¡Decisiones!

Dr. Luis Gomez

A todos, tarde o temprano, nos ha tocado tomar más de alguna decisión embargados de mucha duda. Hay decisiones simples en las que con facilidad se decide por su claridad. Sin embargo hay otras más importantes y trascendentes aun cuando son complejas. Unas las tomamos siendo niños y de manera inconsciente. Otras las hacemos conscientemente pero con plena seguridad de la duda y la incertidumbre.

La vida humana se rige por medio de una gran cantidad de decisiones que tomamos en cada momento. Por ejemplo, a qué horas pienso dormir, que camisa vestir, con que zapatos da el pantalón, a que súper voy a comprar, que tipo de queso llevare, que clase de helado comeré, en que silla me sentaré, en qué lado se ve mejor, a quien le hablare, que cocinare, cuanta sal le pondré, con qué clase de aceite cocinare, etc. Todas estas son decisiones rutinarias que no gastamos demasiado tiempo para hacerlas y no repercute en el estilo de vida que llevamos. Sin embargo, hay decisiones que no solo son importantes, necesarias e indispensables que se hagan sino que algunas veces son complicadas, delicadas y determinantes para la vida.

Generalmente se ha dicho que son dos las decisiones más importantes que todo ser humano debe hacer y que según sea esa decisión así será la clase de vida que tendrá. Primero es el creer en Jesucristo como su Salvador personal o rechazarle. Esta es la más importante de toda persona ya que de esta depende la vida eterna de felicidad o la vida eterna de sufrimiento. Es a esto que se refiere Proverbios 1:1 y Eclesiastés 12:13. El resto de las decisiones no determinan el destino final del ser humano, solo esta decisión. La segunda decisión más importante de la vida es el matrimonio ya que cuando dos personas de sexo opuesto (mujer y hombre) deciden unirse en matrimonio es para toda la vida según la perspectiva de Dios en la Biblia. Así que la primera repercute no solo en la vida presente sino en la vida futura en la eternidad, mientras que la segunda repercute en la vida presente y futura durante se habite en la tierra.

Sin embargo, hay muchas otras decisiones importantes que todo ser humano debe hacer y que no son diarias ni rutinarias. Por ejemplo, que clase de carrera pienso estudiar, compra de un carro, compra de una casa, lugar donde vivir, iglesia donde congregarse, clase de amigos que quiero tener, etc. Todas estas decisiones aunque son fundamentales para la vida, no son de carácter dudoso donde está en juego la fe, convicciones, valores e identidad. Es en esta clase de decisiones dudosas o ambiguas donde debemos recurrir a la autoridad máxima de mi vida, la Biblia, para conocer lo que Dios mismo dice. No olvide lo que dice Fil. 4:8-9 antes de tomar una decisión sea rutinaria o no. Basado en esto, quiere decir que todos los seres humanos sabemos con claridad que cuando hacemos una decisión, o ya tenemos un conocimiento previo de que hacer esta decisión es mala o buena, por lo tanto, aunque sea dudosa la decisión, lo hacemos conscientes que eso es bueno o malo.

Antes de todo lo anterior, recuerde que hay un fundamento que respalda nuestras decisiones. Las decisiones las hacemos conscientes o sabedores de que es bueno o es malo y por ende los resultados pueden ser buenos o malos. Pero además, es necesario recordar el eje divino que debe contralar nuestras acciones y decisiones: en la Biblia hay mandamientos que si se desobedecen es pecado, hay prohibiciones que si las practicamos es pecado y hay asuntos dudosos que cuando se hacen dudando, con incertidumbre y falta de seguridad es pecado. Para esto último, ni hay mandamientos a obedecer ni prohibiciones a no hacer. Así que, basados en los parámetros claramente identificados, cada asunto dudoso debe ser analizado con base bíblica, y con una perspectiva abierta bajo el marco bíblico para escuchar la opinión popular no cristiana, la opinión cristiana y lo que dice la Biblia.

Finalmente, quien toma la decisión, sea que se base en la madurez espiritual, o en el amor o en el bienestar de los demás o no haya tomado en cuenta nada de eso, debe ser responsable no solo en aceptar las consecuencias de su decisión sino obedecerlas. Por ejemplo, si una un cristiano decide asistir a una fiesta que aunque la Biblia no prohíbe participar, pero tampoco recomienda que se asista, debe saber que es responsable por las consecuencias que se dan, sea que le llamen la atención, lo amonesten, le adviertan o lo disciplinen.

Dios nos ha llamado a ser santos, a vivir en santidad, a ser sal y luz en medio de este mundo, no nos ha llamado a participar del mundo. Más bien la Biblia dice que no nos acomodemos a las cosas de este mundo (Ro. 12:1-2), porque los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida no vienen de Dios (1 Jn. 2:16-17), porque de Dios solo viene todo don perfecto (Stg. 1:12), pero nosotros cuando decidimos dudando, eso ya es pecado (Hb. 11:5-7) y debemos recordar que si esa decisión se toma dudando, esa decisión viene de la carne por lo tanto es pecado.

Así que, siempre que tome una decisión, procure ampararse con la aprobación de la Biblia, guíese por el amor, el bienestar de los demás y su madurez espiritual. Debe estar seguro que la decisión que toma le agrada a Dios, le ayuda a usted a crecer espiritualmente, beneficia a su familia cercana y contribuye a la expansión del evangelio en el mundo. Nunca tome una decisión en estado de enojo, de apuro, de duda, inseguridad y sin pensar. Escuche la opinión y sugerencia de su cónyuge, padres, expertos antes de decidir.

No olvide que por toda decisión que haga dara cuenta delante de Dios (Ecl. 11:9; 2 Co. 5:10). Cuando sienta duda sobre algo que piensa hacer o decidir, es mejor, prudente y bíblico no hacerlo. Cuanto más consulte a Dios, platique con su familia y escuche a sus amigos antes de tomar una decisión, menos probabilidad de fracaso tendra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s