Compartir juntos la vida espiritual base para la buena comunicacion

Dr. Luis Gomez

Este es el nivel más básico, necesario e importante que no debe faltar en las relaciones familiares. Lo es porque es el que más aporta para la comunicación en el hogar. Para esto debemos basarnos en Deuteronomio 6:1-9; Salmo 127; 128; 133; Ef. 5:21. Todos estos pasajes destacan la importancia de la vida espiritual dentro de la familia. Esto significa que Dios, la Biblia, la fe y el evangelio tienen un primer lugar en el hogar. El practicar este estilo de vida resultará en vida de respeto, comprensión, amistad, confianza, buen vocabulario, amor hacia Dios y para la familia, comunión y armonía transparente.

¿Cómo compartir juntos la vida espiritual en el hogar? Es por medio del ejemplo de los padres quienes modelan delante de sus hijos una vida de fidelidad y confianza en Dios, una vida de entrega y disposición por servir a Dios, y una vida de lealtad, amor y respeto como matrimonio. También se comparte la vida espiritual por medio de devocionales periódicos para orar, leer la Biblia, discutir un tema por lo menos una vez por semana. Insistir en la necesidad de leer la Biblia, el orar a Dios, el desarrollar buenos hábitos, el amar más a Dios, y servir a Dios. Una última forma es por medio de salir juntos a diferentes lugares aprovechando todo momento, cosa, o evento para enseñar valores familiares, morales y espirituales.

Algunas sugerencias prácticas para la vida espiritual familiar son las siguientes: 1) Tener un día a la semana para discutir un tema con aplicación moral, espiritual, emocional y social. 2) Escoger por lo menos otro día sólo para orar tomados de las manos como familia 3) Siempre que estén al rededor de la mesa para tomar los alimentos, orar tomados de las manos para agradecer a Dios, turnándose cada tiempo por cada miembro. 4) En el tiempo que los hijos están libres de escuela en el año, programar una maratón familiar de lectura de toda la Biblia en los dos meses. Debe estimular con premios, cena de clausura, etc. 5) Programar salidas como familia e ir escuchando música cristiana. 6) Por lo menos una vez al mes o al trimestre dormir juntos ya sea en la sala o en dos camas para platicar. 7) De vez en cuando tener día de campo en casa, en el piso se tiende una manta y todos sentados en el piso comer como familia. 8) Hacer un programa de memorizar un texto por semana durante un trimestre y premiar. 9) Intercambio de regalos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s