, enseñar y modelar los valores, pero son los hijos los que deciden apropiarlos, vivirlos, enseñarlos y modelarlos a la siguiente generación.  También dice Ef. 6:1-4 “Hijos obedeced en el Señor a vuestros padres, honra a tu padre y a tu madre porque este es el primer mandamiento con promesas, para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra”. Pero el v.4 dice: “Y vosotros padres no provoquéis a ira a vuestros hijos sino criadlos en disciplina y  amonestación”

En fin, los valores son cultivados por medio de la instrucción de y a partir de la Santa Palabra.  Esto lo confirma (2 Ti. 1:5,3:15) “Que desde la niñez has sabido las sagradas escrituras” que la abuela Loida y su madre  Eunice enseñaron a su hijo y nieto Timoteo.    Estas te harán sabio para la salvación y  para la perfección.  Quiere decir que los padres heredan los valores por medio de la Palabra, su vida, sus costumbres, sus hábitos, sus reglas, su cultura, y su herencia. Prov. 1:7 y Ecle. 12:13 aseguran que el mayor valor que todos debemos aprender, vivir y enseñar es el temor de Jehová porque es el todo del ser humano.

Debemos dar a la Biblia la supremacía en la formación de los valores, y tomar los valores del legado familiar y la cultura ideológica que se ajusten el criterio bíblico  y que no estén en contra de la propia identidad natural de las cosas.   La cultura tiene menos influencia que  la herencia familiar, pero ambos están subordinados a lo que la Biblia enseña, modela y exige.

a. ¿Qué clase de instrucción?

  • Una instrucción ofrecida en la dimensión del amor y con propósito (1:8-9, 4:2-5, 6:20-22)
  • Una instrucción cuya prioridad es llevarlos a conocer a Dios (2:1, 22:6)
  • Una instrucción que tiene como fin, la salvación y la preparación de los hijos (12:1; 2 Ti. 3:17)
  • Una instrucción con reprensión para garantizar largura de días (6:23)

 

  • b. Resultados de una buena instrucción
  • Quien aprecia y valora la instrucción tiene beneficios (4:1, 10:1ª, 11:14, 13:1ª, 15:32b,22:6,29:17)
  • Quien desprecia y desestima la instrucción tiene consecuencias (10:1b, 13:1b, 18, 15:32ª, 20:22)

 

Aplicación: La tarea de nosotros los padres es ofrecer la mejor instrucción, y ofrecerla con responsabilidad, amor y propósito.  Es decisión de los hijos, tomarla con sabiduría, amor, valor y obediencia para gozar de una mejor vida; o rechazarla sabiendo que esto les traerá dolorosas consecuencias.   ¿Quién es el sabio al tomar una de estas decisiones?

  1. La centralidad de la Palabra de Dios para el buen desarrollo de la vida

       ¿Qué lugar ocupa la Biblia, la Palabra de Dios en tu vida?

               a.A todo judío se le exigía dar prioridad a la Palabra de Dios

Salomón lo comprueba al poner muy en alto las Sagradas Escrituras.

  • Como un padre habla a sus hijos: no olvides la Palabra, obedécela todos los días, deja que ella te guíe (3:1-9,22), ámala y te conservará (4:6), guárdala porque eso es tu vida (v.13). Al leer el 7:1-5 encontramos las mismas exhortaciones: atesora, guarda, lígala y escríbelas en el corazón porque esta te guardará de la hora de la tentación (v.5).
  • ¿Por qué darle tanta importancia? Ella Palabra es luz, guía, y camino de vida (6:23).
  • La palabra ha de estar en el corazón (23:12), pero se debe recibir y obedecer, porque si no lo hace, llegará el momento en que ya no tendrá remedio para su mal (29:1).
  • Toda la palabra de Dios es limpia, Él es escudo a los que en él esperan (30:5)

               b.Los primeros cristianos dieron un lugar especial a la Palabra de Dios.

Una de las primeras señales de la vida de los cristianos del primer siglo después de Cristo  es el lugar predilecto que tenía las Escrituras en sus vidas.   La gente de ese tiempo no solo daban importancia a la Palabra de Dios al buscarla, leerla y respetarla, sino que la protegía, custodiaban, defendían y guardaban.

El hecho de que custodiaban las Escrituras como la Palabra de Dios no solo era por el valor de este histórico y sagrado documento, sino por el valor moral, espiritual y educacional.  Sin embargo, lo más importante de los cristianos del primer siglo era que al aceptar la Biblia como la Palabra de Dios, decidieron regirse a ella en todo su modo de vida. ¿Qué significa apegarse o regirse a la Biblia?

          La Palabra de Dios tenía un lugar predilecto en sus vidas porque la escuchaban, obedecían y enseñaban, significa que la recordaban, la guardaban, la memorizaban y la respetaban. La palabra de Dios tenía valor tanto moral e intelectual como espiritual y educacional.- Todos, la iglesia en general y cada convertido en particular, después de recibir a Cristo, reconocían, recibían y sometían su vida a obedecer la Palabra de Dios.

Aplicación: ¿Qué lugar de importancia tiene la Palabra de Dios en su vida? ¿Está influyendo la Biblia en su conducta, comportamiento y formación intelectual?  ¿Toma en cuenta lo que dice Dios en su Palabra en cada momento de su vida, en cada decisión que toma, en cada relación que establece, en cada pensamiento, sentimiento, acción y decisión?

¿Cuántas veces la consulto en el día? ¿Cuántas veces en el día me detengo para revisar mis acciones a la luz de lo que dice la Biblia?   La Biblia puede ser comparada con el GPS al que se recurre en momentos, lugares y circunstancias desconocidas.

Conclusión

Este libro escrito por Salomón está repleto de valores  muy fundamentales para vivir con sabiduría en esta sociedad caótica. La mejor manera para vivir hoy es en el temor de Dios (1:7), formada por una instrucción responsable (22:6), a tiempo y correcta, y apegados por la Palabra de Dios (3:1-7).

Cuando una familia está guiada por el temor de Dios, por la Palabra de Dios y por una instrucción sabia, a tiempo, y responsable; no solo se garantiza una vida de estabilidad,  alegría, satisfacción, seguridad y de ejemplo en el presente; sino que Dios promete dar larga vida no solo sobre la tierra, sino después de esta.    ¿Cómo esta su vida, está viviendo con sabiduría?

Sabio es quien reconoce a Dios como Su Creador y Salvador  por la fe que él da para vivir apartado del mal, tener seguridad eterna después de la muerte, e inteligencia para saber vivir en el presente.

¿Quieres hoy mismo encontrar la  sabiduría que viene de Dios para saber vivir?

Job. 28:28, Prov. 1:7

 

¿Por qué enseñar valores a la familia?

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Mi consiervo y amigo Oscar Castro recién escribió algunas consideraciones sobre la realidad de la iglesia no solo en El Salvador sino en todo el mundo.  Cito la primera consideración, La Iglesia Evangélica está enfrentando su más grande crisis de identidad, de valores, de moralidad, de testimonio, de liderazgo, de convicciones, de fe, etc. ante la sociedad y ante los ángeles”.   Lo menciono porque entre otras cosas que está enfrentando no solo la Iglesia de Cristo es la crisis en los valores sino las familias que componen la sociedad.   Esto justifica con claridad la pregunta que nos detiene en esta breve reflexión.   Es importantísimo enseñar valores en y a la familia.  Los valores al fin y al cabo es lo que da identidad a las personas, a las familias, a las iglesias  y a la sociedad.

¿Qué clase de valores estamos enseñando, modelando e impulsando como familia?   La pregunta aunque  sencilla  requiere honestidad al momento de responder.  Es que la proliferación de nuevas ideologías liberales en la sociedad actual ha hecho que familias completas, padre, madre, matrimonios e hijos cambien su forma de pensar, sentir y actuar sobre cómo vivir la vida.   Muchos  la ven  tan superficialmente que dan poco  o nada de valor  a la vida, y por ende viven solo por vivir sin razón o motivación.  Más  delicado es  ver que en este tiempo están desestimando los buenos valores  y sustituyéndolos sin justificaciones válidas.  Por ejemplo, que disciplinen a un futbolista solo porque decidió levantar sus manos hacia el cielo en señal de agradecimiento a Dios, o porque dobla sus rodillas para orar a Dios en plena cancha, o sacarlo del trabajo porque lo vieron hablar de Cristo en su tiempo de descansado, etc.

En este tiempo las leyes apoyan más a personas que fumen droga en público pero amonestan al que lee la Biblia en una escuela.   Las leyes no dicen nada que dos hombres  o dos mujeres se unan en matrimonio, pero cuando un pastor decide predicar en público sobre lo que la Biblia dice acerca del pecado en que están estas personas.  ¿Ya se dio cuenta la decadencia moral en la que esta nuestra sociedad?  Las leyes permiten que mujeres aborten a sus hijos no deseados, pero cuando una familia desea  adoptar a un hijo, ponen una gran cantidad de requerimientos costosos.  Las leyes prohíben que los padres disciplinen a sus hijos tal como la Biblia enseña, y  muchos de nuestros padres lo hicieron, sin embargo no saben qué hacer con la gran cantidad de hijos malcriados y rebeldes en los centros de corrección de menores.   Grandes denominaciones evangélicas han dejado la Palabra por complacer el capricho o el razonamiento humano a cerca de algunas prácticas.

Estas y otras razones más es lo que hace  urgente enseñar, modelar, impulsar y cultivar valores en nuestros hijos, dentro de nuestros hogares, pero sobre todo que nosotros los  padres los vivamos.  Debemos hacer esto, pues es lo que da identidad, estabilidad y garantía a la familia, a la iglesia, y a la sociedad del presente y es el buen legado que podemos dejar a la generación que nos sustituirá.    Enseñemos el mejor de los valores, el temor de Dios,  ocupémonos todos los días en la instrucción correcta de nuestros hijos bajo la cobertura del temor de Dios y demos prioridad a la Biblia, la Palabra de Dios, que esta ocupe un lugar predilecto en nuestras vidas, para que sea la luz, la lámpara, el camino, la guía para nosotros y los que vienen detrás de nosotros.  Deja un buen legado.